jueves, 19 de diciembre de 2019

Inteligencia transaccional e intrapersonal base del Liderazgo.




Peter Scholtes escribió que, para entender a las personas, necesitamos entender las relaciones. Entender las relaciones supone conocer nuestras necesidades y las de los demás y saber cómo satisfacerlas.

  • No trabajarás en colaboración para aprender o crecer (no usarás el Niño Libre);
  • Tratarás de que él o ella apruebe lo que estás haciendo (Niño Sumiso o Rebelde) para obtener beneficios o caricias positivas.
  • Tendrás un poderoso incentivo para hacerte experto en ocultar problemas, presentarte como infinitamente competente y poner tus energías tratando de impresionar (o adular) a la persona con poder (Niño Sumiso).
  • Es menos probable que las personas pidan ayuda cuando la persona a la que normalmente se dirigen maneja premios y castigos (Niño Sumiso). No hace falta decir que si las personas no piden ayuda cuando lo necesitan, el rendimiento se resiente en prácticamente cualquier tipo de tarea.

El Líder, por tanto, es un especialista en entender personas y relaciones. El Análisis Transaccional es un metamodelo que nos ayuda precisamente a conseguir este objetivo.

Liderar a personas requiere el establecimiento de normas comunes que protejan al equipo, por tanto, el Líder, como responsable del equipo, ha de poseer firmeza, rectitud y asertividad para respetar y hacer respetar este marco protector cuando haga falta o, si es necesario, colaborar con la modificación de este marco protector cuando se considere conveniente para el bien común.

El Líder, además, debe velar por el cuidado de las relaciones personales a diario y estimular los miembros del equipo hagan lo mismo.

Desde el punto de vista del Análisis Transaccional, el Líder necesita de unos estados del Yo descontaminados y positivos, sin embargo lo que encontramos en muchas empresas es que se establecen relaciones con los miembros del equipo desde la condescendencia y/o el paternalismo.

Veamos qué funciones desempeñan los diferentes estados del yo en las relaciones:

ESTADO DEL YO PADRE: en el mejor de los casos es cariñoso y solidario; en el peor de los casos es crítico y controlador.

ESTADO DEL YO ADULTO: en el mejor de los casos es realista, lógico y racional; en el peor de los casos no tiene efecto.

ESTADO DEL YO NIÑO: en el mejor de los casos es juguetón y creativo; en el peor de los casos es rebelde y malévolo.

La mayoría de los gerentes asumen el rol de liderazgo desde el Padre, por tanto a los subordinados no les queda más remedio que asumir la posición de Niño en la relación. O, al contrario, cuando los subordinados están en posición de Niño se activa automáticamente el Padre en el jefe.

El mensaje tácito del jefe desde su estado del yo Padre al Niño del subordinado, en la relación paternalista convencional, es "¡Yo estoy bien, tú no estás bien!"

Para mantener relaciones saludables y efectivas necesitamos activar nuestros Adultos. Crear relaciones en las que nadie se defina como "superior" o " mejor" que nadie. Si los líderes  consiguen unas relaciones de igualdad y equilibradas habrán creado un entorno enormemente poderoso.

Las relaciones saludables requieren confianza. Scholtes dice que hay dos creencias que deben darse y coexistir para que una persona confíe en otra: creer que eres competente y que te preocupas por mí, sólo entonces confiaré en ti.

Ser competente solo o el cuidar, si no van juntos, no son suficientes, no generarán confianza. Ambas cualidades son necesarias.

Si tu líder o maestro o jefe se dedica a juzgar lo que haces (PC-), y si ese juicio afecta a las caricias que recibes (caricias positivas o negativas) esto condicionará tu relación con esa persona de manera definitiva. Alfie Kohn, escritor y experto en formación y comportamiento humano lo ha estudiado ampliamente.

Kohn dice que emitir críticas destructivas, comunicar desaliento a las personas y no creer en las capacidades de los otros, es la mejor forma de establecer un ambiente negativo en el que no se van a alcanzar los objetivos.

Y resumiendo algunas de sus conclusiones cuando se trabaja con Líderes negativos:

  • No trabajarás en colaboración para aprender o crecer (no usarás el Niño Libre); 
  • Tratarás de que él o ella apruebe lo que estás haciendo (Niño Sumiso o Rebelde) para obtener beneficios o caricias positivas. 
  • Tendrás un poderoso incentivo para hacerte experto en ocultar problemas, presentarte como infinitamente competente y poner tus energías tratando de impresionar (o adular) a la persona con poder (Niño Sumiso).
  • Es menos probable que las personas pidan ayuda cuando la persona a la que normalmente se dirigen maneja premios y castigos (Niño Sumiso). No hace falta decir que si las personas no piden ayuda cuando lo necesitan, el rendimiento se resiente en prácticamente cualquier tipo de tarea.

jueves, 7 de noviembre de 2019

Autoridad funcional, racional, tiránica y creativa



Hasta la década de 1960, las figuras parentales (padres, maestros, etc)  pensaban que debían inculcar respeto y buenos modales a los niños, y esto generalmente se hacía por la fuerza y ​​la intimidación. Los castigos, incluso corporales, eran una parte integral de la educación, los niños que tenían pocos derechos y se esperaba de ellos que se sometieran finalmente.

Mayo del 1968 ayudó a cambiar estos modelos y este cambio fue posible gracias a la investigación de muchos pedagogos que recopilaron información valiosa después observar y tratar de comprender el desarrollo del niño. Con un modelo social cambiante, la anticoncepción permitió que las familias pudieran tener hijos por elección y decidir el número deseado, lo cual ha facilitado un replanteamiento de la autoridad y la educación. Una nueva visión de la educación dio paso desde lema "Está prohibido prohibir". De este modo, se pasó de una educación estricta a una educación permisiva, basada en la discusión y  que pretende que los niños crezcan sin restricciones y con libertad.

Esta transición de un extremo al otro ha permitido una mayor reflexión, pero también ha provocado sorpresa y confusión cuando se observa y constata que ninguno de estos dos modelos es positivo para el desarrollo de un niño.

En un modelo "autoritario", el adulto conoce lo que el niño necesita y posee el poder, el niño no es libre para responder a sus gustos y necesidades. Al final, la cantidad de prohibiciones van a producir en el niño culpa y sumisión o respuestas defensivas y rebelión, condenando al niño a concentrar su energía en el Niño Adaptado, Sumiso o Rebelde.

En el modelo "permisivo", dado que los límites no están claros y los límites son confusos, el niño no tendrá una guía que lo asegure y satisfaga sus necesidades, por tanto se sentirá inseguro y voluble. Un marco educativo con límites permite al niño aprender a manejar la frustración y el conflicto, así como aprender sobre las normas sociales. Los límites sirven para tomar conciencia de los peligros y las prohibiciones de la vida, aprenden a vivir en comunidad y a tener en cuenta las necesidades de los demás. La falta de límites dará al niño la sensación de omnipotencia, creará el síndrome del emperador, lo que le pondrá en desventaja para aprehender a enfrentarse a las dificultades de la vida.
Hay tres tipos de autoridad según Eric Berne:

Autoridad funcional, autoridad racional y autoridad tiránica. Claudie Ramond (1989: 270) los define en su libro Crecer:


Autoridad Funcional: Esta es la autoridad expresada por el Padre y controlado por el Adulto para que sea adecuada en el momento presente. Este último evalúa la situación y decide intervenir con plena conciencia de objetivos de los cuales es responsable.

Los mensajes expresados ​​son con el Padre Normativo o Nutritivo cumpliendo su Función legítima de Protección o Permiso.
“No te pongas de pie sobre el taburete. No es estable y te puedes caer.”

El Padre Normativo positivo da a otros las reglas precisas y la competencia para aplicarlas. La función educativa o política de esta autoridad es la protección y es indispensable para controlar los efectos de la rivalidad entre individuos o la satisfacción de las necesidades egocéntricas que son igualmente perjudiciales para la supervivencia del grupo y de cada uno de sus miembros.

Este es el tipo de autoridad que esperan los colaboradores durante un conflicto en un equipo, cuando es necesario tomar decisiones difíciles o que no satisfará a todos los miembros, cuando sea necesario elegir una prioridad, cuando la supervivencia del grupo está en juego. Esta autoridad es utilizada por grandes entrenadores de equipos deportivos que saben emplearla de manera natural (durante un análisis de una fase de juego de baloncesto, la estrategia es dictada por el entrenador, que tiene el conocimiento preciso de las habilidades específicas de cada uno de su equipo y desde su visión del campo). Todos saben lo que tienen que hacer y podrán dedicar su energía a la acción para conseguir los objetivos.

Autoridad racional: "Se expresa por el Adulto y es ordenada por el padre. La persona siente que la necesitamos: ella indaga o da información sobre lo que piensa de la situación. Le habla al adulto del otro.
La autoridad racional se utiliza en la educación con los niños mayores de siete años hasta la adolescencia.

Esta forma de autoridad se traduce en cuidado discreto y con precauciones que permite que un niño o grupo crezca y se fortalezca, sin sobreprotegerlo. Es, por lo tanto, la autoridad educativa por excelencia, que tiende a desaparecer tan pronto como es posible el ejercicio de la autonomía en los sujetos que hasta ahora dependían de ella.

Se basa en la responsabilidad del otro y su capacidad de pensar e imaginar las consecuencias de sus actos. Se escucha al otro para entender como está pensando y sus sentimientos, acompañan al otro a pensar y evaluar situación por sí mismos. Los valores del Padre pueden ser comunicados desde el Adulto como información.

Este es probablemente el tipo de autoridad más difícil de identificar e ilustrar con ejemplos.
Ejemplos: "¿Qué opinas del comentario de tu maestra? " "No apruebo esta elección. "

La autoridad tiránica: "Se expresa desde el Padre y es ordenado por el Niño que busca satisfacer sus necesidades propias ejerciendo de Padre Perseguidor o Salvador con el otro. Los mensajes están dirigidos al Niño Adaptado, producen rebelión o sumisión.

La autoridad tiránica se basa en la sumisión del otro y no tiene en cuenta sus necesidades. La génesis de esta autoridad radica en la propia historia del individuo, que reproduce los patrones educativos conocidos en su propia infancia. Se deriva de una educación rígida basada en la obediencia. Cuando el individuo ha sido marcado en el pasado por esta autoridad, lo copia bajo ciertas circunstancias o de manera constante.


Eric Berne desarrolló este concepto de la "pedagogía negra" de otra época, durante la cual el precepto era el de que "quien bien te quiere, te hará llorar". Pero hoy todavía llevamos en nosotros el recuerdo de esta forma de autoridad, aunque matizado en la mayoría de los casos.

Ejemplos: "¡Cállate! " "¡Obedece ya! ¡O serás castigado! "

Hay muchos ejemplos de autoridad tiránica, como holocaustos y crímenes contra la humanidad en el siglo XX, a principios de este milenio. Parece que el poder efectivo está en manos de una parte del Niño, sin control del Adulto. Lo comportamientos que avisan de una autoridad tiránica son: las reglas arbitrarias, los juicios arbitrarios, las sanciones parecen provenir del Padre, pero son dictadas por el Niño que está mal.

Estos fenómenos son perjudiciales y los líderes que se entregan a este modo de ejercer la autoridad no son estimados.

¿Y si hubiera una autoridad creativa?

Aunque depende de la imaginación y el juego, la autoridad creativa tiene muchas similitudes con la autoridad funcional. Sin embargo, la energía en los estados del yo no fluye de la misma manera.

Por ejemplo:
Si analizo mi funcionamiento interno cuando aplico esta autoridad, veo que mi Adulto analiza la situación consultando con mi Padre sobre cómo aplicar las normas, mientras se compromete a proteger al Niño del otro.

Después de recopilar la información necesaria del Padre, mi Adulto consulta la parte de mi estado del yo Niño llamada "Pequeño Profesor" o “Adulto en el Niño” para acceder a la intuición donde emanará la idea y la creatividad que implementará la acción.

El Adulto luego pasa el testigo a mi Niño Libre para dirigirse al Niño Libre del otro. En cualquier momento, la energía puede que sea más adecuado pasarla al Adulto para un análisis y/o a los  Padres N/N para recopilar los datos parentales.

Entonces, esta misma energía desciende nuevamente en el Niño Libre para transmitir el mensaje. Si tuviera que hacer un diagrama de la autoridad creativa, sería como el gráfico de la derecha.


Aquí hay un ejemplo de aplicación de autoridad creativa:

Cuando Luis y Pedro se despiertan de la siesta les cuesta mucho trabajo espabilarse y levantarse
apenas se despierta y se levanta. Después de varios minutos animándoles a levantarse, trato de hacer reaccionar a Luis y pedirle que me hable sobre sus vacaciones.   Me mira con los ojos vacíos. Le pregunto entonces si ha perdido su memoria y me dice que sí, con una pequeña sonrisa.

Entonces corro "oh, noooon !!! Luis, perdiste tu memoria!

La necesitas, tienes que encontrarla. "Pedro, ¿verdad? ¿puedes ayudar a buscarla por favor? ". Pedro se está recuperando en su cama y me responde que me va a ayudar. Yo hablo y actúo con algún gesto teatral y le pregunto si ve algún recuerdo por la habitación, me dice que no. Miramos en el techo, a través de la ventana, debajo de la cama de Luis, la memoria está en ninguna parte. Me ofrezco a ir a buscar los recuerdos en el jardín. Pedro se levanta y viene a ayudarme, Luis lo sigue unos minutos más tarde, llevado por el impulso del juego imaginario.

La autoridad creativa es una herramienta para estimular la imaginación de los niños para que sigan las instrucciones mientras mantienen un intercambio positivo y alegre. De hecho, en este ejemplo, mi estado del yo Padre tuvo que poner un límite porque Luis y Pedro no podían quedarse en la cama toda la tarde, pero mi Adulto sabía que la confrontación probablemente terminaría con la rebelión del Niño Adaptado Rebelde de Luis. Por lo tanto, mi Adulto ha buscado astutamente pasar el testigo a mi Niño Libre para que sea el que se exprese y así estimular al Niño Libre de Luis. Mientras tanto, Pedro lo pasa muy bien y mi Padre Nutritivo puede tomar el relevo después de que Luis se despierte, ya que antes está demasiado dormido para poderse vestir. Yendo más lejos en el ejemplo, podría decir que la autoridad creativa es la autoridad del adulto integrado.

Es una expresión propuesta por Eric Berne (Stewart & Joines, 2005: 321) para expresar la idea de un adulto que se ha liberado y descontaminado de los viejos mensajes propuestos por las figuras parentales. Los estímulos pasan primero por el pensamiento, que luego decide la mejor estrategia para aplicar, independientemente de las interferencias relacionadas con la historia de la persona. La elección autónoma de un estado del yo se vuelve tan natural y rápida para el Adulto de esa persona que uno podría pensar que ha incorporado la parte positiva del Niño y el Padre.

Claudie Ramond (1989: 141) escribe sobre el adulto integrado: "... Padre y Niño tienen una cosa en común. Ambos, de hecho, representan el pasado mientras que el Adulto, él, responde aquí y ahora usando las redes neuronales antiguas que ahora examinan bajo la conciencia reflexiva. Desde este punto de vista, se puede entender la fuerza de la recomendación socrática que sugiere "conócete a ti mismo", y podríamos estar de acuerdo en que debería ser el objetivo de toda la educación. "

Si tienes problemas con tus emociones a la hora de poner límites, si crees que necesitas descargar para que el otro entienda lo enfadado que estás y te obedezca, entonces es el momento para que pienses en transformar las emociones negativas de la ira destructiva que subyace a la autoridad tiránica y la cambies por la alegría positiva de la autoridad creativa.


El adulto integrado:

 
Claudie Ramond (1989: 141) escribe sobre el adulto integrado: "... Padre y Niño tienen una cosa en común. Ambos, de hecho, representan el pasado mientras que el Adulto, él, responde aquí y ahora usando memorias antiguas y trayéndolo a la conciencia reflexiva. Por lo tanto, se puede entender la fuerza de la recomendación socrática de "conócete a ti mismo", posiblemente estaremos de acuerdo en que debería ser el objetivo de toda la educación.






viernes, 18 de octubre de 2019

El Complejo de Jonas o el Miedo al Éxito y el Empoderamiento


Abraham Maslow padre de la psicología humanista, acuñó el término “Complejo de Jonás” inspirándose en el personaje bíblico, para identificar una neurosis que habita en el ser humano: el miedo a la propia grandeza o huida del propio destino.
En la parábola, Dios pide a Jonás que vaya a predicar a una ciudad. Jonás debería ir para advertirles que sería destruida por la ira de Dios. En cambio, Jonas decide huir en la dirección opuesta, y se embarca en un barco hacia otra ciudad. Dios envía una gran tormenta que casi los hunde y ahoga. Los marineros rezan a sus dioses, pero no sirve de nada. Luego le piden a Jonás que ore a su Dios, pero él sabe que es culpable de la desgracia que ha afectado a la embarcación. Los marineros ya no saben qué hacer y, al preguntarle qué medidas iba a tomar, Jonás dice: Tíradme por la borda para aplacar a mi Dios. Mientras lo hacen, la tormenta pasa y Jonás es tragado por una ballena enviada por Dios. En el interior, reza y ruega durante 3 días, hasta que lo devuelve a la playa. Jonás luego va a la ciudad a la que tenía que haber ido a predicar.
En la historia podemos notar:  El escape de su destino o propósito; Culpa y castigo por estar fuera de su destino; El sacrificio por la fatalidad causada; Arrepentimiento y redención.
El Complejo de Jonás es, en suma, la negación de la capacidad de uno mismo para desarrollar su potencial, es el miedo y la ansiedad frenando nuestra visión de éxito. Sabes que vales para algo, lo visualizas, prevés el éxito y te asustas frenándote con la respuesta contraria, asegurándote que eres incapaz, haciéndote descender hacia el lado mediocre.
Las personas que no se sienten empoderadas y por ello sufren de constantes miedos,  ansiedades o  malestares existenciales (NIÑO ADAPTADO), nunca se preguntan si están haciendo lo que verdaderamente desean o necesitan, sólo se enfocan en sobreadaptarse o rebelarse contra las exigencias externas, alejándose, cada vez mas, de sus propias necesidades y autoestima.
Carl Rogers, para quien el descubrimiento de quién es uno realmente, es realmente nuestra misión en esta vida dice:
… (El individuo) aprende en gran medida que la conducta y sentimientos (Juegos, Rebusques, etc) que experimenta son irreales, que son sólo una fachada. Descubre que gran parte de su vida se orienta por lo que él cree que debería ser y no por lo que es en realidad, que existe como respuesta a exigencias ajenas. (…) 
Kierkegaard señala que en el extremo opuesto a la desesperación se encuentra el desear el Sí mismo que uno realmente es; en esta elección radica la responsabilidad más profunda del hombre.

Salir del refugio (falsa-protección) de la ballena: 



Nuestros mandatos limitantes, implica enfrentarnos a la no seguridad, a los muchos interrogantes que implica la toma de decisiones y a las ambivalencias propias de las personas.

Necesitamos trabajar hacia el empoderamiento.  Desde el AT lo haremos fortaleciendo el ADULTO , descontaminado de los prejuicios de PADRE y trabajando el empoderamiento del NIÑO. 
El objetivo es tener unos estados del yo en equilibrio y coherentes que sean protectores y estimulantes de nuestro  desarrollo y bienestar.
Normalmente junto con el Complejo de Jonas hay un miedo a la  soledad, a salir de nuestra zona de confort.  Quizás el temor a ser rechazados por nuestro entorno nos haga "permanecer en el molde" Algunas personas logran intuir, sienten, que aquello ‚para lo que fueron llamados‛ es otra cosa de lo que vienen haciendo o siendo en su vida. Saben que no están bien, pero no saben identificar la puerta de salida de ese malestar. 
La ballena representa a nuestro inconsciente personal  (PADRE Y NIÑO ARCAIDOS), nuestros mandatos, Guión de vida, Impulsores, etc. y el mar que le rodea sería el Inconsciente colectivo (familia, entorno).
El sÍntoma es el regalo que nos hace el inconsciente para señalarnos el camino interior hacia el empoderamiento, la autonomía, en definitiva hacia el equilibrio interno. Nos abre las puertas a la autorrealización, al encuentro con nosotros mismos.
Empoderar significa: “hacerse dueño de algo, ocuparlo, ponerlo bajo su poder, hacerse poderoso o fuerte, prevenirse de poder o de fuerza”.
Con el empoderamiento recuperamos o desarrollamos los niveles adecuados de confianza en nosotros mismos, autoestima, autoeficacia y capacidad para responder a nuestras propias necesidades y actuar bajo la protección de un PADRE que nos da permiso para actuar en las decisiones que nos conciernen sin tener que someternos o defendernos de las necesidades de los demás.. El ADULTO nos enfoca en la realidad del aquí y el ahora y nos ayuda a caminar fuera de la ilusión efímera y el sufrimiento inútil.
El empoderamiento nos permite alcanzar la autonomía y valorar la interdependencia para vivir fuera del Guión, salir de los Juegos y vivir relaciones sanas y la verdadera intimidad.


martes, 13 de agosto de 2019

Moral y comportamiento en los mamíferos



Tradicionalmente se ha sostenido que la moral humana proviene de la cultura, de acuerdos del grupo para garantizar la convivencia. Por tanto, se atribuye la moral al ser humano y no al animal.

 Sin embargo, a la luz de los experimentos parece que esto no es así, los animales demuestran en repetidas ocasiones que utilizan códigos morales muy parecidos o iguales a los nuestros. Según Frans de Waal, en su último libro "El bonobo y el ateo", están presentes en el comportamiento animal, dos pilares de la moral:

  • reciprocidad y justicia
  • empatía y compasión

Por tanto, estos patrones morales serían innatos entre los mamíferos (animales y humanos).
El origen evolutivo podría darse en el momento que los mamíferos viven en grupo y necesitan desarrollar una preocupación y sensibilidad por las necesidades, intenciones y ánimos de los otros miembros del grupo, porque de ello dependerá su supervivencia.

Se buscará, por tanto, la justicia, equidad y cooperación como el comportamiento adecuado en las relaciones del grupo.  Con la representación de las flechas de las transacciones que nos propone el Análisis Transaccional vamos a analizar los comportamientos de los animales en los vídeos.

Partimos de que las transacciones las complementarias positivas, facilitan la cooperación:
Padre -Niño
Adulto-Adulto
Niño-Niño
Y sus otras posibilidades, siempre que sean colaborativas.



 Como vemos en la primera parte del vídeo, ambos tienen hambre y cooperan para alcanzar la comida.

 Adulto-Adulto

En la segunda parte del vídeo uno no tiene hambre y el otro sí. El que tiene hambre ha de preocuparse por pedir al otro (dirigir) que no deje de ayudarle a conseguir la comida que sólo él necesita.

 Padre-Niño

 Sin embargo, a pesar de que las necesidades son distintas,  la colaboración se produce también. Ambos son conscientes de la reciprocidad de la ayuda: " Hoy por tí, mañana por mi".

 Ahora veamos unos elefantes que también necesitan cooperar.

 

La comida sólo se puede obtener si mantienen la cuerda los dos a la vez. Si sólo uno tira de la cuerda, no podrían arrastrar la comida.

Uno de los elefantes decide pisar la cuerda para sujetarla y que su compañero sea el que haga todo el esfuerzo. Coopera, porque si no pisara la cuerda ninguno de los dos podría comer, pero hace que su compañero sea el que trabaje.

 PC-NAS

Sigue habiendo cooperación pero en este caso falta equidad.

No sabemos si esa falta de equidad es manipulativa, por razón de jerarquías dentro de la manada o alguna otra razón que la explique.

 En el siguiente experimento participan dos monos, uno de ellos tiene que elegir un tubo verde o rojo. Si elige rojo, come él sólo. Si elige verde, comen los dos.  Él siempre comerá, elija el color que elija, pero su compañero sólo comerá si él elige el verde.

 


Normalmente prefiere cooperar solidariamente y  elegir el verde para que su compañero coma, sobre todo cuando se siente observado por él. Prefiere la cooperación y la ecuanimidad. Ahora bien, cuando su compañero lo presiona con agresividad entonces elige comer el sólo. Le castiga por su agresividad.

 Cooperativo: A-A

No cooperativo: PC-NAR

Por último, dos monos capuchinos. A ellos les gustan mucho las uvas. El pepino menos. Primero reciben ambos un trozo de pepino a cambio ellos tienen que entregar una piedra. La colaboración se produce, todos contentos. Después uno de ellos recibe una uva y el otro pepino. Sigue habiendo colaboración. En la siguiente ocasión que se produce la desigualdad en el trato, el capuchino que recibe el pepino deja de colaborar. De nuevo a parece el Niño Adaptado Rebelde a luchar contra lo que le parece una injusticia y falta de equidad.





Así que la próxima vez que te digan que te comportas como un animal, ya sabes....







lunes, 12 de agosto de 2019

El Estado del Yo Padre, las creencias y el autocuidado



Conocer y aprender a cuidar a nuestro Estado del Yo Niño es una tarea que nunca termina. Si has sido padre o madre lo sabes. Tú sólo quieres que tu hijo/a esté bien, que le vaya bien y desarrolle todas las capacidades para poder adaptarse o superar las circunstancias difíciles que la vida le presente y que también tenga capacidad para disfrutar de todo el bienestar que le rodea. En definitiva, le deseas toda la felicidad posible. En eso creo que todos estamos de acuerdo, ahora bien, el proceso para ayudarles a alcanzar ese objetivo es en el que cada uno de nosotros diferimos.


En España la ley reconoce el derecho de los padres a educar a sus hijos y garantiza la libertad que tienen en la educación de sus hijos en conciencia según sus valores. La Constitución Española reconoce el derecho de todos los españoles a la educación y a la libertad de enseñanza.


En conciencia según sus valores” y aquí tenemos lo que nos une y, a la vez, lo que nos hace diferentes a cada uno de nosotros, nuestros valores. La mayoría de “nuestros valores” no son nuestros. La mayoría son adquiridos a través de nuestra cultura, de nuestro grupo, de nuestra familia. Son asumidos por “contagio”, sin pasar por el filtro de una "conciencia" que nos permita elegirlos. Cada padre/madre viene con una carga que va a condicionar mucho su legado. En ocasiones no somos conscientes de las normas y valores que seguimos, o dicho de otra manera, no somos conscientes de si determinadas normas y valores que seguimos son razonables y sanos para nuestros hijos, ni siquiera nos planteamos si lo fueron para nosotros. Nos resulta más fácil ver en otros los fallos en esa transmisión de valores y en la educación de sus hijos, pero muy difícil cuestionar nuestras “creencias”.


Traducido en términos de Análisis Transaccional, nuestros valores estarían fijados en el Estado del Yo Padre sin haber sido decididos por el Estado del Yo Adulto (conciencia). Si los valores no han sido pasados por el filtro de la conciencia difícilmente se puede garantizar una educación buena o adecuada. 

Vamos a ver un ejemplo lejano a nuestra cultura en el que nos será fácil descubrir la contaminación del Estado Adulto o la falta de conciencia. 

Aproximadamente 125 millones de niñas y mujeres son sometidas a la mutilación genital a pesar de que les produce graves problemas de salud durante toda la vida (Dolor intenso, hemorragia. shock / muerte, dificultades para orinar, infecciones, consecuencias psicológicas, lesión en órganos cercanos, problemas urinarios, afectación de la salud sexual y reproductiva como complicaciones en el parto/ recién nacido/a, problemas menstruales y genitales, disminución del deseo sexual por la asociación del sexo a dolor intenso). El Estado Adulto de los individuos que aplican o admiten estas practicas ignora o descuentan (a pesar de tenerlos delante o sufrirlos) estos datos/hechos y sólo esperan con fe (creer sin ver) los beneficios que reportará tal absurdo acto: asegurar que sus hijas puedan contraer matrimonio cuando sean mayores. Estas creencias y mitos son mantenidos generación tras generación.

Tampoco importan los datos oficiales que se manejan,por ejemplo, en un país como El Chad, a nivel nacional más de un tercio de las mujeres de 15 a 49 años casadas (35%) fueron víctimas de violencia física, psicológica y / o sexual, causada por su cónyuge al menos una vez en su vida (EDS-MICS, 2015), esto también quizás sería un dato a tener en cuenta por su Estado Adulto para advertir que quizás no es tan buen negocio para sus hijas el matrimonio.

En principio parece que estos datos no sirven para informar al estado del yo Adulto para que éste, a su vez, decida cuestionar a su Estado del Yo Padre y actualizar sus valores a la luz de los nuevos datos. Al contrario, el Estado del Yo Padre, tanto del hombre cómo el de la mujer, contamina a su Adulto y creen firmemente que todo esto se hace por su bien y que son maltratadas porque es lo normal cuando no obedecen o que se lo han merecido.

De esta manera la educación puede anular la capacidad crítica del educando e incapacitar al  Estado del yo Adulto para interpretar los datos de manera adecuada y, por tanto, de tomar las mejores decisiones. En el caso anterior, la educación crea una relación en la que el marido puede relacionarse con la mujer desde cualquier Estado del Yo, pero ella sólo lo puede hacer desde el Estado del Yo Niño Adaptado.

La Convención de Estambul reconoce que la violencia contra las mujeres es uno de los mecanismos sociales por los cuales las mujeres se mantienen en una posición de subordinación a los hombres (Consejo de Europa, 2011). Sin embargo, seguramente los padres de esas mujeres sólo buscan “el bien de ellas” y su adecuación a los valores del grupo cuando las someten a ese destino cruel.

Y es que la mente humana trabaja con hipótesis, construimos hipótesis para alcanzar nuestros objetivos o evitar nuestros miedos. Si “hago.....me pasará esto”, “si no hago …...me pasará lo otro”. Estas hipótesis se unen a las creencias que nos han sido transmitidas como “verdades absolutas”, normas o “comportamientos que tienes que hacer o tener” para ser admitido en el grupo social. De esta manera verdaderos disparates pueden formar parte de “creencias y tradiciones” durante muchas generaciones.

Sólo desde un Estado del Yo Adulto bien informado, con un Estado del Yo Padre Crítico y Nutritivo positivo, que cuida y ama al Estado del Yo Niño,  y estos tres estados trabajando en armonía, sólo entonces, podemos disfrutar del bienestar y desarrollar nuestras mejores capacidades humanas.

Así podemos encontrar creencias tan futíles como “si comes por la calle no encontrarás novio” hasta la aberración de la ablación sexual, o creencias tan compasivas como “si contribuyo a que te sientas mejor, yo ganaré también” y altruistas como “Dar es mejor que recibir”.

Pero también nuestro Estado del Yo Padre puede someternos con violencia o sabotearnos provocando gran sufrimiento. O protegernos con límites sanos y cuidándonos para mantener nuestras salud física y psicológica.

  • ¿Has pensado alguna vez cómo te tratas a ti mismo, cómo te cuidas y te proteges?
  • ¿Cómo son tus creencias?
  • ¿Qué valores o creencias hacen que no o si cuides de las necesidades de tu Estado del Yo Niño/a Interno?
  • ¿Qué tipo de violencia o sufrimiento te autoinflinges?
  • ¿Tus creencias sobre ti mismo hacen sentir bien y segura/o a tu Estado del Yo Niño/a Interno?
  • ¿Como es tu diálogo interno cuando estás sufriendo?





domingo, 9 de junio de 2019

PAN: Padres empoderados educan empoderando



PAN: Padres empoderados educan empoderando

La verdad es que todos queremos ser los mejores padres del mundo y queremos que nuestros hijos sean los hijos más felices y bien educados del mundo. Si, no regateamos en nada cuando se trata de nuestro retoños. Cuánto los queremos!!!....Pero, todo puede complicarse mucho emocionalmente cuando se trata de educarlos.

Te suenan las frases: No puedo con ella/el. Se pone como un/a... y me saca de quicio. No se que más puedo hacer con él. Siempre terminamos igual.

A muchos de nosotros nos han educado con emociones negativas. Recuerda aquello de “la letra con sangre entra”, cuánto daño ha hecho a la humanidad. 

Las caras de ira de nuestras figuras parentales, sus palabras hirientes o sus castigos severos nos hicieron grandes heridas que se unieron al amor que sentimos por ellos. Éste comportamiento y las emociones asociadas se quedaron grabadas en nuestro inconsciente, en unas redes neuronales que se activan cuando volvemos a estar en la misma situación pero en el rol contrario. Cuanto más los queremos, más saltará automáticamente esta red cargada de emociones de miedo, rabia, impotencia, superioridad etc. En fin, un desastre!

No, seguramente tú ahora no gritas, no pegas, no muestras tu ira y no castigas con la zapatilla. Pero, es posible que tu no verbal exprese la misma cara que se imprimió en tus neuronas. Seguramente tu mandíbula se apriete, tu sangre se acelere para reforzar tus extremidades, tu nariz se ensanche para tomar más oxígeno y/o empieces a dar grandes discursos y reproches para sacar tanta energía acumulada en tu cuerpo. Así que, el niño de hoy, tu pequeño/a querido/a,   probablemente se sentirá como tú te sentiste en tu infancia.

Tu Padre Crítico Negativo activará una y otra vez al Niño Sumiso o Rebelde Negativo de tus hijos, que aprenderán a desarrollar sus estrategias manipulativas para obtener tu aceptación. Estarás entonces educando precisamente como realmente quierías evitar.

El modelo PAN enseña a crear un entorno nutritivo, estable, seguro, de apoyo y estructurado. Que pretende evitar que actúe nuestro Padre Crítico Negativo, manteniendo los límites necesarios y ofreciendo permiso y protección a nuestros hijos.

Es básicamente un proceso mediante el cual los niños crecen a través de sus errores y aprenden de las consecuencias de sus decisiones.

Hay 2 reglas básicas en el método el PAN:

  • Los adultos establecen límites firmes de manera amorosa sin ira, sermones, amenazas o advertencias repetidas.

Desde el Estado del Yo Adulto, Padre Positivo y Niño Natural Positivo. Cuando quieras establecer límites utiliza peticiones realizables, considera los errores como oportunidades de aprendizaje y resiste la tentación de regañar o quejarte.

  • Cuando los niños se portan mal y causan problemas, los adultos devuelven al niño la responsabilidad de solucionar ahora o evitar estos problemas en el futuro de manera amorosa.
Ofrece empatía antes de habla de las consecuencias, usa pocas palabras y acciones de forma amorosas, retrasa las consecuencias cuando sea necesario y ofrece a los niños el permiso de responsabilizarse y resolver sus problemas.

El proceso del PAN.

  • Control compartido: gana en control cediendo el control que no necesitas (y, a menudo, el control que necesitas evitar).
  • Pensamiento compartido / toma de decisiones: Brinda oportunidades para que el niño participe con la mayor cantidad opiniones-reflexiones- toma de decisiones.
  • A partes iguales Empatía y Consecuencias – La ausencia de ira hace que el niño pueda pensar y aprender de sus errores. Tu ira bloqueará tu cortex y activará su amigdala, no podrá aprender nada, sólo reaccionar a tu ira.
  • Padre Nutritivo Positivo: está actitud siempre estará cerca para aconsejar y permitir que el niño tome la decisión, consciente de que es educativo que el niño cometa la mayor cantidad de errores en los momentos que los daños no sean graves.

