martes, 31 de agosto de 2010

Juegos psicológicos. Video

Cuando dos personas interactúan, es posible identificar la naturaleza de las transacciones que intercambian y luego identificar una secuencia de transacciones que va a afectar a la relación, lo que resulta en un "beneficio negativo" para los interlocutores. Posiblemente, esta secuencia de transacciones conducirá a resentimientos, molestias, y las dos personas experimentarán emociones bastante negativas después de este intercambio (ira, tristeza, amargura, etc.). 

 Esta secuencia relacional se reproduce de acuerdo con ciertas reglas preliminares y tiene características repetitivas. Además, de acuerdo con nuestra personalidad y nuestra forma de desarrollarnos desde nuestra primera infancia, tendemos a reproducir siempre los mismos juegos, jugarlos constantemente y, por lo tanto, casi siempre obtener los mismos beneficios negativos.




jueves, 26 de agosto de 2010

Creatividad-brainstorming

En el episodio 12 de la sexta temporada de El Ala Oeste de la Casa Blanca (6×12 The West Wing) hay un magnifico ejemplo de que un buen brainstorming, o lluvia de ideas, ésa que se hace sin crítica, es la mejor herramienta para la innovación y la creatividad. No hay nada para encontrar buenas ideas como sugerir ideas todo el tiempo, recompensar las propuestas buenas y especialmente las malas, y generar un clima de trabajo en equipo donde todo vale y por tanto todo puede surgir. Os dejo un impagable vídeo que he editado (a ver lo que dura publicado) con un fragmento de menos de 4 minutos donde el presidente Bartlet invita a su equipo a desarrollar un brainstorming liderado por McGarry, su ex jefe de Gabinete.


Creatividad en El Ala Oeste de la Casa Blanca 6x12 (brainstorming) from Yoriento on Vimeo.

Michael Nolan se acercó al concepto afirmando que la innovacion no es más que la inteligencia grupal divirtiéndose. En esa línea, la creatividad también tendría que ver con la inteligencia como un poder para conectar lo que en aparencia no está conectado.

Somos neuronas de un cerebro colectivo

¿Quién me ha robado mi queso?



Guias para la transformacion

En este libro de Maite Darceles se recogen una serie de reflexiones y propuestas sobre los cambios que se están produciendo en el mundo del trabajo y de las organizaciones, donde es preciso identificar esquemas mentales limitadores y buscar nuevas interpretaciones de la realidad que permitan convertir amenazas en oportunidades.



La autora inicia el punto de partida de su reflexión en la constatación de que el conocimiento se ha convertido en el factor masivo de producción y la principal fuente de competitividad de las organizaciones. Y en el cambio que ha sufrido la esencia de trabajo es donde están los indicios para la transformación de la realidad y la sociedad.

Ello pone en cuestión las lógicas en las que se basa la competitividad y la sostenibilidad de las organizaciones. Propone el diseño de organizaciones vivas para las personas que las componen, ya que de éstas emergerán nuevas formas de competitividad más potentes, más plenas. Plantea, así mismo, una serie de guías para la transformación que pueden ayudar a avanzar en esta dirección.


Innovación: la rueda

martes, 17 de agosto de 2010

Libros recomendados

Un misterio ante tus narices


Editorial: Empresa Activa
Páginas: 222
Fecha publicación: marzo 2009
Sinopsis: Es una novela empresarial que proporciona una clase magistral de coaching ejecutivo y ayuda a descubrir una nueva forma de identificar los problemas laborales y personales. A través de sus páginas descubre valiosas lecciones prácticas sobre cómo responder ante los numerosos conflictos que se plantean diariamente.

De la mano de Julia, el lector será testigo de la vida de la protagonista: una profesional de éxito agobiada por sus exigencias laborales y problemas familiares. Estos factores van generando en ella múltiples frustraciones que se traducen en estrés, inseguridad y miedo a afrontar nuevos retos. Consciente del bloqueo mental en el que se encuentra inmersa decide recurrir a la ayuda de un coach ejecutivo.

Como trabajar con alguien que nos cae mal



Fuente: http://videosformacion.com/play.php?vid=230

El futuro hay que inventarlo



Fuente: http://videosformacion.com/play.php?vid=217

miércoles, 4 de agosto de 2010

Mandatos Familiares

Posiciones Existenciales. Berne y Kerstéz

Los cuentos, espejo del alma




Todos conocemos historias que son significativas para nosotros y que nos gusta contar una y otra vez. Este libro presenta las bases teóricas de la psicoterapia sistémica-fenomenológica, así como los métodos para trabajar con cuentos. Da ejemplos de casos reales, explica el significado sistémico de ciertos cuentos y cómo las historias pueden ser clave para el autoconocimiento y ayudarnos a resolver conflictos psicológicos.

Análisis Transaccional.

El Comportamiento Proactivo

Mis páginas en el ciberespacio

Recopilación sobre Eric Berne y su legado

El Guión de Vida como constructo

O

Caricias Extorsionadas

Juegos en que participamos. Berne

El Triángulo de las Victimas I Parte

p>Creo que todas las interacciones disfuncionales, en relación con otros o con nosotros mimos, se llevan a cabo en el triángulo de las víctimas. Pero hasta que llegamos a ser conscientes de estas dinámicas, no podemos transformarlas. Y a menos que salgamos de ahí, no podemos avanzar en nuestro camino hacia la bienestar emocional, mental y espiritual.

Los tres roles en el triángulo de las víctimas son: Perseguidor, Salvador o Rescatador y Víctima.

Karpman colocó estas tres funciones en un triángulo invertido y los describió como los tres aspectos, o las formas de sentirse victimas. No importa en que lado del triángulo empecemos, se terminará en el de víctima, por lo tanto no importa cuál es el papel que tenemos en el triángulo, siempre estamos en el victimismo.

Si estamos dentro del triángulo, estamos viviendo como víctimas, así de simple!





Cada persona tiene un papel favorito o más familiar, es lo que llamaremos posición de salida.

Aprendemos nuestra posición de salida de nuestra familia de origen. A pesar de que cada uno tiene un papel con el que se identifica más, una vez que estamos en el triángulo, rotaremos automáticamente a través de todas las posiciones, pasando por completo alrededor del triángulo, a veces en cuestión de minutos o incluso segundos, muchas veces, todos los días.

En posición Salvador o Rescatador uno se ve como "ayudante" y "cuidador”. Se necesita a alguien que rescatar (la víctima) a fin de sentirse importante y vital.

Es difícil en la posición de Salvador reconocerse en una posición de víctima, puesto que ellos sienten que tienen todas las respuestas.

En la puerta de salida del Perseguidor, por el contrario, él se identifica principalmente como víctima. Por lo general, negarán completamente sus tácticas para culpar o perseguir. Sostienen que cuando ellos atacan es plenamente justificado y necesario para la autodefensa.

Estos dos - el salvador y perseguidor - son los dos extremos opuestos de la víctima.
Pero, de nuevo, independientemente de dónde partimos en el triángulo, todos los roles terminan en víctima. Es inevitable.

Se puede ver que tanto el perseguidor y salvador están en el extremo superior del triángulo, porque ellos suponen estar " por encima" de los demás, es decir, creen que son mejores, más fuertes, más inteligentes que la víctima.

Tarde o temprano la víctima, que está en la posición de inferioridad en la parte inferior del triángulo, desarrolla un metafórico "calambre en el cuello" de estar siempre mirando hacia arriba.

Al sentirse "menospreciado" o que "vale menos que”" los otros, la víctima, que va acumulando resentimiento,  más pronto o más tarde, explotará en represalias.

Esto generalmente moverá de lugar al perseguidor o salvador hasta situarlos en víctima. Todos los jugadores, antes o después cambiarán sus posiciones. Como en el juego de las sillas.

He aquí un ejemplo: papá llega a casa del trabajo y encuentra a mamá y al hijo librando una batalla.
"Limpias tu habitación o….o bien," mamá amenaza.

Papá de inmediato viene al rescate. "Mamá", podría decir, "dale al niño un descanso. Ha estado en la escuela todo el días".

Tal vez mamá, sintiéndose Víctima de papá, a su vez, arrojará su ira sobre él.

En ese caso, el padre se traslada de Salvador a Víctima. A partir de ahí se pueden dar unos cuantos movimientos alrededor del triángulo con el niño al margen.

O tal vez el niño se una a papá en una persecución "Vamos a conspirar contra mamá", o, tal vez el niño se enfrentará con papá, para salvar a mamá, con, "Métete en tus asuntos, papá. No necesito tu ayuda!"

Así son las cosas, repitiendo siempre el proceso, no obstante, haciendo un salto de rol en rol en el triángulo. Muchas familias, es la única manera que conocen de interactuar.

Nuestra posición en la puerta de salida en el triángulo cómo Víctima no sólo es la posición más frecuente para entrar en el triángulo, es también el papel a través del cual en realidad nos definimos. Se convierte en una parte importante de nuestra identidad.

Cada posición de partida tiene su propia manera de ver y reaccionar ante el mundo.

Todos tenemos creencias inconscientes básicas adquiridas en la niñez, derivadas de nuestra interpretación de nuestras experiencias familiares tempranas. Estas se convierten en "bases vitales" que nos predisponen para seleccionar inconscientemente una posición de partida en el triángulo.
La madre de María era una enferma adicta a las drogas de prescripción (pastillas). Desde que ella recuerda, María tuvo la sensación, en última instancia, de ser responsable de su madre.

En vez de recibir la atención adecuada de un padre que se preocupara por su bienestar, ella se convirtió en la "pequeña" madre de una madre que hacía el papel de un niño indefenso.

En este escenario se establece la niñez María con un guión de vida que se activará con su predisposición para entrar al triángulo en la posición de salida de Salvador.

Cuidar a los demás se convirtió en su principal forma de relacionarse con ellos.
María tiene una creencia central inconsciente que podría ser algo así: "Mis necesidades no son importantes. Solo me valoran por lo que puedo hacer por los demás.

Por supuesto, estas ideas requiere tener alguien en su vida que se pueda rescatar (la víctima). ¿Cómo lo hará alguien como María para llegar a sentirse valiosa e importante?

María nunca admitiría ser víctima, porque en su mente ella es quien debe tener las respuestas. Sin embargo, de hecho, lo siente, regularmente está en víctima en el triángulo. Cuando está en esta posición se convierte en un mártir, quejándose en voz alta, "Después de todo lo que he hecho por ti ... este es el agradecimiento que recibo!"

Así es como puede fácilmente justificar su comportamiento vengativo (su ira) ... "Me preguntaron y respondí lo que se merecían", es la forma como lo ven.

Su creencia básica podría ser algo como esto: "El mundo es peligroso, no se puede confiar en la gente así que tengo que prevenirlo antes de que me hagan daño. "Esta actitud les lleva a pensar que deben de golpear con el fin de defenderse contra el ataque inevitable”.

Es en este momento que cambia su posición a Perseguidor ("Eso es todo - no haré ninguna otra cosa para ti!")

Pablo es un médico que justifica a menudo el daño que hace a los demás. El ataque es su manera de lidiar con las molestias, la frustración o el dolor.

Una vez, por ejemplo, se refería a un paciente que le abordó en  el Campo de Golf, de este modo:

"Luis, puede usted creer que el paciente tuvo el descaro de pedirme que examinara su rodilla enferma, justo en ese momento, en mi único día libre?"

"Sí", respondí, "algunas personas simplemente no tienen límites apropiados. ¿Cómo lo manejaste?

"Oh, lo llevé a mi oficina para hacerle un tratamiento, ¿sabes?," se rió entre dientes, y le di una inyección de esteroides que nunca olvidará!

En otras palabras Pablo rescató a su paciente desconsiderado, pero "castigándole" por atreverse a ser tan audaz.

Su paciente había infringido su tiempo libre, por lo tanto, según él, su paciente merecía el trato duro que le dió.

Él no tendría porqué sentirse Víctima, ni tampoco sentir la necesidad de Rescatar a su paciente.

Establecer límites apropiados nunca se le ocurrió a Pablo como una opción. En su mente había sido tratado injustamente y por lo tanto tenía el derecho, incluso la obligación, de vengarse.

Las Víctimas también tienen creencias básicas que las crean para situarse en su puerta de salida en el triángulo. En esta posición creen que no pueden cuidar de sí mismos. Se ven como sistemáticamente incapaces de manejar la vida. Incluso buscan el Rescate desde una posición de inferioridad, pensando que su Salvador potencial es "el único que le puede ayudar." Estas son palabras que cualquier Salvador desea oír!

Por ejemplo, si los padres no llevan a sus hijos a asumir la responsabilidad apropiada para su edad, pueden crecer convertidos en adultos que se sienten inadecuados (incapaces) para cuidar de si mismos (posición de salida de la Víctima) o se convierten en adultos resentidos que culpan a otros cuando ellos no reciben la atención apropiada (Perseguidor).

Hay muchas variaciones, y cada caso debe considerarse individualmente.

Las personas no sólo representan estas posiciones triangulares en la convivencia diaria con los demás, sino que también reproducen el triángulo internamente. Nos movemos en torno al triángulo, con mas rapidez, dentro de nuestras propias mentes que como lo hacemos en el mundo.

Nos quedamos atrapados en el triángulo con un diálogo interno deshonesto y disfuncional. Por ejemplo, es posible que nos tratemos con mano dura a nosotros mismos por no completar un proyecto. Tal vez nos injuriamos como perezosos, insuficientes o defectuosos (P), lo que nos producirá sentimientos de ira y falta de autoestima. Internamente, intentaremos apagar esta voz de persecución, por temor a que pueda estar en lo cierto (V). Finalmente, cuando no podemos soportarlo más, buscaremos justificar, minimizar o caer en alguna forma de escapar (S). Así es como nos rescataremos. Esto podría durar minutos, horas o días.

A veces nos rescatamos y otras negamos lo que sabemos - algo así como: "Si miro para otro lado y simulo no darme cuenta, se irá" (el avestruz). La negación o el drama interior, de cualquier tipo, se perpetúa como un círculo vicioso de vergüenza y asco del yo.

Moverse por el triángulo nos hace acumular mensajes autodenigrantes que se convierten en el motor de la Víctima. Nuestro “diálogo de la mente” se inunda de vergüenza hacia nosotros mismo. Depende de nosotros aprender a convertir éste ”diálogo mental” en armonioso y sano.

No podemos salir del triángulo hasta que reconozcamos que estamos en él. Una vez que lo hacemos consciente, podemos observar nuestras interacciones con los demás como una manera de identificar cual es nuestra posición de salida en el triángulo. ¿Con qué enganchamos? ¿Desde dónde entro en el triángulo, una vez me han enganchado?

Podemos empezar a practicar la actitud de Observador, sin juicio, de nuestras conversaciones con los seres queridos, especialmente los momentos más "pegajosos" (en los que tenemos que andar cómo sobre cáscaras de huevo).

Cada rol tiene su propio lenguaje, sus creencias y su comportamiento – nos ayudará mucho conocerlos e identificarlos.

martes, 3 de agosto de 2010

8- El Triángulo Dramático




El Triángulo Dramático señalado en el Análisis Transaccional creado por Berne y diagramado por Stephen Karpman, se basa en tres roles inconscientes: PERSEGUIDOR, SALVADOR y VÍCTIMA que están en la base de determinadas conductas nocivas en la vida personal y profesional.

domingo, 1 de agosto de 2010

7- Estructuración del tiempo




Vemos las seis formas de estructurar el tiempo. Más allá de las simples transacciones, y las caricias, el individuo tiene hambre de programar el tiempo. Las formas de estructuración del tiempo para Berne son: Aislamiento, Actividades, Rituales, Pasatiempos, Juegos e Intimidad.


6- Caricias




Una caricia es una unidad de reconocimiento, es cuando una persona reconoce a otra persona. La caricia reconoce que la otra persona existe. Berne introdujo la idea de caricias en el Análisis transaccional basado en el trabajo de Rene Spitz, un investigador que realizó un trabajo pionero en el área del desarrollo infantil.

Nuestro hambre de contacto y reconocimiento explica por qué el aislamiento es un castigo tan severo. También es la razón por la cual los bebés que se quedan sin atención y estimulación, no se desarrollan normalmente.

Cada persona necesita una cantidad diferente de reconocimiento, sin embargo, todos debemos obtener al menos algo de atención de los demás si queremos funcionar como seres humanos saludables.

Desarrollamos patrones de interacciones entre nosotros y las personas con las que estamos en contacto para para recibir un suministro de caricias suficientes para satisfacer nuestras necesidades. Probablemente es por esto que, involuntariamente, formamos relaciones con aquellas personas que nos proporcionan los tipos y niveles de caricias similares a las que nos acostumbramos durante nuestra infancia.

De esta manera, nuestro patrón de caricias se convierte en parte integral de nuestra forma de estar en el mundo; Si nuestro equilibrio habitual está alterado, nos sentimos incómodos y buscamos restablecerlo. Como resultado, un análisis de nuestros patrones de caricias puede resultar muy importante en nuestro desarrollo personal.



5- Posiciones Existenciales

La posición existencial es el concepto que tiene una persona de si misma en relación con el concepto o idea que tiene de los demás, a partir de la cual va a constituirse el nivel de autoestima.

Una persona aprende que ESTA BIEN (OK) o que ESTA MAL (NO OK), y que el resto ESTA BIEN (OK) o ESTA MAL (NO OK). De aquí se derivan las siguientes posiciones.

1) Yo estoy mal/Tu estas bien (NoOK/OK).- Es la posición depresiva, se fija sólo en sus defectos y en las virtudes del resto. Se siente inferior.

2) Yo estoy bien/Tu estas mal (OK/NoOK).- Se le llama posición paranoide, necesita encontrar defectos en los demás para sentirse bien, tiene sentimiento de superioridad y cuando algo le sale mal busca culpables.

3) Yo estoy mal/Tu estas mal (NoOK/NoOK).- Posición nihilista, ve sólo aspectos negativos en él mismo y en los demás; mucho tiempo en esta posición lleva al suicidio.

4) Yo estoy bien/Tu estas bien (OK/OK).- Posición maniaca, cree tener sólo virtudes y que los demás también tienen sólo virtudes, que todo esta perfecto. Sensación propia de los consumidores de ciertas drogas o de posiciones fanáticas, está posición es momentánea, tarde o temprano entrará en otra posición.

5) Yo estoy +/- bien/Tu estas bien +/- (Realista) (+/- OK/+/- OK realista).- Es la posición saludable: Yo tengo virtudes y defectos, tu tienes virtudes y defectos, y a pesar de ello estamos bien, tenemos todo el potencial para estar bien. Esta posición tiene un buen nivel de autoestima y no considera a nadie ni superior ni inferior; es una posición muy constructiva que se respeta y respeta a los demás.



4- Transacciones




Puedes comprar el Power Point aquí:

2- Bases teóricas del AT

1- Introducción

El análisis transaccional (AT) es una terapia humanista desarrollada en los años 50 y 70. Se basa en una teoría de la personalidad (los 3 estados del yo: niño, padre y adulto) y de la comunicación (intercambios relacionales llamados transacciones )

Su fundador, Eric Berne, es el autor del conocido libro "¿Qué dice usted después de decir hola?". Para E. Berne, el hombre tiene un impulso creativo que lo empuja a evolucionar constantemente.

AT nos facilita un mejor conocimiento de uno mismo y de nuestras capacidades para comunicarnos con los demás y por tanto, mantener sanas nuestras relaciones.

El facilitador con una actitud benevolente y permisiva, establece con el cliente un "contrato": define el cambio que el cliente desea implementar, por ejemplo, ser más espontáneo en sus relaciones, cambiar su profesional, salir de un impase sentimental,etc.

El objetivo debe ser preciso, positivo, realista.

Un concepto fundamental de TA es el de los estados del yo: conjunto de pensamientos y sentimientos caracterizados por comportamientos correspondientes y definidos por 3 estados diferentes: el Niño, el Padre, el Adulto. Estos estados nos hacen comprender cómo estamos con nosotros mismos, entre nosotros y con los demás. Pueden ser normales o patológicos.

El estado del ego PADRE se deriva de la incorporación de nuestro modelo de crianza (o similar). Tiene un aspecto normativo (crítica positiva o negativa) y un aspecto enriquecedor (escucha y estímulo o sobreprotección e instalación de dependencia).

El estado del NIÑO está vinculado a la experiencia del niño que fuimos: nuestras emociones, estándares de vida registrados, representaciones que exigen reconocimiento y amor, ... tantos restos de nuestro pasado que constituyen nuestro estado infantil. .

El estado del ego ADULTO está más cerca de la realidad: funciona como una respuesta responsable y autónoma a la solicitud de los otros dos y está en el presente.
El objetivo terapéutico es darle al estado adulto fuerza y ​​realismo, eliminándolo de un estado infantil o padre excesivamente invasivo. Estos 3 estados nos permiten comprender cómo estamos en relación con nosotros mismos y con los demás y cómo estos, en reacción, actúan hacia nosotros.
En conflictos repetitivos entre dos personas, es interesante aclarar qué estado del ego cada uno entra en juego, conscientemente o no.

Los escenarios de vida toman forma en la primera infancia, bajo la autoridad de los padres (permisiva, restrictiva, restrictiva, etc.) y se registran después de la respuesta del niño (decisión de respetar, infringir, disputar, ignorar, ...) y la respuesta de su entorno.
En TA, estos escenarios pueden, después de la decorticación, dar lugar a una nueva decisión, una reprogramación y liberar el impulso creativo obstaculizado.

E. Berne enfatizó la importancia de los accidentes cerebrovasculares que alientan a todos a actuar para obtenerlos, ya sean positivos o negativos, verbales o físicos, ya sea que se relacionen con lo que uno es o lo que hace : cualquier marca de atención que proporcione estimulación es preferible a la negación.

TA tiene como objetivo el cambio, el empoderamiento, el desarrollo personal.
Ella logra un diseño marcado por la simplicidad y el intercambio, y adopta un lenguaje accesible y sin pretensiones. Ella es humanista en el sentido de que postula la naturaleza fundamentalmente positiva del hombre. El objetivo del método es brindarle al paciente acceso al conocimiento psicológico y el terapeuta le explica de buena gana los conceptos que está utilizando.

No hace falta decir que el psicoterapeuta TA está en un estado de ego adulto, escuchando a su hijo y consciente de su estado padre (protector pero también permisivo, normativo, etc.) y ha hecho por esto un viaje personal Él escucha tanto el intrapsíquico como el aquí y ahora. y ahora.