martes, 24 de julio de 2012

La Victima perpetua o nadie me puede comprender

La reacción alérgica a la responsabilidad personal significa una vida difícil. Todas las personas pasamos por momentos difíciles en los que creemos perder las fuerzas y nos quejamos por ello. Necesitamos un tiempo de tristeza, un poco de tiempo para nosotros mismos y reunir de nuevo las fuerzas, renegociar nuestras esperanzas y sueños para alinearlos más con la realidad, y entonces volvemos de nuevo, manos al volante, dispuestos a recorrer el camino. El tiempo que tarda cada individuo en reorganizarse varía con cada individuo. Muchas personas incluso se sienten un poco avergonzadas cuando se quejan de esta manera porque, bueno, se siente como si estuvieran sentado en el bote de su autocompasión. Y, sabes, tal vez por un momento lo estamos. Pero en realidad, ¿todos queremos salir de ahí? Ese estado temporal de autocompasión, sin embargo, es una gota en el océano comparado con lo que sucede cuando se trata de alguien con un rol de Víctima en toda regla.

Una persona con un rol de Víctima es una persona que se ha identificado con cualquier crisis, traumas, enfermedades u otras dificultades que se han producido en sus vidas, en particular las que ocurrieron muy temprano en la vida. Lo hicieron como una técnica de supervivencia. Siguen adelante percibiendo que la vida es una larga lucha contra la que siempre pierden. Las esperanzas se rompieron. Así que, ¿por qué no evitar el esfuerzo y permanecer sólo siendo una Víctima perpetua?

 Los sistemas de creencias de las Víctimas perpetuas son estas:
• La vida es muy, muy difícil.
• No te levantes, vas a recibir una patada de nuevo.
• Ten cuidado, siempre ten cuidado con el engaño, está a la vuelta de cada esquina.
• No se puede confiar en nadie.
• No puedo.
• Usted simplemente no entiende lo difícil que es para mí.
• Todo el mundo siempre se mete conmigo.
• "Ellos" son siempre más grandes, mejores y más inteligentes que yo.

 Estos sistemas de creencias se crearon para proteger a la Víctima de tener que realizar los esfuerzos que realmente necesita la vida y remover los obstáculos. Enfrentar los obstáculos para la Victima perpetua es simplemente demasiado arriesgado.

No, la mejor manera de hacerles frente es permanecer sólo en el lado negativo de la vida, y nunca, nunca, nunca esperar más.

La Víctima definitivamente se queja de lo difícil que es la vida, pero si alguien le ofrece algunas opciones para cambiar esa vida, la Víctima clásica responde con una larga lista de "Sí, pero ..." Si alguna vez tenemos el corazón y la osadía de enfrentarnos a la Víctima con hechos, probablemente comenzará a llorar y nos dirá repetidamente que simplemente no entendemos lo difícil que es para él/ella. La vida es más difícil para él/ella que para otros, que no sabe por qué, pero lo es. Podrá aducir todo tipo de justificaciones, pero la verdad es que él/ella debe seguir creyendo que la vida es dura o que si cambia cree que podría ser mucho más difícil.

La Víctima no dejará de insistir en que le ofrezcan una solución para arreglar su vida, entonces cuando le ofrecen la solución, o bien encontrará una manera de sabotearla o se quejarán de que usted lo hizo todo mal! O se negará a sus soluciones en conjunto. Esto frustrará a la persona que desea ayudar y tratará con más ahínco de buscar cual es la verdadera necesidad de la Víctima o la solución a su problema esperanzado en que conseguirá solucionarlo. Por supuesto, el beneficio secundario de la Víctima se encuentra en el hecho de que sabe cómo hacer para que la gente se quede y cuide de él/ella precisamente es por esto por lo que jamás podrá realmente salir del papel de la pobre Víctima sin sentirse terriblemente culpable. De esta manera, las Víctimas suelen amedrentar a los demás para todo tipo de cuidados, que van desde el proveerle económicamente, hasta, literalmente, tomar todas sus decisiones por él.

La Víctima generalmente sabe exactamente qué botones apretar en los demás para conseguir que empiece o siga cuidando de él. De hecho, muy a menudo la Víctima cae en verdaderos dramas de angustia como un medio de justificar su abuso a los demás. 

Una consecuencia aún más dura que viven las Víctimas perpetuas es el hecho de que muchas de ellas atraen a parejas intimidadoras, Perseguidores. Esto es debido a que el intimidador o abusivo a menudo busca a aquellos de los que se pueden aprovechar. Pero también es porque la Víctima no cree que conseguirá nada ni a nadie mejor. Esto no se debe, sin embargo, a que la Víctima sienta que no se merecen algo mejor, es porque debe creer que la vida es dura o se pondrá mucho más difícil. Esta creencia es el pensamiento mágico que parece que ha mantenido vivo durante todo el tiempo. Por supuesto, no ésta no es la fuerza vital que la Víctima desea, pero no puede ver eso, porque verlo significaría asumir la responsabilidad de su propia vida y cree tozudamente que nunca se debe por temor a que las cosas se pongan mucho más difíciles.

 Por lo general, es bastante difícil para la Víctima ver que está viviendo en un rol de Victima en lugar de vivir desde el yo auténtico, porque no siente vergüenza por sus esfuerzos por manipular y sus historias de fracasos. Pero si pudiera verlo con claridad y escuchar los mensajes que esto le da, podría empezar a reconocer que esta máscara y el traje no es real, en primer lugar, y que hay alguien dentro que es fuerte y capaz y con el que se puede confiar.



Cómo salir del rol de víctima

Cómo cambiar los sistemas de creencias

No hay comentarios: