viernes, 3 de agosto de 2012

¿Cuándo dañamos a nuestro Niño Interno?


  • Cuando  negamos nuestros verdaderos sentimientos.
  • Cuando negamos la persona que somos.
  • Cuando tratamos de cumplir con las expectativas de los demás.
  • Cuando impedimos expresar lo que a nuestro niño le gusta, mientras que damos respuestas de adultos.
  • Cuando tenemos miedo a ser "descubierto" por lo que realmente sentimos.
  • Cuando sentimos la inseguridad en el medio del caos, la confusión o el vacío de sentimientos reprimidos.
  • Cuando tenemos un sentido de la obligación de siempre "hacerlo bien" y "ser bueno".
  • Cuando no tenemos experiencia de ser amados por "quién eres" en lugar de por "lo que haces o tienes."
  • Cuando no se tiene un modelo a seguir de cómo "disfrutar" de la vida y de tener "diversión".
  • Cuando creemos que siempre tenemos que tomar la vida en "serio".
  • Cuando no tenemos estímulos para ampliar nuestro campo de visión acerca de las "potencialidades" de la vida.
  • Cuando estamos sometidos al estrés de permanecer vigilante en el aquí y ahora “para mantener el control y las paredes no se vengan abajo”
  • Cuando no nos damos o tomamos la libertad de jugar y de actuar como un niño. "
  • Cuando no nos damos  modelos de cómo disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.
  • Cuando seguimos un impulso compulsivo para cumplir con nuestro papel en nuestra familia.
  • Cuando no reconocemos que podemos tomar decisiones en nuestras vidas para hacer lo que quiera que sea.
  • Cuando seguimos, incluso ahora, nuestro papel compulsivo (s) en lugar de elegir los cambios y estar libre de las restricciones que esta compulsión nos crea.
  • Cuando silenciamos a nuestro "niño interior'' y su protección, escondiéndolo detrás una máscara.
  • Cuando sentimos que no es seguro crecer, aceptar el amor o compartir sentimientos.
  • Cuando no aprendemos a pasar algún tiempo cada día en el placer y el juego.

No hay comentarios: