martes, 7 de mayo de 2019

Ikigai o la razón de ser o el Estado del Yo Niño


En Japón, millones de personas tienen Ikigai, una razón para levantarse de la cama cada mañana.

¿Cuál es tu razón para levantarte por la mañana?

Se dice que la isla japonesa de Okinawa, donde Ikigai tiene sus orígenes, es donde se encuentra la población de centenarios más grande del mundo.

¿Podría el concepto de Ikigai contribuir a la longevidad?

Dan Buettner , autor de "El Secreto de Las Zonas Azules: Come Y Vive Como La Gente Más Saludable del Planeta" , cree que sí.

Y según Buettner, el concepto de Ikigai no es exclusivo de los habitantes de Okinawa: "puede que no haya una palabra para designarlo, pero en las cuatro zonas azules como Cerdeña y la Península de Nicoya, se vive el mismo concepto entre las personas longevas".


Tu ikigai está en la intersección de lo que eres bueno y lo que amas hacer", dice Hector García , coautor de Ikigai: El secreto japonés para una vida larga y feliz. Él escribe: “Así como los humanos han codiciado objetos y dinero desde el principio de los tiempos, otros humanos se han sentido insatisfechos ante la implacable búsqueda del dinero y la fama y se han centrado en algo más grande que su propia riqueza material. Esto se ha descrito a lo largo de los años utilizando muchas palabras y prácticas diferentes, pero siempre respondiendo al núcleo central del sentido de la vida ".

Descubrir tu propio Ikigai se dice que trae satisfacción, felicidad y te hace vivir más tiempo.

Lo que te importa profundamente puede desbloquear tu Ikigai. Por ello lo fundamental para encontrar tu razón de ser es seguir la curiosidad del Estado del Yo Niño.

El filósofo y líder de los derechos civiles, Howard W Thurman , dijo: "No te preguntes qué necesita el mundo. Pregúntate qué te hace sentir vivo y hazlo. Porque lo que el mundo necesita es más gente que se sienta viva".

El problema para millones de personas es que dejan de sentir curiosidad por las nuevas experiencias, se dejan atrapar por sus responsabilidades y rutinas, lo que se ha venido llamando la "zona de confort".

Empiezan a perder su capacidad de maravillarse, de ilusionarse.

Albert Einstein nos animaba a seguir nuestra curiosidad. Se le atribuye a él que dijo en una ocasión:

“No pienses por qué preguntas, simplemente no dejes de preguntar. No se preocupe por lo que no puede responder y no trate de explicar lo que no puede saber. La curiosidad es su propia razón de ser. ¿No estás asombrado cuando contemplas los misterios de la eternidad, de la vida, de la maravillosa estructura detrás de la realidad? Y este es el milagro de la mente humana: usar sus construcciones, conceptos y fórmulas como herramientas para explicar lo que el hombre ve, siente y toca. Intenta comprender un poco más cada día. Ten una sagrada curiosidad ".

Nacemos curiosos. Nuestro impulso insaciable de aprender, inventar, explorar y estudiar merece tener el mismo reconocimiento que cualquier otro impulso en nuestras vidas.

La autorealización se está convirtiendo en la principal prioridad para la mayoría de nosotros en las sociedades desarrolladas. Millones de personas todavía luchan por encontrar lo que deben hacer. Lo que les emociona. Lo que les hace perder el sentido del tiempo. Lo que saca lo mejor de ellos.

"Nuestra intuición y curiosidad son unos compases internos muy poderosos que nos ayudan a conectarnos con nuestro ikigai", dicen en su libro Héctor García y Francesc Miralles.

Nietzsche también dijo que “el que tiene un porqué vivir, puede soportar casi cualquier cómo”. El porqué vivir de Nietzsche es el Ikigai japonés, es toda la fuerza y la motivación que se activa desde el Estado del Yo del Niño que describió Berne, que la canaliza y la actúa el Adulto con sus habilidades y que apunta y se orienta hacia los valores del Estado del Yo Padre.

¿Conoces ya tu Ikigai? ¿Conoces ya a tu Estado del Yo Niño, lo que amas?

Encuéntralo y síguelo con todas tus fuerzas. Tu vida merece ser vivida con todo su sentido.

lunes, 6 de mayo de 2019

EL ADULTO MINDFUL DE LAS TRES PPP PARA EVITAR DEL TRIÁNGULO DRAMÁTICO

EL ADULTO MINDFUL DE LAS TRES PPP

PARA EVITAR
DEL TRIÁNGULO DRAMÁTICO


Hace bastante tiempo que empecé a practicar Mindfulness, mi intención era utilizarlo como herramienta útil para trabajar en mi crecimiento personal  con el Análisis Transaccional y que me facilitara mi autoreparentalización.

Creí que el Análisis Transaccional necesitaba un espacio interno en el que analizar sus conceptos de juegos, caricias, estructuración del tiempo, descuentos, impulsores, etc. y también un espacio y un tiempo para practicar virtualmente las nuevas decisiones. Me encantó cuando descubrí "la atención plena"(Mindfulness) y la meditación porque ofrece ese tiempo y espacio necesario para tomar conciencia de nosotros y de nuestras relaciones, de nuestras necesidades y de qué patrones de pensamiento, emociones o comportamientos no son adecuados en el aquí y ahora, y, lo más importante, qué nuevos comportamientos deseo desarrollar para conseguir vivir bajo mis valores y metas.

Suelo dedicarle todos los días, desde hace un par de años,  una media hora diaria para trabajar algún sentimiento, pensamiento o comportamiento que quiero fomentar. Estoy preparando un curso que hace tiempo me comprometí a ofrecer, en el que se aúnan los conceptos de AT con los ejercicios de Mindfulness y Compasión y que promete ser muy útil.  Os lo anunciaré aquí en cuanto esté preparado. Ahora vayamos a  desarrollar el tema de este post.

La  neurociencia ya ha confirmado que la plasticidad cerebral nos permite cambiar nuestros viejos patrones de respuesta por otros nuevos si los ejercitamos con la suficiente regularidad y dejamos de activar los antiguos. Nuevas rutas se crean en el cerebro a través del aprendizaje y la práctica, de forma muy parecida a como se forma un camino de montaña a través del uso diario de la misma ruta por un pastor y su rebaño. Las neuronas se comunican entre sí mediante conexiones llamadas sinapsis y estas vías de comunicación se pueden regenerar durante toda la vida. Cada vez que se adquieren nuevos conocimientos (a través de la práctica repetida), la comunicación o la transmisión sináptica entre las neuronas implicadas se ve reforzada. Una mejor comunicación entre las neuronas significa que las señales eléctricas viajan de manera más eficiente a lo largo del nuevo camino. Por lo tanto, tu decides qué practicas cada día. A qué emociones les dedicas tu atención.

Os voy a compartir aquí uno de los ejercicios realizo. Primero os pongo en antecedentes, a los que no conozcáis el Triángulo Dramático, de qué se trata, luego os hablaré de cómo y qué es lo que practico.

El triángulo dramático


El triángulo dramático representa un tipo de comunicación destructiva que suele ocurrir cuando entramos en conflicto entre nosotros. Fue creado por primera vez por Stephen Karpman, M.D., un alumno de Eric Berne, M.D., el padre del Análisis Transaccional. Más tarde, fue revisado y ampliado en 'The Winner's Triangle' por Acey Choy en 1990 y luego por David Emerald (2009) en su libro 'The Power of TED (The Empowerment Dynamic).

Básicamente, parte de la idea de que cuando actuamos en la vida, cuando estamos en el conflicto, todos elegimos un rol y después cambiamos de rol rápidamente. Estos 'roles' son alentados por la sociedad moderna, que se basa en la 'justicia' o lo que es correcto o no correcto.

Estos son los roles de:

1. La Víctima

La postura de la Víctima es "¡Pobre de mí!" La víctima se siente víctima, oprimida, indefensa, desesperada, impotente. Ella no se siente responsable de lo que le pasa ni de como superar esa situación, necesita que alguien externo le ayude. La Víctima, si no está siendo perseguida, buscará un perseguidor y también un salvador que la rescate en el momento adecuado, aunque este rescatador o salvador perpetuará en la victima los sentimientos de indefensión.  Por lo tanto, tanto perseguidor como salvador colaboraran en perpetuar a la Victima en su rol. Normalmente actúa desde su estado del Yo Niño

Pensamientos:
  • Lo que me pasa en la vida no es mi culpa
  • Soy impotente
  • Mis sueños no son posible
  • "Pobre de mí"
Sentimientos:
  • Desamparado y Desesperado
  • Victimizado
  • Se descuenta a sí mismo y su poder
Comportamientos:
  • Como reacción ante los problemas y el drama pueden distanciarse, aislarse o rendirse.
  • Poca energía para actuar.

2. El salvador

La postura del rescatador es "Déjame ayudarte, puedo arreglarlo". Es un salvador clásico, el salvador se siente culpable si no va al rescate de la victima. El rol de salvador es muy importante para la persona que lo ejerce, ya que su principal interés oculto y real es evitar sus propios problemas utilizando para ello el sentimiento de preocupación por las necesidades de la Víctima. Normalmente se activa desde el estado del Yo Padre Nutritivo Negativo.

Pensamientos:
  • Debo salvar a otros del sufrimiento.
  • Si lo hago bien, seré "digno de ser querido".
  • Me preocupo por ellos

Sentimientos:
  • Miedo de no ser necesitado
  • Se siente perseguido cuando la víctima no acepta su ayuda.
  • Se siente "superior" a la víctima

Comportamientos:
  • Se mete sin que le llamen para “salvar” las situaciones
  • Fomenta la dependencia y ser indispensable.
  • Puede manipular o mentir para proteger a los demás.

3. El Perseguidor

El Perseguidor insiste: "Todo es tu culpa". El Perseguidor es controlador, culpabilizador, crítico, opresor, enojado, autoritario, rígido y se cree superior. Podemos imaginarlo como un juez en un tribunal, donde el drama se desarrolla y ellos son los que tienen el poder de juzgar la culpabilidad de los otros. Por lo tanto, es un juego de culpar a la víctima. Normalmente se activa desde el estado del Yo Padre Crítico.

Pensamientos:
  • Debo ganar
  • Dominando a otros tendré éxito
  • Yo se mas
Sentimientos:
  • Defensivo, en guardia
  • Control
  • Superioridad
Comportamientos:
  • Domina y controla
  • Critica y culpa
  • Ejerce poder encubierto o abierto sobre los demás.
  • Manipulativo

En última instancia, los tres roles acaban sintiéndose Victimas de los demás.
Si queréis más información sobre el Triángulo Dramático podéis encontrarla en estos post:


Inteligencia Emocional o el Triángulo del Ganador

El Triángulo Dramático Actualizado



El Adulto Mindful


El Adulto Mindful es el Estado del Yo se activa cuando practico Mindfulness o meditación, y es el estado del yo al que procuro acceder la mayor parte del día, porque me aporta calma, claridad mental y satisfacción. El Adulto Mindful es un estado consciente en el aquí y ahora y que conoce las necesidades de su Niño Interno y los valores y principios de su Padre Crítico y Nutritivo. El Adulto Mindful es un Estado que está en constante autoreparentalización, es decir, en constante crecimiento, esta dinámica motiva la curiosidad y la necesidad de crecimiento del Niño Libre Interno y aporta la seguridad y la protección que le aporta un Estado del Yo Padre compasivo y retador.

Vamos a ver como evitar el Triángulo Dramático con la ayuda del Adulto Mindful:

Para detener la respuesta automática que se activa desde nuestro Estado del Yo Padre o Niño seguiremos el siguiente proceso que nos situará en el Adulto Mindful:

Respira: respira y conecta con tu cuerpo (previamente has de tener práctica con tu respiración y conexión con tu cuerpo, hay muchos ejercicios en internet que te servirán)
Movimiento: las emociones requieren su catarsis: un movimiento ayudará a expresarlas.
Pregunta: pregunta para interesarte por el otro, esto será básico para que el otro desee escucharte después
Escuchar: Escuchar tanto interna como externamente es una herramienta poderosa.
En todo este proceso tu Adulto Mindful está en contacto con tu cuerpo y aceptando sus emociones y lo que ocurre sin juzgar y sin reaccionar a ello, sólo poniendo su atención en lo que está ocurriendo.

Estos movimientos te alejan de los pensamientos negativos y tus respuestas automáticas y te hacen conectar con tu cuerpo. Desde aquí podemos avanzar hacia los roles del triángulo, desde los que en vez de proyectar en el otro nuestras deficiencias, asumiremos la responsabilidad personal de nuestras acciones y elecciones.

Desde el Estado del Adulto Mindful podremos elegir el rol positivo que necesitamos actuar en cada momento.

1. Pregúntate (Creador)


Aquí estamos facultados para pedir ayuda y mostrar nuestra vulnerabilidad y también para crear soluciones. Nos enfocamos en nuestra visión y en los resultados que deseamos. Asumimos la plena responsabilidad de iniciar las acciones necesarias para lograr los resultados deseados.

Pensamientos:
  • Tengo elección a pesar de mis circunstancias
  • Creo en el crecimiento continuo y en la enseñanza que me aportan mis errores
  • Estoy centrado en lo que quiero crear

Sentimientos:
  • Esperanzado
  • Energizado
  • Inspirado
  • Adaptable

Comportamientos:
  • Acción orientada hacia los resultados deseados
  • Se responsabiliza de tomar decisiones y emprender acciones
  • Se pone pequeñas metas para aprender y crecer

Permisor (Entrenador)

Nos damos permiso para ser receptivos, para ser sensibles y serviciales, al mismo tiempo que somos conscientes de nosotros mismos y de nuestras necesidades. Empoderamos a las personas a través de la indagación para ayudarles a ganar claridad.

Pensamientos
  • La gente es ingeniosa y creativa.
  • Confío en los demás y en sus habilidades.
Sentimientos:
  • Compasivo y comprometido
  • Reflexivo
  • Protector y autónomo
Comportamiento:
  • Usa las preguntas para ayudar a los demás y para desarrollar en ellos su propia visión y claridad para que puedan tomar sus propias decisiones.
  • Empodera y promueve el desarrollo de los otros.
  • Alienta y proporciona refuerzo positivo

Poder (Retador)

Poder para poner límites y retar a la acción y al aprendizaje. Estimula al aprendizaje y al crecimiento y provoca la acción: "¿Qué puedo aprender de esta situación?"

Pensamientos:
  • Las cosas se desarrollan a su propio ritmo
  • Puedes hacerlo
  • Confía en el proceso
Sentimientos:
  • Autoconciencia
  • Empoderado para vivir sus valores.
  • Confiado, directo y claro.

Comportamientos:
  • Provoca o estimula a sí mismos y a otros a tomar acción
  • Se centra en la mejora y el crecimiento.
  • Se responsabiliza de sí mismo y confía que los demás se responsabilicen de si mismos.

Pero todo eso no servirá de nada si la intención detrás de esto es el resentimiento, tratar de cambiar al otro, educar, arreglar o demostrar algo, entonces no actuaremos desde la compasión y nos dirigiremos de nuevo al Triángulo Dramático.

La clave es no estar interesados por los resultados y permitir que las personas sean, exactamente como son, incluyéndonos a nosotros mismos.

¿Eres capaz de dejar ser y dejar que los demás sean como son?

La práctica de la compasión y el altruismo serán fundamentales para fortalecer nuestro Adulto Mindful.

Ya sabes que desde el Estado del Yo Padre uno está persiguiendo o salvando (Crítico o Nutritivo) a un Estado del Yo Niño.

El Adulto Mindful se relacionará saludablemente con los Estados del Yo Niño.

Y para garantizar que nuestro Adulto Mindful pueda funcionar desde las tres PPP, necesitamos desarrollar y cultivar sentimientos y cualidades como:

Amor – amor como sustantivo y como verbo. El amor es "aceptación" y una "disposición a experimentar y a aceptar incondicionalmente": actuar de acuerdo con la motivación interna, pero no basada en el miedo.
¿Puedes amar a tus enemigos y a ti mismo?

Empatía: la capacidad de comprender y compartir los sentimientos del otro. La empatía proviene de comprender que todos estamos interconectados y que lo que hago con el otro es lo que quiero que hagan conmigo mismo.

Confianza: confianza en que las personas son seres completos, en crecimiento, que no necesitan reparaciones, para ello partimos de una creencia básica de que todos somos creadores únicos. Esto genera confianza y empoderamiento. También confiamos en que todo está funcionando como debería. Todo está bien, estoy bien, tú estás bien.

Gratitud: en lugar de querer y necesitar lo que no tengo, estoy agradecido por todo lo que me han dado y recibido. Esto nos hace sentir increíblemente bien y me permite actuar positivamente desde el amor; entender que la honestidad en las relaciones es un regalo que te ayuda a crecer.

Responsabilidad: entiendo que solo yo soy responsable de mis pensamientos, sentimientos y acciones. Entiendo que esto puede tener una influencia en el mundo y que es un poder que conlleva una gran responsabilidad. Soy dueño de mi propio poder y lo uso sabiamente, no buscando culpar a otros, ser una víctima o salvar a otros innecesariamente.

Límites: "sí" y "no". Decido que quiero o no quiero para mi mismo o de lo que quiero o no ser parte. Soy consciente de que los límites me permiten no quemarme bajo un exceso de empatía, o permitir mi utilización o la violación de mis recursos por otros. Entiendo mis límites físicos y establezco mis propios límites emocionales. Me tomo el tiempo de sentir lo que es un sí y un no para mí y comunicarlo con claridad y honestidad a los demás.

Comunicar: con honestidad y sensibilidad, sin apegarme al resultado, pero con cuidado y consideración de los sentimientos y las necesidades, tanto propias como de las otras personas, y al mismo tiempo comunicar con sinceridad.

Todas estas cualidades las tenemos, seguramente no las hemos practicado lo suficiente como para que surjan de manera natural en nuestro día a día, por ello es muy importante practicarlas diariamente hasta que podamos finalmente "sentirlas" con naturalidad.

Yo suelo elaborar mis propias meditaciones o visualizaciones, aunque a veces también me gusta recurrir a algunas de las que encuentro en Youtube o en internet. No lo dudes, invertir en crear nuevas sinapsis neuronales es invertir en salud y mejorar tu calidad de vida.







domingo, 10 de marzo de 2019

Reparentalización de la mujer o somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar


En el pasado, a las brujas se las quemaba. Generalmente estas brujas eran mujeres que destacaban, sin marido y sin hijos. Según la periodista Mona Chollet, autora de "Las brujas, el poder invicto de las mujeres", el oprobio siempre está dirigido a quienes se atreven a vivir de manera diferente.


Ella plantea que desde entonces queda una misoginia obstinada, que siempre se dirige en nuestras sociedades hacia las mujeres solteras y sin hijos, las mujeres mayores o, simplemente, hacia las mujeres libres. Y dice que hoy más que nunca, las brujas nos hablan de nuestro mundo y marcan el camino.

Y analiza como fue la caza de brujas. La mujer sin hijos, la soltera, la mujer mayor eran el perfil mayoritario entre las acusadas y victimas de la caza de brujas: ancianas, viudas y solteras. Algunas eran curanderas y magas, sabían de hechizos, proporcionaban pociones medicinales o “mágicas”, pero también cuidaban de los enfermos, ayudaban a dar a luz o a abortar. La era de la caza de brujas es también la de la criminalización de los anticonceptivos y el aborto.

Las abortistas eran, por lo tanto, parte de las mujeres perseguidas,  se crearon imágenes de las brujas devorando a los niños. La bruja, dice el politólogo Armelle Le Bras-Chopard, es "la anti-madre ". Y eso, por tanto, le permite no estar subordinada a un hombre.




Desgraciadamente todavía en nuestros días la mujer soltera, la mujer sin hijos, la anciana pueden ser objeto de ciertos restos de ese oprobio. Obviamente menos violento. Las cazas de brujas fueron, según define la historiadora Anne L. Barstow, una "explosión de misoginia" de violencia extrema. Pero la historia nos ha negado mirar a la cara esta matanza masiva. Lo ubicamos a cierta distancia, asociándolo con una imagen de mujeres volando por la noche en una escoba.

Seguimos ubicándolo en la Edad Media, tiempo oscurantista con el que creemos que no tenemos ya  nada  que ver, aunque las cazas datan del Renacimiento y marcan la entrada a nuestra modernidad. De la misma manera, olvidamos que no son obra de un fanatismo religioso, ya que la gran mayoría de las condenas tuvieron lugar en tribunales civiles.

Más allá de las víctimas directas (cincuenta mil a cien mil, aunque la cifra sigue siendo discutida y probablemente nunca se sabrá con certeza), todas las mujeres, incluso aquellas que nunca fueron acusadas, sufrieron sus efectos. La puesta en escena pública de las torturas les ordenó a las mujeres que fueran discretas y sumisas. Además,introyectaron, de alguna manera, la convicción de que encarnaban el mal y se convencieron de su culpa básica. Es fácil suponer que hemos heredado estos estereotipos (mandatos) tan negativos, que continúan produciéndonos coherciones, censuras o autocensuras, hostilidad, incluso violencia. Todos estos mandatos son mucho más poderosos, puesto que son interiorizados  y nos condicionan  ante ciertas elecciones, por temor a encontrarnos en posiciones ingratas.  La soltera (supuestamente infeliz y patética), la mujer sin hijos (necesariamente sin corazón) y más aún, la anciana (la "vieja") todavía está estigmatizada.

Si se dice que las mujeres se marchitan con el tiempo, cuando los hombres mejoran, es en gran parte porque estas representaciones persisten en nuestra imaginación, desde brujas de Goya a las de Walt Disney.




Como si el envejecimiento estuviera prohibido a las mujeres! Esto es muy violento para la mujer.  No nos queda mas remedio que aceptar, a pesar de nosotras, esta imagen "vieja", si tenemos la suerte de vivir lo suficiente, y es difícil negociar este paso del tiempo. Muchas intentan asumir el reto absurdo de parecerse a lo que la sociedad considera la única forma aceptable para una mujer mayor de 30 años: una niña embalsamada viva .

 Carrie Fisher dice: "Los hombres no envejecen mejor que las mujeres, solo tienen el "permiso" para envejecer. Ella misma sufrió el rechazo en su papel de princesa Leia en la última película de Star Wars, cuarenta años después. Por supuesto, había cambiado, lo que provocó reacciones muy violentas de los espectadores, en particular en las redes sociales. Los productores la obligaron a perder mucho peso antes de filmar, lo que podría ser uno de los factores que explican su muerte por paro cardíaco a 60 años. Harrison Ford también había envejecido, pero nadie hizo los mismos comentarios. Las actrices siguen siendo un espejo que magnifica el trato desigual  a las mujeres. En Hollywood, sus salarios bajan después de los 35 años, cuando los hombres suben en sus 50 y luego se mantienen estables.

