viernes, 13 de mayo de 2011

Diálogo Interno. Parte 2



El Adulto Interno o  Asistente interior como llamaría Norberto Levy se experimenta como una potencialidad orientada a captar la situación y tratar la realidad externa e interna de una forma objetiva (como "objetos"), como datos, como informaciones, sin prejuicios y sin deformaciones ilusorias (probatura de la realidad).

Se experimenta como la voz de la razón y en la situación se vivencia como ideas autónomas del tipo:
— "Lo que conviene hacer es..."
— "Lo que quiero hacer es..."

El Padre, el Adulto y el Niño se influyen mutuamente. A veces tenemos conciencia de ello (conciencia Adulta) y percibimos esa influencia como un auténtico diálogo interno entre diferentes partes de uno mismo. Otras veces el diálogo es inconsciente (sin conciencia Adulta), especialmente cuando es entre Niño y Padre, pero el resultado o el efecto de ese diálogo puede evidenciarse en forma de pensamientos, sentimientos, estados de ánimo, o conductas a veces poco conscientes o incontroladas hasta que el diálogo interno es aclarado y el Adulto puede ganar control sobre él.

En determinados momentos y situaciones, entre los estados del yo puede haber armonía, cooperación y, como consecuencia, coherencia y notable fuerza. En otras ocasiones, por el contrario, puede haber conflicto, oposición y desarmonía, en cuyo caso habrá diferentes grados de consistencia y de coherencia interna o exterior.


No hay comentarios: