jueves, 16 de agosto de 2012

Patrones de aprendizaje. Condicionamiento clásico

Unable to display content. Adobe Flash is required.

Ver ampliadohttp://www.screencast.com/t/DlRcqclMAJ

Cada vez que tenemos una nueva experiencia de manera significativamente intensa el cerebro hace una búsqueda en su base de datos de experiencias similares y etiqueta a la nueva experiencia en la misma categoría.

La concordancia de patrones es la base para todo tipo de fobias y trastornos de pánico, como el ejemplo del dinosaurio que se ha descrito en el vídeo. Todo lo que se necesita es una experiencia intensamente aterradora con una araña para desarrollar una fobia a las arañas.

La concordancia de patrones es también responsable de la recaídas en las adicciones de nuevo después de un período de recuperación.

Por ejemplo, al oír una campana podría desencadenar en una persona adicta a los juegos de azar el sentir ganas de ir a apostar por su caballo favorito ... Sólo la lectura de la palabra "chocolate" puede desencadenar un deseo de encontrar y comer un poco de chocolate, etc.

El cerebro clasifica de manera significativa las experiencias intensas en categoría, almacena estas categorías en las redes neuronales en la memoria implícita . Estas categorías empiezan con unos pocos datos y se convierten en grandes bases de datos: redes de redes.

Aprender a leer es un buen ejemplo. Empezamos a aprender una sola sílaba, con la repetición,  luego añadió dos o tres sílabas para formar palabras más complejas.

Con el tiempo aprendemos el alfabeto, a continuación, la ortografía, la lectura, más tarde nos enteramos de la gramática y la sintaxis. Todos estos aprendizajes pertenecen a la categoría de idioma. Siempre se aprende algo nuevo sobre el lenguaje, la información actualiza la base de datos implícita por lo que se hace más grande y más sofisticada.

Es por eso cuanto más aprendemos, más fácil es aprender. Sería muy desalentador tener que volver a aprender el alfabeto, cada vez que queremos leer un libro.

Sin el patrón, también estaríamos condenados a repetir los mismos errores una y otra vez. Y como se ha visto con el ejemplo del dinosaurio sin estos patrones no podríamos aprender a sobrevivir.

La buena noticia es que podemos crear nuevos nuevas redes  para desarrollar un nuevo hábito que reescriba el hábito negativo anterior . Con la repetición de esta nueva conducta se van agregando nuevas células cerebrales a la red, hasta llegar a un punto en que su funcionamiento se vuelve automático, por tanto este nueva conducta se convierte en una conducta automática.

No hay comentarios: