lunes, 15 de noviembre de 2010

La Rana Que No Sabía Que Estaba Hervida

Barómetro del comportamiento




Las emociones afectan nuestra vida diaria e influyen en nuestras decisiones. Literalmente las sentimos en el cuerpo y las manifestamos en nuestras expresiones faciales. 
Las personas que logran una sana salud mental o lo que comúnmente denominamos inteligencia emocional, son concientes de los pensamientos, los sentimientos y los comportamientos por los cuales atraviesan. 
Lo importante es saber que son las emociones y aprender como manejarlas para poder superar el stress, los problemas diarios y tomar las mejores decisiones. El aprender a manejar las emociones ayuda a que tengamos una mejor salud y que experimentemos mejores relaciones con las demás personas. 

Las emociones, de acuerdo al investigador William James, son causadas por nuestras interpretaciones de los eventos que desenlazan una reacción psicológica. 

Las emociones constan principalmente de tres elementos: 
1. Su origen, surgen desde nuestro interior, no por mera observación. Por ejemplo: rabia. 
2. La respuesta corporal. Por ejemplo: puntada en el estómago. 
3. La expresión de las mismas. Por ejemplo: gritar. 
Una emoción es una interpretación de un evento y lo que sentimos es la respuesta hacia la emoción. Las emociones controlan nuestros pensamientos y por lo tanto nuestro comportamiento en general. También afectan nuestro cuerpo y por lo tanto nuestra salud. 
Un ejemplo de como se desencadenan las emociones sería el siguiente: 
1. En presencia de un evento (mi jefe me grita) 
2. Interpretamos la situación de acuerdo a nuestras creencias (nunca voy a hacer nada bien). 
3. Entonces surge nuestra emoción (frustración, ansiedad, rabia, etc.), como consecuencia de lo que sentimos de nuestra interpretación del evento. 
4. Luego, tomamos una acción (comportamiento) basada en nuestras creencias y las emociones, luego sentimos las mismas en nuestro cuerpo (tensión, acidez, etc.)
En general reprimimos las emociones porque hemos sido educados con la creencia de que son malas, entonces las negamos. Las emociones reprimidas están en nuestro cuerpo hasta que decidimos y aprendemos a liberarnos de ellas. Si no logramos liberarlas sentiremos fatiga y muchas veces depresión. Ellas van a afectar nuestras relaciones y pueden causar serias enfermedades. 
¿Qué significa esto? que por ejemplo, en el caso que relaté anteriormente , si no superamos la rabia o frustración de los gritos de nuestra madre en el pasado, puede ser que nos encontremos por ejemplo un jefe que nos grita. Esto crea automáticamente que recordemos esa rabia o frustración que no resolvimos del pasado y nos comportemos de la misma manera en el presente. Reaccionando. 


La mayoría de los expertos e investigadores en el tema de emociones concuerdan en que existen básicamente dos tipos de emociones: 

1. Las emociones primarias 

 Las emociones primarias son aquellas que se desencadenan en respuesta de un evento. Las emociones primarias se caracterizan por sus tendencias de acción adaptativa, han sido diseñadas para cambiar la relación del organismo con el entorno. Se muestran de forma intensa y son de corta duración.
Por ejemplo: el miedo. 
William James, un experto e investigador famoso en el campo de las emociones, considera que las emociones primarias son : el amor, el miedo, el duelo y la ira. Por otro lado Robert Plutchik que es otro investigador y experto en este campo, considera como emociones primarias: el miedo, la rabia, la tristeza, la sorpresa, la aceptación y la alegría. 
Durante todo el día experimentamos fuertes sentimientos que acompañan emociones negativas o positivas. Puede ser el entusiasmo de un viaje, miedo a subir al avión, la tristeza de una mala noticia o la alegría de haber logrado algo. 

2. Las emociones secundarias 


Las emociones secundarias son una reacción defensiva ante una emoción primaria que no es aceptada, o se sienten amenazadas por ella, por tanto lo que se experimenta es la consecuencia de no poder experimentar la primaria. Sentirse asustados por nuestro propio enfado, avergonzados de nuestros miedos y enfadados de nuestra tristeza (la depresión es una interiorización de un enfado que no expreso al otro y lo dirijo contra mí mismo).
Las emociones instrumentales se experimentan y expresan debido a que se han aprendido porque producen un efecto en los demás. Son realizadas consciente o inconscientemente para conseguir una meta, y se han vuelto habituales. Enfado para dominar, tristeza para inspirar compasión.

