viernes, 25 de mayo de 2012

Carta a mi hija. 25 de mayo 2012


25 de mayo de 2012

Feliz veinticuatro cumpleaños!!!!
Las cartas de tu cumpleaños, una cada año en tu cumpleaños, me hacen consciente de lo  deprisa que pasa el tiempo y de cómo inevitablemente te haces mayor. Ya eres una mujer a pesar de que internamente yo te sienta exactamente igual que cuando acariciaba tus piececitos tumbadas en la cama, tú siendo un bebe y yo la misma madre deseosa de que fueses feliz.

Sé que tú también tienes la sensación de que todo ha pasado rápido, el tiempo que se vive intensamente tiene esa virtud, se hace corto, escurridizo, esquivo. Sin embargo,  al mirar hacia atrás surgen miles de momentos compartidos y disfrutados. Recuerdos llenos de emociones, de relatos, de dudas, de ilusión, de rebeldía, de éxitos y de fracasos que hemos vivido juntas y que han formado parte de nuestra relación madre e hija y de nuestra relación como personas únicas que siguen creciendo juntas.

Me comentabas que a veces te sentías un poco culpable de no estar más tiempo con tus padres cuando vienes a España, porque crees que dedicaste mucho tiempo en tu adolescencia a estar con tus amigos y que sientes que no estuviste lo suficiente con nosotros. Tanto tu padre como yo cuando éramos adolescentes hicimos exactamente lo mismo. Tanto si nos dejaban como si no, lo que queríamos era estar con nuestros pares y alejarnos lo más posibles de las tareas y responsabilidades que al ir creciendo nos esperaban y que nuestros padres nos recordaban con su presencia. Cualquier profesional de la materia te dirá que es parte del proceso y necesidades del adolescente.

Por fortuna, ni siquiera en la menos buena de las épocas de tu rebelión adolescente nos impidió comunicar. Hemos tenido siempre, desde bien pequeña, facilidad para poder expresarnos y sentirnos escuchadas  o por lo menos, nos ha gustado a las dos, lo sé porque me he sentido bien al hacerlo y te he sentido bien, como siempre en las relaciones es cosa de dos. Y quizás sea esto lo que nos ha permitido que incluso cuando estás a miles de kilómetros siga sintiéndote a mi lado y me sientas cerca. Seguimos acudiendo la una a la otra cuando necesitamos “expresar”, contarle a alguien protector y seguro nuestros temores, deseos, alegrías, miedos y proyectos. Sin ocultar, simular o modificar por miedo a hacer daño o ser dañado.

Me encanta cuando me llamas angustiada, bloqueada, rabiosa o triste y vas poco a poco contándome, desgranando, con todo detalle emocional (llantos incluidos) y con toda la descripción de la situación para que yo pueda comprender bien todo el problema, y cómo poco a poco, sin yo apenas decir nada, solo escuchándote y aceptando tus sentimientos, vas recuperando la serenidad, el sosiego, para acabar diciendo con un tono de aliento recuperado ¡Bueno, ya me siento mejor! Y me llega, me alivia y me libero contigo y sé que ya estás bien.

Curiosamente desde un tiempo a esta parte, yo comienzo a hacer lo mismo contigo (llantos incluidos) y tú cual mamá nutritiva me das todos los permisos para sentir lo que siento, hacer lo que crea que tengo que hacer y tu apoyo incondicional. Y yo acabo diciendo eso de: “ufff, perdona cielo, pero es que necesitaba contarlo y ya me siento mejor!” Las mamás damos mas rodeos para decir lo mismo.  Gracias mi vida.

Y es que además de la  cercanía que siento contigo, me gusta tu criterio hacia las cosas, cómo intentas buscar la equidad en las conclusiones, tu empatía antes de juzgar a todas las partes, incluso como señalas las partes que no te gustan de las personas o de las cosas con respeto y tolerancia. Cómo descubres perlas brillantes donde la gente solo ve sombras o cómo sigues teniendo la frescura de un bebé ante las pequeñas cosas.

Además eres intuitiva y siempre dispuesta a ver la solución y no derrumbarte con el problema. Es decir, un lujo como hija, amiga, pareja y persona.

Supongo que veo todo esto en ti porque te quiero, el amor es como una lupa que resalta y engalana las virtudes de la persona querida y acepta y comprende  y sabe protegerse de su defectos.  Será por esto último que evito  ir a comprar ropa contigo, jajajaja, o acompañarte a que te corten el pelo, tú ya sabes a qué me refiero. O quizá  estas cualidades tuyas son  algo objetivo en ti y todo el mundo es capaz de captarlo como yo, de verte con mis ojos, aunque temo que es difícil que, incluso aunque tú fueras así,  “todo el mundo lo capte”.

