domingo, 26 de agosto de 2012

Inteligencia Emocional o el Triángulo del Ganador


Triángulo Dramático

Victima:
Su sentimiento básico es de resentimiento contra la vida que le hace sufrir y contra los Salvadores que siguen incapacitándola con su ayuda. Se caracteriza por:
  • Se descuenta a sí mismo y sus recursos
  • Considera que no puede pensar y sentir al mismo tiempo
  • Busca un Perseguidor para confirmar su descuento, o un Salvador para confirmar su creencia de que no puede ni tiene recursos.
  • Estado del Yo Niño Adaptado Negativo 

Salvador:
La percepción interna del Salvador es que los otros le necesitan y asume la responsabilidad de solucionar los problemas de la Víctima, pues cree que la Víctima no puede pedir ayuda ni resolver su situación. Su sentimiento básico es la culpa y sentimientos de superioridad ante la victima.
Por lo tanto:
  • Descuenta la autonomía de la Víctima y su poder para ayudarse a sí mismo
  • Cree que sus propias necesidades no son importantes y las descuenta a su vez o las desconoce.
  • Asume la responsabilidad de hacer las cosas que otros deberían/podrían hacer por sí mismos
  • Estado del yo Padre Nutritivo Negativo
Perseguidor:
Su sentimiento básico es la agresividad, quiere satisfacer sus necesidades y actúa en interés propio pasando por encima de los demás o poniéndoles en situaciones difíciles o de sufrimiento. Su lema es pisa antes de que te pisen.
  • Descuenta los sentimientos de los otros, el valor y la dignidad
  • Está convencido de que puede hacer que otros hagan las cosas
  • Estado del Yo Padre Crítico negativo (controlador)


El Triángulo del ganador
    Nos ayuda a entrar en este triángulo el estado del yo Adulto.

    Pasamos de:

    Victima a Vulnerable (nuestros sentimientos) - nos preguntamos honestamente lo que necesitamos en lugar de esperar a que alguien más nos lo diga.

    Salvador a Cuidador - damos apoyo a los demás en lugar de hacer las cosas por ellos.

    Perseguidor a Asertivo- somos directos y claros con los demás, sin culpar, agredir o castigar, podemos definir los límites y creer que las necesidades de cada persona son importantes.

    Todo esto ocurre en el trabajo. En todas las relaciones. En cada conversación. Piense en esto hoy en sus conversaciones, y calcule dónde está y cuál podría ser una mejor posición desde el adulto.

    Muy a menudo, el Vulnerable parece ser la puerta hacia el Triángulo del Ganador.

    Se trata de ser fieles a nosotros mismos en un momento dado, ser lo que somos realmente sin tener que  desempoderar al otro, mientras que se está en sintonía con lo que es adecuado para nosotros mismos.

    Es este tipo de eficacia emocional es la que corresponde a la inteligencia emocional (Goleman, 1998).

    Si aprendemos a cambiar el estancamiento destructivo del Triángulo Dramático, por la experiencia de atreverse a ser vulnerable, cuidadoso o asertivo experimentaremos el empoderamiento personal.

    La mayoría de las veces, con el Triángulo del Ganador se encontrarán opciones y resultados más creativos que los que se obtienen con los roles del Triángulo Dramático. Esto parece ocurrir simplemente a través de la sinergia que se libera cuando las personas responden el uno al otro con valor, tal como son ellos mismos, sin defensas y juegos.
    Cada uno de los tres papeles en Triángulo del requiere del desarrollo de un conjunto de habilidades. Veamos el siguiente esquema:

    Triángulo Dramático
    Triángulo del Ganador
    Habilidades
    Victima
    Salvador
    Perseguidor
    Vulnerable
    Cuidador
    Asertivo
    Resolución de conflictos
    Escucha
    Asertividad

    Una técnica que la persona vulnerable puede utilizar para gestionar sus problemas es pensar en opciones y las consecuencias de cada una de ellas. 
    El cuidador requiere desarrollar la empatía y la escucha con la persona vulnerable. Escuchar es con frecuencia la única respuesta que necesita para cuidar. 
    El asertivo puede cubrir sus necesidades pidiendo asertivamente, sin castigar. 
    En los tres roles es necesario tener consciencia de sí mismo.

jueves, 16 de agosto de 2012

Patrones de aprendizaje. Condicionamiento clásico

Unable to display content. Adobe Flash is required.

Ver ampliadohttp://www.screencast.com/t/DlRcqclMAJ

Cada vez que tenemos una nueva experiencia de manera significativamente intensa el cerebro hace una búsqueda en su base de datos de experiencias similares y etiqueta a la nueva experiencia en la misma categoría.

La concordancia de patrones es la base para todo tipo de fobias y trastornos de pánico, como el ejemplo del dinosaurio que se ha descrito en el vídeo. Todo lo que se necesita es una experiencia intensamente aterradora con una araña para desarrollar una fobia a las arañas.

La concordancia de patrones es también responsable de la recaídas en las adicciones de nuevo después de un período de recuperación.

Por ejemplo, al oír una campana podría desencadenar en una persona adicta a los juegos de azar el sentir ganas de ir a apostar por su caballo favorito ... Sólo la lectura de la palabra "chocolate" puede desencadenar un deseo de encontrar y comer un poco de chocolate, etc.

El cerebro clasifica de manera significativa las experiencias intensas en categoría, almacena estas categorías en las redes neuronales en la memoria implícita . Estas categorías empiezan con unos pocos datos y se convierten en grandes bases de datos: redes de redes.

Aprender a leer es un buen ejemplo. Empezamos a aprender una sola sílaba, con la repetición,  luego añadió dos o tres sílabas para formar palabras más complejas.

Con el tiempo aprendemos el alfabeto, a continuación, la ortografía, la lectura, más tarde nos enteramos de la gramática y la sintaxis. Todos estos aprendizajes pertenecen a la categoría de idioma. Siempre se aprende algo nuevo sobre el lenguaje, la información actualiza la base de datos implícita por lo que se hace más grande y más sofisticada.

Es por eso cuanto más aprendemos, más fácil es aprender. Sería muy desalentador tener que volver a aprender el alfabeto, cada vez que queremos leer un libro.

Sin el patrón, también estaríamos condenados a repetir los mismos errores una y otra vez. Y como se ha visto con el ejemplo del dinosaurio sin estos patrones no podríamos aprender a sobrevivir.

La buena noticia es que podemos crear nuevos nuevas redes  para desarrollar un nuevo hábito que reescriba el hábito negativo anterior . Con la repetición de esta nueva conducta se van agregando nuevas células cerebrales a la red, hasta llegar a un punto en que su funcionamiento se vuelve automático, por tanto este nueva conducta se convierte en una conducta automática.

lunes, 6 de agosto de 2012

"El Iceberg", Parte III - La Personalidad Adictiva


Los rasgos de personalidad que surgen del abandono, de la vergüenza y del desprecio de una persona pueden ser la base para el desarrollo de múltiples adicciones. Por no hablar de la depresión crónica, ansiedad, problemas con las relaciones, y así sucesivamente.

El dolor en nuestra vida nos está informando de que necesitamos hacer algo diferente. El dolor nos permite saber que lo que estamos haciendo no está funcionando, nos indica que estamos lejos de la felicidad, de nuestra felicidad.

Como no nos gusta el dolor, cuando lo sentimos nos vemos obligados a buscar consuelo y alivio. Entonces, ¿dónde encontramos consuelo y alivio?

Si no podemos generar ningún buen sentimiento internamente, porque no podemos ni siquiera ir hacia nuestro interior, puesto que nos resulta muy doloroso, permaneceremos enfocados en el exterior, en que hay en el exterior que pueda anular nuestro dolor.  Buscaremos por tanto el consuelo y el alivio fuera de nosotros mismos.

Puesto que todos estamos "programados" de forma diferente, encontraremos una o dos cosas que "realmente nos alivian".

Algunos de nosotros estaremos conectados con el alcohol u otras drogas ... otros con el trabajo excesivo, el gasto, el teatro, los riesgos, los juegos de azar, comer, etc.



Parte de este iceberg vienen con la genética pero la mayor parte proviene de las redes neuronales que fueron "grabadas" en nuestra infancia. Papá nos mostró modelo hombre, mamá nos mostró cómo son las mujeres, juntos nos mostraron cómo los hombres y las mujeres se llevan bien unos con otros y todo ello modeló las redes neuronales en nuestra mente.