El barómetro del comportamiento

Es una herramienta que en cualquier proceso da la información, tanto de la emoción que bloquea a nivel consciente, subconsciente y en la memoria celular, como del estado de mente deseado para facilitar el cambio en los tres niveles.
El proceso es el siguiente:
1-La falta de aceptación nos pone antagónicos
 2-si seguimos no aceptando entramos en enfado y no tenemos disposición
3- si permanecemos antagónicos entraremos en el resentimiento y no tendremos interés
4- y así iremos bajando hasta el fondo del pozo, donde no elegimos porque desconocemos que haya elección.

Las personas siempre podemos elegir, siempre tenemos opción. De hecho, desde el exterior de cualquier situación si somos capaces de verla sin involucrarnos, vemos que la persona puede vivirlo de una u otra forma.
Pero... ¿por qué cuando estamos dentro de la situación somos incapaces de ver esas otras alternativas? ¿Por qué muchas veces cuando vivimos situaciones que para nosotros son difíciles nos sentimos una y otra vez sin elección? Es como si la vida escogiera por nosotros.
Cuando tomamos conciencia de que nuestras vidas son importantes, recuperamos nuestra autoestima y con ella nuestro poder de elección, estamos en los estados deseados de la mente.
Los rasgos de la cara muestran como somos por naturaleza y como a partir de ahí nos interrelacionamos. Cada área, al desarrollarse, precisa más o menos células según su función y nuestras tendencias psíquicas.
Por ejemplo, vamos a tomar la frente, si está proyectada hacia delante o hacia atrás. Si está proyectada hacia delante la persona necesitará más tiempo para tomar decisiones, su proceso de pensamiento es más largo, necesita observar todos los detalles, preguntar más información, quiere ver el planteamiento general antes de decidir o actuar.
Si la persona tiene la frente proyectada hacia atrás necesita acciones rápidas, decisiones inmediatas, es impulsivo y le molesta que le informen de pequeños detalles.
Debemos comprender que somos únicos en nuestras estructuras genéticas y en nuestra experiencia de vida, que absolutamente nadie más tiene nuestros mismos rasgos, ni las huellas digitales, ni la forma de la nariz.
Nadie va a reaccionar de la misma forma, ni va a tener la misma respuesta en la vida.
Con correcciones sencillas y mensajes a la mente se logrará el equilibrio y el cambio frente a infinidad de situaciones, como: dolores, dislexia, enfrentar un examen, tomar decisiones importantes, problemas de relación, roles sexuales, etc.
Estas equilibraciones van a durar hasta que la persona viva una nueva situación de estrés que sobrepase lo que ella puede asimilar, pero con la experiencia vivida anteriormente tiene herramientas para crear un cambio positivo en la situación.

Clave para aprender como la memoria del pasado puede estar condicionando el presente y creando nuestro futuro.
El Barómetro del Comportamiento, una herramienta para definir con la máxima exactitud posible el estado emocional en una cuestión específica.

EJEMPLO DEL BLOQUEO EN LA EMOCIÓN AL ESTADO DE MENTE DESEADO
Proponemos un ejercicio sencillo utilizando las categorías principales del "Barómetro del Comportamiento". El Barómetro no es una clasificación de emociones, sino de Comportamientos. Se compone de dos columnas. La de la derecha está formada por estados, digamos, no muy agradables (cólera, hostilidad, separación) y la de la izquierda por estados que prácticamente todos quisiéramos tener.
En cualquier momento o situación en la que no te sientas bien, en la que sientes que las cosas no son realmente lo que desde el fondo de tu ser desearías.
Primero define con la mayor claridad posible el tema en cuestión.
Una vez hecho esto, mira la columna de la derecha e intenta sentir con cual de esas nueve palabras se identifica más tu estado actual.
Una vez la hayas localizado, mira cual es la que se encuentra justo a su lado en la columna de la izquierda.
Ésta te dará la clave para entender el tipo de energía que se precisa para poder ver la situación de manera diferente, desde tu propia manera.
Por ejemplo: supongamos que en una situación te sientes con «cólera», su pareja es «disposición».
Sólo cuando estés en «disposición» (a aceptar, a hacer algo diferente, etc.), podrás utilizar la enorme energía asociada a la cólera en algo positivo.


Mientras culpas a los demás no miras hacia ti. Luchar contra lo que no quieres consume la misma energía que luchar por lo que realmente quieres ¿Hasta cuándo desperdiciaras tu existencia? ¿Porqué no eliges una vida de plenitud personal, en lugar de sentirte abusado, utilizado, confundido...?

En esencia, transformar el dolor por sentimientos constructivos y positivos nos facilita el cambio de comportamiento y, por lo tanto, recuperar armonía, unidad y paz.