La gente capta nuestras cualidades en función de las gafas que llevan puestas. Solo deseo, Aida, que te rodees de gente que pueda ver y disfrutar de todas esas cualidades maravillosas que yo disfruto y que, desde luego, se sepan proteger de esas “emociones” tuyas. Desde aquí he de comunicar al mundo que esas “emociones” duran lo que dice Sabina: “lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks”.

Cuando yo estudiaba las emociones y los rebusques identifiqué rápidamente que esas explosiones tuyas cortas e intensas no tenían nada que ver con rebusques, eran pura emoción.

Que se lo digan a Paco, el día que te conoció y nos invitó a una mariscada en tu honor en el mejor sitio de Murcia, que no podía creer que fuera verdad lo que veían sus ojos cuando te pusiste a llorar, como una Magdalena, cuando él se comía las almejitas vivas moviéndose al ponerles el limón encima. Llorabas inconsolable y decías: “pobres almejitas”. Pero a Paco el shock le duró poco, a los dos minutos ya estabas con tu cara iluminada, la sonrisa fresca y llena de vida. Todo había pasado sin dejar herida en nadie.

Sé que te va a saber a poco esta carta, que vas a querer más. Si, también se que nada más empezar a leerla vas a empezar a llorar y luego estarás unos días releyéndola y la guardarás en tu archivo de cartas de mamá y algún día, en algún momento la volverás a leer, junto con las otras cartas, o ésta en concreto. Quizás se la leas a tus hijos, o a la persona que más quieres. Me gustará que sepas que cada una de estas cartas son también parte de mis tesoros y de mi corazón. Y como tus emociones, cortas pero intensas y llenas de amor.

Te quiero

Mamá

Cómo predecir el divorcio


John Gottman, psicólogo de la Universidad de Washington, donde dirige el Laboratorio de Investigación de la Familia, lleva años buscando las claves de los matrimonios que tienen éxito. Los resultados de su estudio son la base del libro "Siete reglas de oro para vivir en pareja". Interesante lectura "Cómo predecir el divorcio".

miércoles, 23 de mayo de 2012

"Peleen tú y él" juego de manipulación en el trabajo

La manipulación está basada en una serie de intentos deshonestos para que a través de ellos se realicen los deseos de una persona, aunque esto implique que el otro sujeto tome decisiones de las que no está plenamente convencido.


  Ejemplo:
El Manager de Zona Luis hace tiempo que tiene conflictos con su compañero también Manager Zona Pedro. La comunicación entre ellos se evita porque ambos se ponen impedimentos a la hora de llegar a acuerdos de colaboración en las tareas comunes.

Luis ha recibido una notificación de su superior instándole a que se ponga en contacto con Pedro para cerrar una operación en la que participan los dos. Luis está siendo presionado por sus superiores, las ventas han bajado en su zona y los costes están siendo muy elevados. Él teme que en la próxima reestructuración de personal pueda perder su puesto. Sabe que su difícil situación actual es conocida por Pedro y teme que este lo aproveche para ponerle más trabas a la colaboración. También teme tener que iniciar con él una lucha de poder para conseguir su colaboración y su estrés actual podría llevarle a una confrontación dura y agresiva o tener que aceptar la frustración ante la poca colaboración que espera de su compañero y esto último no lo puede soportar.

Luis decide quitarse de en medio y jugar al juego “Peleen tú y él”. Decide llamar a su subordinado Alfonso, le informa que hay un tema que está pendiente por cerrar y le ordena que llame a Pedro y que lo presione para que lo cierre (el tono que utiliza y las formas es de PERSEGUIDOR) El Adulto de Luis sabe o debería saber, de no estar contaminado, que está pidiendo que un subordinado ejerza una acción directiva con un superior, luego, que lo más probable es que el superior no acepte la orden, incluso que se sienta descalificado. Es una comunicación que ha de mantenerse entre iguales o desde un superior hacia un subordinado.

Sin embargo , su Niño sabe que va a conseguir descargar en la figura de Alfonso su tensión. Por una parte Alfonso será el receptor de la frustración que él no desea sentir. También podrá perseguir a Alfonso y descargar en él su tensión cuando se le pidan explicaciones de nuevo si la tarea no ha sido realizada. Consigue también perseguir a Pedro, sin estar expuesto a su reacción.