El apego emocional

Cuando nos encontramos con el objeto o evento que "realmente nos acalla el dolor interior", entonces le asignamos a él en un valor emocional positivo porque nos encanta lo que hace por nosotros. Nos proporciona un sentimiento muy poderoso, instantáneo, pero de corta duración.

Pronto empezamos a confiar en el objeto o evento, ya que hace lo que se supone que debe hacer - nos hacen sentir mejor - muy rápido, con mucha fuerza, de una manera que nada ni nadie más puede hacer cada vez que queremos.

El amor y la confianza son los ingredientes principales en una relación primaria. Por lo tanto, nos vinculamos con el objeto o evento a nivel emocional.

Este vínculo emocional marca el comienzo de un serio problema porque no se pueden tener relaciones primeria con los objetos y eventos.

Definición de la Adicción

Craig Nakken, autor de la personalidad adictiva define la adicción como una relación patológica con un objeto o suceso que produce un cambio de humor deseado.

Matizando la definición se transforma en : “Una relación enfermiza primaria con un objeto o suceso que produce un cambio de humor deseado".

En primer lugar, "patológico" parece producir más el estigma de "poco saludable" - a pesar de que significan la misma cosa.

En segundo lugar, destaca "primaria" por qué la relación no es saludable.

Nuestras relaciones primarias se supone que deben estar con las personas y no con objetos o eventos. Por cierto, cualquier cosa que nos causa daño, a nuestros seres queridos  o la vida no es saludable.

La mayoría de las personas no se dan cuenta y, de hecho, inicialmente niegan que tienen un fuerte apego emocional a su adicción.

Si se les pregunta "¿Cuál es la relación más importante en tu vida?" Ellos siempre responden: "mi mujer ... mis hijos ... mi madre ... mi novio o novia". Pero a poco que se profundice un poco más queda en evidencia su verdadera dependencia, la cual suele herir y lesionar a las personas que previamente ha identificado como más importantes. Tal vez en su corazón las personas queridas son las más importantes para él ... pero lo que rige su vida son las reglas de la adicción."

Con la adicción la persona logra la ilusión de comodidad a través de esta relación con un objeto o evento.

Recordemos que las heridas que debemos aliviar con el fin de ser feliz son de naturaleza emocional. Por lo tanto, necesitamos seguridad emocional y alivio.

El "consuelo y alivio" que logramos a través del uso de nuestro objeto o evento de elección no es emocional sino de naturaleza fisiológica o física.

En otras palabras, hemos aprendido a ocultar nuestro dolor emocional con las "medicinas" ... ya sea el alcohol, el azúcar, la adrenalina, la testosterona, drogas, etc

En este sentido es todo dependencia de sustancias químicas. Trabajo, juego, sexo, y otras actividades intensas provocan la liberación de la química fabricada por nuestro propio cuerpo, como son la adrenalina y las endorfinas.

Cada vez que tenemos la sensación de que no sentirnos bien lo anestesiamos en vez de investigar que nos está pidiendo y lo hacemos callar, esto hace que la sensación vuelva con más dolor acumulado.

El uso de un producto químico para medicar nuestro dolor emocional equivale a enmascarar una grave lesión de espalda con analgésicos, mientras seguimos trabajando. Nos seguimos haciendo más y más daño sin darnos cuenta, porque nuestro "sistema de alerta" (dolor) se ha silenciado.

A pesar de consecuencias negativas graves seguimos haciendo las cosas que van a aumentar nuestra vergüenza,  culpa,  desprecio y el remordimiento . Nos demostramos una y otra vez que "no podemos hacer nada bien" ... y las redes neuronales del abandono, la vergüenza y el desprecio se hacen más fuertes y más arraigadas.

Finalmente perdemos nuestro dinero, nuestras familias, nuestros coches, nuestro orgullo, nuestras carreras, nuestros sueños, nuestras metas, a nosotros mismos, etc .. A medida que aumenta nuestro dolor, también lo hace nuestra necesidad de "consuelo y alivio".

Entramos en el círculo vicioso en el cual la "solución" causa más problema. Hasta que llegamos al punto donde ya no encontramos más solución.

 Algunas adicciones se toman su tiempo en conseguir que lleguemos a este punto de no solución,  otras adicciones avanzar más rápidamente,  pero por lo general  acabamos en el mismo lugar: tocando fondo.