Los tabúes del envejecimiento y de la muerte,  nos afectan a todos, mujeres y hombres. Pero es esencialmente el envejecimiento femenino lo que “hay que ocultar”. ¡Además, es la vida entera de la mujer la que se ve afectada, no solo su vejez! Las mujeres viven desde muy temprano con la idea de que serán pronto “obsoletas” o estarán “fuera del mercado”.

En los Estados Unidos, el gigante minorista Walmart ha lanzado incluso una gama de maquillaje, antioxidantes y antiarrugas para las niñas de  8 a 12 años. Esta sensación de cuenta atrás es mayor debido también a nuestra capacidad de dar a luz, por supuesto. Seguimos manteniendo la ilusión de que la edad de los papas no importa, como Mick Jagger, que se convirtió en padre por octava vez a los 73 años, cuando ya era bisabuelo, o Papuchi en España. Pero la realidad es que hay mucho más riesgo de malformaciones en el feto, abortos involuntarios, cuando el hombre es mayor ¡Su fertilidad también cae! Pero existe la idea implícita de que, en cualquier caso, el hombre no es tan importante para cuidar al niño, que tendrá una compañera más joven que podrá hacerlo y levantarse por las noches.

Admiramos, comentamos, atacamos, criticamos los cuerpos de las mujeres, pero no el de los hombres.

Virginie Despentes, en la teoría de King Kong, escribe que "los hombres no tienen cuerpo". Ocupar una posición dominante en la política, la sociedad, la economía, ser quien tiene el poder en el mundo ha permitido a los hombres ser sujetos absolutos. Las mujeres han sido encerradas en el estado de objeto puro,  seres físicos. Ellos se sienten libres para juzgar los cuerpos de las mujeres, para dar a conocer el placer o el disgusto que les da el espectáculo del cuerpo femenino.  Donald Trump incluso logró burlarse de Hillary Clinton, que se había tomado un descanso durante un debate en el Partido Demócrata para ir al baño ... ¡como si no tuviera vejiga ni intestinos!

¡El valor atribuido por la sociedad a la juventud es muy nocivo! Si eres mujer solo detente a pensar como te sientes envejeciendo. Si ya tienes la edad suficiente, es posible que te des cuenta que creíste que la juventud era un privilegio para una mujer que te proporcionaba ventajas y quizás eso se imbrincó profundamente en el sentido de tu propia identidad y cuando la juventud se fue yendo te enfrentaste a un no “saber” donde ubicarte, o como hacerlo.

Incluso el feminismo está afectado de esta ceguera. La ensayista estadounidense Barbara Macdonald cita una clasificación propuesta por la Ms. Magazine (es una revista feminista y liberal de Estados Unidos ) : "Ochenta mujeres para seguir en la década de 1980". De estas, solo seis tenían entre 50 y 60 años a pesar de que las mujeres mayores tienen una experiencia muy valiosa. La caza de brujas nos da la respuesta:  porque la sabiduría de la mujer se considera una amenaza.

Deconstruir estereotipos invita a romper viejas imágenes y sustituirlas por otras.



Nuestros juicios sobre la belleza y la fealdad que están vinculadas a un orden de valores, ¡pueden evolucionar!

No sólo queremos la igualdad de salarios, queremos sentirnos bien con nosotras mismas, queremos aprender a cuidarnos, valorarnos y nutrirnos a nosotras mismas tanto como lo hacemos con los demás. Y esa es la verdadera revolución, la revolución interna. La reparentalización de la mujer pasa por darse y tomar Permisos para “ser”, “decidir” , “luchar” y construir su bienestar y autonomía.