Alfonso ante la petición se queda confuso, no entiende porque no se comunican Luis y Pedro directamente . Por una parte tiene miedo a rechazar la petición que le está haciendo su Jefe porque sabe que cuando utiliza esa agresividad y firmeza a la hora de pedir algo es porque está estresado y teme estresarlo más y recibir una descarga sobre él. Por otra parte sabe que él ha tenido buenos resultados siempre que ha sido sumiso y no ha entrado a cuestionar las órdenes recibidas (Se siente VICTIMA e impotente a hacer otra cosa salvo obedecer y decide hacer de SALVADOR de Luis haciendo lo que él debería hacer por sí mismo). Su Adulto también conoce que el protocolo de comunicación no es el adecuado pero descuenta este dato.

Llama a Pedro y le transmite el mensaje de Luis (PERSEGUIDOR). Pedro le dice a Alfonso que no puede en estos momentos hacer la tarea (VICTIMA). A continuación escribe a la Central con copia a Luis explicando el porqué no puede hacer la tarea y expone errores cometidos por el área de Luis, mencionando a Alfonso como parte implicada en los errores (Tono del email duro y crítico PERSEGUIDOR). Aunque estos errores no afecten al cierre de la tarea, ni al cliente, ni a la empresa, ni a la petición recibida en ningún aspecto y ya hayan sido subsanados.

Luis recibe el email y lo reenvía a Alfonso, pidiendo información (Se siente VICTIMA al recibirlo y decide PERSEGUIR a Alfonso). Alfonso y Pedro ahora tienen un conflicto que resolver. La tarea sigue sin cerrarse pero ahora el foco del no cierre tienen dos nombres concretos: Pedro y Alfonso.

¿Alguien imagina como sigue el juego?


sábado, 19 de mayo de 2012

ORGANIZATE CON EFICACIA. DAVID ALLEN


Puedes descargarte el libro pulsando en la imagen.


Organízate con eficacia es uno de los libros clave de la organización personal. David Allen desarrolla en sus páginas su método GTD (Getting Things Done) de una forma detallada y exhaustiva.

El método se basa en 5 pasos fundamentales:

1.    Recopilar. Establecer una sistemática para poder guardar y tener presentes y accesibles todas las cosas que nos parecen interesantes oderelevantes.
2.    Procesar. Entrar a valorar esas cosas recopiladas y comenzar a decidir qué hacer con ellas.
3.    Organizar. Agrupar y ordenar los resultados del proceso anterior.
  • Agrupar los resultados del procesamiento en categorías adecuadamente recuperables para revisión. Las cuatro categorías claves son:
    • 1. Proyectos (Proyectos de los cuales tienes compromisos para acabar).
    • 2. Calendario (Acciones que tienen que pasar en un día y/o hora específica).
    • 3. Próximas acciones (acciones para realizar lo más pronto posible)
    • 4. Esperando a (Proyectos y acciones que otros tienen que hacer y que tienen importancia para ti).
4.    Evaluar. Revisar el funcionamiento del sistema y su cumplimiento.
5.    Hacer. Ejecutar aquello que conscientemente hemos decidido como siguiente acción.

Este resumen de los 5 pasos está extensamente complementado y delimitado con muchos ejemplos y casos prácticos en Organízate con eficacia. La idea principal no es seguir el método expuesto a al pie de la letra en el aspecto formal sino captar el fondo y adaptárlo para el mayor provecho individual.

domingo, 6 de mayo de 2012

Tres tipos de ira y tres estrategias para gestionarlas adecuadamente


La ira es parte de nuestra condición humana, lo que significa que es importante tener estrategias para su reconocimiento y su gestión. Podemos experimentarlo como una oleada de calor interno, sentir el flujo de la sangre por nuestras venas o como un malestar vago que irrumpe en la conciencia. O podríamos entrar en erupción como el Vesubio, sólo para darnos cuenta entonces que estamos enojados.
Pero cualquiera que sea la forma en la que se manifiesta, la ira nos puede desestabilizar, haciéndonos vulnerables y en consecuencia perjudicarnos a nosotros mismos, a los demás o a ambas partes.. Por lo tanto, pueden se puede obtener grandes ventajas y evitar grandes consecuencias negativas conociendo qué hacer cuando estamos enojados.