Esto sucede cuando hemos acumulado tanto dolor y heridas que ya no encontramos suficiente "consuelo y alivio" para compensarlo más. La "solución" que utilizábamos para anestesiarnos de inmediato  ya apenas funciona . Entonces es cuando seguimos usándolo sólo para sentirnos normal.

La buena noticia es que tocar fondo nos permite ver la realidad, tan triste como es y nos prepara para pedir ayuda.


  • "El Iceberg", Parte I – El Niño Abandonado 
  • "El Iceberg", Parte II – El Niño Abandonado 
  • "El iceberg", Parte III - La persona adictiva



  • sábado, 4 de agosto de 2012

    Niño Interior, Meditación guiada


    Nuestra cultura nos empuja a hacer, pero no honrar a nuestra necesidad de ser. Nuestra cultura no da prioridad a alimentar nuestra vida interior.

    Ya sea que estés trabajando con el Niño Interior, como parte de tu recuperación o curación, o simplemente deseas explorar tu vida interior, espero que esta meditación te ayude.

    Ten en cuenta que cada persona responde de manera diferente a la visualización guiada. Algunos verán una imagen clara del Niño Interior, otros sienten una presencia vaga, y otros se relacionan con sus Niños sólo emocionalmente. No hay manera correcta o incorrecta, así que date permiso para aceptar cualquier método que funcione para ti.

    viernes, 3 de agosto de 2012

    Los 7 pasos del proceso de curación del Niño Herido.John Bradshaw

    Es el Niño Interior que siente pánico, terror, ira o desesperanza, no el adulto. De nada sirve intentar comprender de dónde provienen sus sentimientos negativos, cómo se produjo la herida o por qué pasó, entrar en ello puede llevarnos a la confusión o a inventar una historia que probablemente no ocurrió. "Lo que sentimos es nuestra" verdad emocional " y no tiene necesariamente nada que ver ni con los hechos ni con ninguna Verdad con" V "mayúscula, especialmente cuando nuestra herida y nuestra reacción se produjo a una edad que no teníamos herramientas para interpretar racionalmente la realidad, los hechos o emociones".

     De acuerdo con John Bradshaw, autor de "De vuelta a casa: Recuperación y defensa de su Niño Interior," el proceso de curación de su Niño Interior Herido pasa por estos siete pasos (en palabras de Bradshaw):

     1. Confíar

    Para que su Niño interior herido pueda salir de su escondite debe ser capaz de confiar en que usted estará allí para él. Su Niño interior también necesita un aliado que le de apoyo para superar su abandono, la negligencia, el abuso y el enredo sufrido. Esos son los primeros elementos esenciales del dolor original. 

    2. Aceptar

     Si usted todavía está inclinado a minimizar y / o racionalización de que manera fue avergonzado, ignorado necesita ahora a aceptar simplemente el hecho de que estas cosas realmente le hirieron. Sus padres no estaban mal, sus Niños también estaban heridos simplemente.

     3. Shock

     Si todo esto es terrible para ti, eso es genial, porque el shock es el comienzo del duelo. Después del shock viene la depresión y la negación a continuación. 

     4. La ira

    Está bien estar enojado, incluso si lo que le hicieron no fue con intención de herir. De hecho, tienes que estar enojado si quieres sanar tu Niño Interior Herido. No significa que tengas que gritar y gritar (aunque es posible). Es normal sentirse enojado cuando se siente el maltrato. Sé que mis padres hicieron lo mejor que como adultos con sus Niños Heridos podían hacer. Pero también soy consciente de que esto me hirió profundamente y que ha tenido consecuencias perjudiciales para mí en mi vida. Lo que esto significa es que ahora tengo la responsabilidad detener lo que estoy haciéndome a mí mismo y a los demás. No voy a tolerar la disfunción absoluta y el abuso que dominaba mi sistema familiar.

     5. Tristeza

    Después de la ira viene la tristeza. Si fueron víctimas, debemos lamentar la traición. También debemos lamentar lo que podría haber sido nuestros sueños y aspiraciones. Debemos lamentar nuestras necesidades de desarrollo insatisfechas.

     6. Remordimiento

     Cuando nos afligimos por alguien que ha muerto, el remordimiento a veces es intenso, por ejemplo, tal vez nos hubiera gustado haber pasado más tiempo con la persona fallecida. Sin embargo, en duelo del abandono de la infancia, debemos ayudar a su Niño Interior herido a ver que no había nada que él pudiera haber hecho diferente, que su dolor proviene de lo que pasó con él, no es de él. 

    7. Soledad 

    Los sentimientos más profundo de dolor son la vergüenza tóxica y la soledad. Estábamos avergonzados por el abandono de nuestros padres. Nos sentimos mal, como si estuviéramos contaminados o infectados. Y esa vergüenza conduce a la soledad. Dado que nuestro Niño Interior se siente deficiente y defectuoso, tiene que ocultar su verdadero yo con una adaptación falsa. Después se indentifica a sí mismo con su falso yo. Su verdadero yo se queda solo y aislado. Esta última capa de sentimientos dolorosos es la parte más difícil del proceso de duelo. Es difícil mantenerse en ese nivel de la vergüenza y la soledad, pero a medida que entramos en estos sentimientos, podemos superarlos. Nos encontramos con el Niño que ha estado en la clandestinidad. Al abrazar nuestra vergüenza y soledad, comenzamos a tocar nuestro verdadero ser.

    ¿Qué necesita nuestro Niño Interno?


    Caricias
    • Te quiero, me preocupo por ti y te acepto tal como eres.
    • Me siento muy orgullosa de ti y de todo lo que eres.
    • Me siento muy feliz del niño que eres.
    • Eres bella y atractiva.
    • Eres brillante y con talento.
    • Eres artística y creativa.
    • Eres un buen trabajador.
    Perdonar
    • Lo siento, te he hecho daño.
    • Lo siento, me descuide.
    • Lo siento, te olvidé.
    • Lo siento, te ignoré.
    • Siento que he dado cosas por sentado.
    • Lo siento, te hice crecer tan rápido.
    Protección

    • Puedes confiar en mi para cuidar de ti.
    • Puedes confiar en mí para estar aqui para ti.
    • Puedes confiar en mí para protegerte de cualquier daño o dolor.
    • Voy a buscar ayuda para mí y para la familia.
    • Vamos a trabajar para sanar juntos.
    • Vamos a tener diversión sana y jugar juntos.

    ¿Cuándo dañamos a nuestro Niño Interno?


    • Cuando  negamos nuestros verdaderos sentimientos.
    • Cuando negamos la persona que somos.
    • Cuando tratamos de cumplir con las expectativas de los demás.
    • Cuando impedimos expresar lo que a nuestro niño le gusta, mientras que damos respuestas de adultos.
    • Cuando tenemos miedo a ser "descubierto" por lo que realmente sentimos.
    • Cuando sentimos la inseguridad en el medio del caos, la confusión o el vacío de sentimientos reprimidos.
    • Cuando tenemos un sentido de la obligación de siempre "hacerlo bien" y "ser bueno".
    • Cuando no tenemos experiencia de ser amados por "quién eres" en lugar de por "lo que haces o tienes."
    • Cuando no se tiene un modelo a seguir de cómo "disfrutar" de la vida y de tener "diversión".
    • Cuando creemos que siempre tenemos que tomar la vida en "serio".
    • Cuando no tenemos estímulos para ampliar nuestro campo de visión acerca de las "potencialidades" de la vida.
    • Cuando estamos sometidos al estrés de permanecer vigilante en el aquí y ahora “para mantener el control y las paredes no se vengan abajo”
    • Cuando no nos damos o tomamos la libertad de jugar y de actuar como un niño. "
    • Cuando no nos damos  modelos de cómo disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.
    • Cuando seguimos un impulso compulsivo para cumplir con nuestro papel en nuestra familia.
    • Cuando no reconocemos que podemos tomar decisiones en nuestras vidas para hacer lo que quiera que sea.
    • Cuando seguimos, incluso ahora, nuestro papel compulsivo (s) en lugar de elegir los cambios y estar libre de las restricciones que esta compulsión nos crea.
    • Cuando silenciamos a nuestro "niño interior'' y su protección, escondiéndolo detrás una máscara.
    • Cuando sentimos que no es seguro crecer, aceptar el amor o compartir sentimientos.
    • Cuando no aprendemos a pasar algún tiempo cada día en el placer y el juego.