En primer lugar, es importante la comprensión de la ira, saber qué está sucediendo. La ira es una emoción del ser humano que tiene un propósito de servir a su supervivencia. Sentirse enojado es una señal de que estamos respondiendo a una amenaza real o imaginaria. No es sólo una emoción, sino que tiene una respuesta física porque nuestro cuerpo comienza a montar una defensa para hacer frente al peligro. Cuando estamos enojados, la sangre se retira de nuestros sistemas de sostenimiento (digestión, de eliminación, inmunológicos, circulatorio), y se concentra en los músculos de nuestro esqueleto para prepararlos para la acción. El hígado libera grandes cantidades de glucosa para suministrar energía a nuestros músculos. El páncreas segrega insulina para quemar la glucosa. Nuestra tasa de respiración aumenta para suministrar oxígeno para los procesos metabólicos. No importa si acabas de comer, la digestión tendrá que esperar: la supervivencia en respuesta a la amenaza es la prioridad biológica en ese momento. Nuestra reacción ante el estrés está en pleno apogeo. Estamos listos para la acción!
La clave para manejar la ira de manera efectiva es utilizar este proceso natural, biológico para alcanzar las metas,  en lugar de convertir la ira en una amenaza para dañarnos o dañar. Tenemos que aprender a actuar de una manera que nos permita resolver la amenaza y restablece el equilibrio interno físico y emocional. En otras palabras, tenemos que aprender a usar la energía de este horno rugiente para dar una respuesta eficaz, tenemos que identificar y responder a la amenaza de tal manera que recuperemos la seguridad real, donde la ira se habrá resuelto, y se mitigaran las respuestas corporales, por lo que nuestros cuerpos pueden volver a su estado normal y a sus funciones normales.
Hay tres tipos de ira, tres tipos de estrategias se requieren desde estos tres puntos de vista:

Ira que surge de las necesidades insatisfechas 
Todos nosotros los seres humanos tenemos unas necesidades básicas sobrevivir y prosperar. Estas incluyen tanto las necesidades físicas y emocionales: aire, agua, alimentos, la vinculación y relación con los demás, las relaciones de confianza. Satisfacer estas necesidades no sólo favorece la supervivencia del individuo, sino también la supervivencia de las especies. La frustración en la satisfacción de estas necesidades necesidades generará ira. 
Efectivamente la solución de este tipo de ira significa hacer frente a la necesidad básica. La pregunta fundamental es "¿Qué se necesita aquí?" Aire, agua, alimento, espacio, conexión, la estimulación, alivio del dolor? Es necesario por tanto centrarnos en proveernos de lo que necesitamos para que la ira se resuelva y el estrés será eliminado. Nuestras necesidades se cumplirán y empezamos de nuevo a sentirnos bien.



La ira de la separatividad
El segundo tipo de ira que se utiliza como una herramienta para la construcción limites que favorecen que la individualización pueda llevarse a cabo. El desarrollo de este tipo de ira es la utilizada por los niños de dos años que están comenzando a emerger como personas pequeñas individuales, separados de sus padres. Al igual que los niños con dos años de edad, los adultos también seguimos respondiendo a esta necesidad de individualización, de ser reconocidos como personas, únicas. Esta cólera está expresando "yo no soy tú, soy yo, una persona distinta." 
La cuestión interna que debemos de resolver ante esta ira es si los lazos que unen (la necesidad de conexión) puede soportar el deseo de separarse, la persona  podrá ser aceptada y amada si es independiente? 
Porque la ira de separatividad es una herramienta que se utiliza para convertirse en un individuo, su resolución implica simplemente renunciar. Una vez que se establece la individualidad, la herramienta ya no es necesaria y se puede guardar.


La ira Cortina de Humo
La tercera clase de la ira es una máscara para esconder otro sentimiento (rebusque), por lo general el miedo, a menudo a ser herido, a veces al dolor y a la tristeza.



Las emociones auténticas son adecuadas en calidad, intensidad y duración a la situación. Los rebusques no son adecuados, ni en calidad, ni en intensidad ni en duración a la situación. En los rebusques las personas vuelven a éstas emociones sustitutivas una y otra vez, sin tormar conciencia de su autenticidad. Por lo tanto el rebusque se sobregira, está más allá de la situación. Cada vez que se presenta el mísmo estímulo, se vuelve al rebusque,aunque no disminuye lo que está sintiendo ( al contrario que en la emoción).

En el rebusque se busca encontrar otra vez la misma bronca o tristeza, por lo tanto no se agota hasta que se decida terminar. Cuando alguien experimenta una emoción auténtica, el observador siente empatía con esa emoción, cuando hay un rebusque, el observador siente esa emoción como artificial, exagerada.

Las estrategias para la solución de este tipo de ira implican descubrir el sentimiento que hay debajo de ella para que pueda ser resuelto. Asi podremos ser conscientes de que la ira es innecesaria, la persona puede calmarse y nuevamente enfocar la solución de problemas de una manera sencilla enfocandose en el sentimiento real.

Aprender a hacer frente con eficacia a estos tres tipos de ira no sólo es beneficioso para la salud de los individuos, sino también para el mundo.

Traducido de:http://www.emotionalnutrients.com/tag-category-Transactional-Analysis.html