Los 4 estilos de educar

El padre del helicóptero (Permisivo- P Nutritivo -): este tipo de padre navega alrededor del hijo, lo rescata y lo sobreprotege. Miman, rescatan y son sobreprotectores. Usan el control emocional y la culpa, y son intrusivos. Persiguen, se quejan y juegan a la víctima. Toman decisiones por “el bien de los adolescentes” y se lo justifican. Suelen juegan a “Si no fuera por mi”, o “qué he hecho yo para merecer esto”, “Con lo que he hecho por tí” y todas sus variables.

Envían mensajes como:
"Eres frágil y no puedes hacerlo sin mí". "Necesitas que ejecute la interferencia".
"Necesitas que te proteja".
"No puedes lograrlo en la vida sin mí".

El padre sargento instructor (Autoritario- P Crítico -): este tipo de padre exige que sus hijos lo hagan ahora, a su manera ¡¡SI o NO!! Son inflexibles, sermoneados y controladores. Usan palabras ásperas y humillaciones, muestran enojo, castigan, y algunas veces son crueles. Son dominantes, críticos, agresivos, intrusivos (a veces con un dedo apuntando). No ofrecen opciones y dan muchas órdenes de "deberías". Juegan a “Ahora te agarré desgraciado”, “Si no fuera por mi”,

Ellos envían mensajes como:
"No puedes pensar".
"Tengo que pensar por ti, mandarte y decirte qué hacer".
"No eres capaz de hacerlo ".

El padre negligente: están emocionalmente ausentes, físicamente ausentes y no están disponibles. Son indiferentes, no comunicativos, distantes, absortos en sí mismos, no comprometidos, desestructurados, desapegados y, a veces, crueles.

El padre Consejero/Consultor (Respetado): estos padres dan apoyo y empoderamiento. Creen en sus hijos y dan la bienvenida a los errores como una oportunidad para aprender. Comparten historias personales de éxito y fracaso, ofrecen opciones, guías para explorar alternativas y permiten que las consecuencias ocurran naturalmente. Modelan un comportamiento responsable y compasivo, y creen que hablar menos es lo mejor.

Ellos envían mensajes como:


"Será mejor que piense por ti mismo porque la calidad de tu vida tiene mucho que ver con las decisiones que tomes".

Los 4 pasos para fomentar en los niños la autonomía
  • Dale al niño una tarea que puedan manejar.
  • Confía en que la puede hacer.
  • Permite que los resultados sean valorados a partes iguales con empatía y las consecuencias que se deriven.
  • Repetir la misma tarea.

Los 5 pasos para acompañar a los niños en su responsabilidad de resolver sus problemas:
  1. Empatía - "Qué triste". "Apuesto a que eso duele". “Puedo entender que no te guste”
  2. Enviar el mensaje de poder: "¿Qué crees que puedes a hacer ahora?"
  3. Ofrecer opciones: "¿Te gustaría saber lo que otros niños hicieron?"
    • En este punto, ofrezca una variedad de opciones que van desde las malas hasta las buenas decisiones. Por lo general, es mejor comenzar con las malas decisiones. Cada vez que se ofrece una opción, continúa con el paso cuatro, obligando al niño a expresar las consecuencias en sus propias palabras. Esto significa que va a ir y venir entre los pasos 3 y 4.
  1. Haz que el niño reflexiones sobre la consecuencia de las opciones: "¿Y qué ocurriría con ..?"
  2. Dar permiso para que el niño resuelva el problema o no lo solucione
“Buena suerte. Espero que te funcione."

No te preocupes. Si el niño es lo suficientemente afortunado como para hacer una mala elección, puede tener una doble oportunidad de aprendizaje.

Consecuencias vs. Castigo
Las consecuencias (Padre Crítico Positivo) expresadas con empatía (Padre Nutritivo) colocarán al niño en modo de pensamiento / toma de decisiones (Adulto) y el problema se convertirá en el “malo”, no el padre, el padre seguirá siendo su figura de protección.

El castigo (Padre Crítico Negativo) generalmente provoca una respuesta emocional, un deseo por parte del niño de ser astuto (Niño Adapatado Sumiso o Rebelde Negativo) en lugar de más responsable, y el padre se convierte en el malo, no en el problema.

Consejos y trucos

Peticiones realizables

  • Siempre expresa lo que el niño va a hacer, no lo que cree que el niño debería hacer.
  • Habla solo desde tu perspectiva porque eres el único que puedes controlar.
  • Asegurate de que realmente se puede cumplir la petición que estás haciendo.

Retrasar las consecuencias

  • Retrasar las consecuencias le da tiempo para pensar en una buena y le da la oportunidad de obtener ideas de otras personas y obtener el apoyo que necesitará para llevar a cabo su plan.
  • Cuando surja un problema y necesites retrasar las consecuencias porque las quieres meditar o no se pueden ofrecer, simplemente di: “Oh no. Esto es triste. (Niño)Voy a tener que hacer algo al respecto (Padre C+). Pero no ahora, más tarde (Adulto). (Padre N+) No te preocupes ahora, ya lo hablamos."
  • Deja que el niño piense que se ha salido con la suya, y luego haz un plan con la ayuda de otros (Adulto) y lleva a cabo el plan si el niño se niega a resolver el problema por su cuenta.

Dar opciones
Da tantas opciones como pueda mientras el coste sea pequeño para que puedas ganar control cuando las apuestas sean más altas.

Al dar opciones, comienza con frases como:

"Puede ser mejor para ti ..."
"preferirías ..."
"Siéntete libre de ..."
"Tú puedes elegir cualquiera …"

Solo da opciones con las que puedas estar de acuerdo.
Recuerdo que una de las técnicas de atención al cliente es ofrecer varias soluciones que sean buenas y posibles para la empresa, el cliente siempre pensará que son opciones personalizadas y que se le tiene mucho en cuenta, es verdad, pero es un gana-gana.

Nunca des una opción antes de que hayas discutido sobre la norma o petición original y sus consecuencias. Si esto no se menciona el niño puede creer que le es fácil manipular.


Lenguaje PAN
  • Usa frases cortas cuando la explicación no sea necesaria o te arriesgas a iniciar una discusión sin sentido.
  • No tengas miedo de ser un disco rayado.
  • Prueba estas frases cortas que te sugiero. Elige una o dos que funcionen para ti.
"Buen intento".
"Probablemente sea así".
"Te quiero demasiado para discutir".
"Podría ser".
"Probablemente te lo parezca".
"¿No te alegras de que no lo crea?"
“Espero que superes ese sentimiento. Te quiero un montón."

 Otras sugerencias:
  • La pregunta que queremos que se hagan nuestros hijos es "¿Cómo me afectará la próxima decisión que tome?". (Adulto) Los niños que tienen padres que toman todas las decisiones por ellos no aprenden a tomar sus propias decisiones. Entonces, cuando necesitan tomar una decisión, no la toman, se sienten incapaces. Tomarán sus decisiones en base de lo que es correcto para los demás o como pueden ocultar sus decisiones a los que les rodean.
  • Los padres pueden elegir cómo lidiar con cualquier situación. Pueden despotricar y delirar, ceder y asumir y alejar el problema del niño, o pueden permitir que las consecuencias las asuma el niño, lo que a su vez creará una lección de por vida.
  • Los niños necesitan sentir que están haciendo una inversión en su hijo para tomárselo en serio, creer que eso será bueno para ellos.
  • Los niños deben entender que la confianza se basa en hacer y mantener acuerdos. Cuanto mas
  • los acuerdos que se mantengan, más confianza se construye. Cuantos más acuerdos no se cumplan, más se rompe la confianza y el niño se da cuenta de cuántas veces al día puede un padre confia o no confía en ellos.
  • Recuerda escoger sabiamente tus luchas de poder o batallas. No vale la pena pelear por muchas cosas. Si eliges la pelea, mejor si la ganas
  • Nunca discutas con tus hijos. No vas a ganar
  • No fastidies o recuerdes una y otra vez. Diles lo que necesites una sola vez. Son lo suficientemente inteligentes como para recordar si es importante para ellos.
  • Hable sobre las cosas que a tu hijo le gusta hacer y explica exactamente lo que necesitas ver de él / ella con el fin de obtener su compromiso de cambio (esto sucede cuando se ha producido un mal comportamiento).
  • Permitir que un niño tenga el poder de acceder a las cosas que son importantes para él / ella. Ellos elegirán las cosas más importantes para ellos. No elijas por ellos.
  • Preservar la relación a toda costa. Haz que el problema sea el comportamiento, no el niño.
  • Cuando necesite hablar con el niño sobre su comportamiento, hazlo en aguas tranquilas cuando todo esté bien.
  • Puedes pedirles que propongan soluciones de lo que debería suceder cuando se produce un mal comportamiento.
  • Ten un plan B en caso de que no cumpla con su compromiso cuando surge un problema.

Después de usar 5 pasos, las peticiones realizables exigibles, las consecuencias demoradas y las frases cortas y que asuma su responsabilidad, aléjate. No te quedes para lo que podría convertirse en una discusión sin sentido o una lucha de poder. Vuelve con lo que estabas haciendo para demostrar que tu vida continúa y no estás preocupado por eso. Tu no tienes un problema, recuerda, el problema a resolver lo tiene él.


¡Sonríe! Tú elige si te sientes feliz con tu rol o te quedas triste y frustrado. Las consecuencias para el niño si las dices con una sonrisa empática son mucho más fácil de tragar.




Fuente: Parenting with Love & Logic Forster Cline, M.D. & Jin Fay



martes, 7 de mayo de 2019

Ikigai o la razón de ser o el Estado del Yo Niño


En Japón, millones de personas tienen Ikigai, una razón para levantarse de la cama cada mañana.

¿Cuál es tu razón para levantarte por la mañana?

Se dice que la isla japonesa de Okinawa, donde Ikigai tiene sus orígenes, es donde se encuentra la población de centenarios más grande del mundo.

¿Podría el concepto de Ikigai contribuir a la longevidad?

Dan Buettner , autor de "El Secreto de Las Zonas Azules: Come Y Vive Como La Gente Más Saludable del Planeta" , cree que sí.

Y según Buettner, el concepto de Ikigai no es exclusivo de los habitantes de Okinawa: "puede que no haya una palabra para designarlo, pero en las cuatro zonas azules como Cerdeña y la Península de Nicoya, se vive el mismo concepto entre las personas longevas".


Tu ikigai está en la intersección de lo que eres bueno y lo que amas hacer", dice Hector García , coautor de Ikigai: El secreto japonés para una vida larga y feliz. Él escribe: “Así como los humanos han codiciado objetos y dinero desde el principio de los tiempos, otros humanos se han sentido insatisfechos ante la implacable búsqueda del dinero y la fama y se han centrado en algo más grande que su propia riqueza material. Esto se ha descrito a lo largo de los años utilizando muchas palabras y prácticas diferentes, pero siempre respondiendo al núcleo central del sentido de la vida ".

Descubrir tu propio Ikigai se dice que trae satisfacción, felicidad y te hace vivir más tiempo.

Lo que te importa profundamente puede desbloquear tu Ikigai. Por ello lo fundamental para encontrar tu razón de ser es seguir la curiosidad del Estado del Yo Niño.

El filósofo y líder de los derechos civiles, Howard W Thurman , dijo: "No te preguntes qué necesita el mundo. Pregúntate qué te hace sentir vivo y hazlo. Porque lo que el mundo necesita es más gente que se sienta viva".

El problema para millones de personas es que dejan de sentir curiosidad por las nuevas experiencias, se dejan atrapar por sus responsabilidades y rutinas, lo que se ha venido llamando la "zona de confort".

Empiezan a perder su capacidad de maravillarse, de ilusionarse.

Albert Einstein nos animaba a seguir nuestra curiosidad. Se le atribuye a él que dijo en una ocasión:

“No pienses por qué preguntas, simplemente no dejes de preguntar. No se preocupe por lo que no puede responder y no trate de explicar lo que no puede saber. La curiosidad es su propia razón de ser. ¿No estás asombrado cuando contemplas los misterios de la eternidad, de la vida, de la maravillosa estructura detrás de la realidad? Y este es el milagro de la mente humana: usar sus construcciones, conceptos y fórmulas como herramientas para explicar lo que el hombre ve, siente y toca. Intenta comprender un poco más cada día. Ten una sagrada curiosidad ".

Nacemos curiosos. Nuestro impulso insaciable de aprender, inventar, explorar y estudiar merece tener el mismo reconocimiento que cualquier otro impulso en nuestras vidas.

La autorealización se está convirtiendo en la principal prioridad para la mayoría de nosotros en las sociedades desarrolladas. Millones de personas todavía luchan por encontrar lo que deben hacer. Lo que les emociona. Lo que les hace perder el sentido del tiempo. Lo que saca lo mejor de ellos.

"Nuestra intuición y curiosidad son unos compases internos muy poderosos que nos ayudan a conectarnos con nuestro ikigai", dicen en su libro Héctor García y Francesc Miralles.

Nietzsche también dijo que “el que tiene un porqué vivir, puede soportar casi cualquier cómo”. El porqué vivir de Nietzsche es el Ikigai japonés, es toda la fuerza y la motivación que se activa desde el Estado del Yo del Niño que describió Berne, que la canaliza y la actúa el Adulto con sus habilidades y que apunta y se orienta hacia los valores del Estado del Yo Padre.

¿Conoces ya tu Ikigai? ¿Conoces ya a tu Estado del Yo Niño, lo que amas?

Encuéntralo y síguelo con todas tus fuerzas. Tu vida merece ser vivida con todo su sentido.



lunes, 6 de mayo de 2019

EL ADULTO MINDFUL DE LAS TRES PPP PARA EVITAR DEL TRIÁNGULO DRAMÁTICO

EL ADULTO MINDFUL DE LAS TRES PPP

PARA EVITAR
DEL TRIÁNGULO DRAMÁTICO


Hace bastante tiempo que empecé a practicar Mindfulness, mi intención era utilizarlo como herramienta útil para trabajar en mi crecimiento personal  con el Análisis Transaccional y que me facilitara mi autoreparentalización.

Creí que el Análisis Transaccional necesitaba un espacio interno en el que analizar sus conceptos de juegos, caricias, estructuración del tiempo, descuentos, impulsores, etc. y también un espacio y un tiempo para practicar virtualmente las nuevas decisiones. Me encantó cuando descubrí "la atención plena"(Mindfulness) y la meditación porque ofrece ese tiempo y espacio necesario para tomar conciencia de nosotros y de nuestras relaciones, de nuestras necesidades y de qué patrones de pensamiento, emociones o comportamientos no son adecuados en el aquí y ahora, y, lo más importante, qué nuevos comportamientos deseo desarrollar para conseguir vivir bajo mis valores y metas.

Suelo dedicarle todos los días, desde hace un par de años,  una media hora diaria para trabajar algún sentimiento, pensamiento o comportamiento que quiero fomentar. Estoy preparando un curso que hace tiempo me comprometí a ofrecer, en el que se aúnan los conceptos de AT con los ejercicios de Mindfulness y Compasión y que promete ser muy útil.  Os lo anunciaré aquí en cuanto esté preparado. Ahora vayamos a  desarrollar el tema de este post.

La  neurociencia ya ha confirmado que la plasticidad cerebral nos permite cambiar nuestros viejos patrones de respuesta por otros nuevos si los ejercitamos con la suficiente regularidad y dejamos de activar los antiguos. Nuevas rutas se crean en el cerebro a través del aprendizaje y la práctica, de forma muy parecida a como se forma un camino de montaña a través del uso diario de la misma ruta por un pastor y su rebaño. Las neuronas se comunican entre sí mediante conexiones llamadas sinapsis y estas vías de comunicación se pueden regenerar durante toda la vida. Cada vez que se adquieren nuevos conocimientos (a través de la práctica repetida), la comunicación o la transmisión sináptica entre las neuronas implicadas se ve reforzada. Una mejor comunicación entre las neuronas significa que las señales eléctricas viajan de manera más eficiente a lo largo del nuevo camino. Por lo tanto, tu decides qué practicas cada día. A qué emociones les dedicas tu atención.

Os voy a compartir aquí uno de los ejercicios realizo. Primero os pongo en antecedentes, a los que no conozcáis el Triángulo Dramático, de qué se trata, luego os hablaré de cómo y qué es lo que practico.

El triángulo dramático


El triángulo dramático representa un tipo de comunicación destructiva que suele ocurrir cuando entramos en conflicto entre nosotros. Fue creado por primera vez por Stephen Karpman, M.D., un alumno de Eric Berne, M.D., el padre del Análisis Transaccional. Más tarde, fue revisado y ampliado en 'The Winner's Triangle' por Acey Choy en 1990 y luego por David Emerald (2009) en su libro 'The Power of TED (The Empowerment Dynamic).

Básicamente, parte de la idea de que cuando actuamos en la vida, cuando estamos en el conflicto, todos elegimos un rol y después cambiamos de rol rápidamente. Estos 'roles' son alentados por la sociedad moderna, que se basa en la 'justicia' o lo que es correcto o no correcto.

Estos son los roles de:

1. La Víctima

La postura de la Víctima es "¡Pobre de mí!" La víctima se siente víctima, oprimida, indefensa, desesperada, impotente. Ella no se siente responsable de lo que le pasa ni de como superar esa situación, necesita que alguien externo le ayude. La Víctima, si no está siendo perseguida, buscará un perseguidor y también un salvador que la rescate en el momento adecuado, aunque este rescatador o salvador perpetuará en la victima los sentimientos de indefensión.  Por lo tanto, tanto perseguidor como salvador colaboraran en perpetuar a la Victima en su rol. Normalmente actúa desde su estado del Yo Niño

Pensamientos:
  • Lo que me pasa en la vida no es mi culpa
  • Soy impotente
  • Mis sueños no son posible
  • "Pobre de mí"
Sentimientos:
  • Desamparado y Desesperado
  • Victimizado
  • Se descuenta a sí mismo y su poder
Comportamientos:
  • Como reacción ante los problemas y el drama pueden distanciarse, aislarse o rendirse.
  • Poca energía para actuar.

2. El salvador

La postura del rescatador es "Déjame ayudarte, puedo arreglarlo". Es un salvador clásico, el salvador se siente culpable si no va al rescate de la victima. El rol de salvador es muy importante para la persona que lo ejerce, ya que su principal interés oculto y real es evitar sus propios problemas utilizando para ello el sentimiento de preocupación por las necesidades de la Víctima. Normalmente se activa desde el estado del Yo Padre Nutritivo Negativo.

Pensamientos:
  • Debo salvar a otros del sufrimiento.
  • Si lo hago bien, seré "digno de ser querido".
  • Me preocupo por ellos

Sentimientos:
  • Miedo de no ser necesitado
  • Se siente perseguido cuando la víctima no acepta su ayuda.
  • Se siente "superior" a la víctima

Comportamientos:
  • Se mete sin que le llamen para “salvar” las situaciones
  • Fomenta la dependencia y ser indispensable.
  • Puede manipular o mentir para proteger a los demás.

3. El Perseguidor

El Perseguidor insiste: "Todo es tu culpa". El Perseguidor es controlador, culpabilizador, crítico, opresor, enojado, autoritario, rígido y se cree superior. Podemos imaginarlo como un juez en un tribunal, donde el drama se desarrolla y ellos son los que tienen el poder de juzgar la culpabilidad de los otros. Por lo tanto, es un juego de culpar a la víctima. Normalmente se activa desde el estado del Yo Padre Crítico.

Pensamientos:
  • Debo ganar
  • Dominando a otros tendré éxito
  • Yo se mas
Sentimientos:
  • Defensivo, en guardia
  • Control
  • Superioridad
Comportamientos:
  • Domina y controla
  • Critica y culpa
  • Ejerce poder encubierto o abierto sobre los demás.
  • Manipulativo

En última instancia, los tres roles acaban sintiéndose Victimas de los demás.
Si queréis más información sobre el Triángulo Dramático podéis encontrarla en estos post:


Inteligencia Emocional o el Triángulo del Ganador

El Triángulo Dramático Actualizado



El Adulto Mindful


El Adulto Mindful es el Estado del Yo  que se activa cuando practico Mindfulness o meditación, y es el estado del yo al que procuro acceder la mayor parte del día, porque me aporta calma, claridad mental y satisfacción.

El Adulto Mindful es un estado consciente del "aquí y ahora", que conoce, coordina y gestiona las necesidades de su Niño Interno y los valores y principios de su Padre Crítico y Nutritivo.

El Adulto Mindful está en constante autoreparentalización, buscando la coherencia y el bienestar interno, apoya la curiosidad y la necesidad de crecimiento del Niño Libre Interno y trabaja para que el Estado del Yo Padre compasivo y retador pueda ofrecer los permisos y  la seguridad y protección que la persona necesita.



Vamos a ver como evitar el Triángulo Dramático con la ayuda del Adulto Mindful:

Para detener la respuesta automática que se activa desde nuestro Estado del Yo Padre o Niño seguiremos el siguiente proceso que nos situará en el Adulto Mindful:

Respira: respira y conecta con tu cuerpo (previamente has de tener práctica con tu respiración y conexión con tu cuerpo, hay muchos ejercicios en internet que te servirán)
Movimiento: las emociones requieren su catarsis: un movimiento ayudará a expresarlas.
Pregunta: pregunta para interesarte por el otro, esto será básico para que el otro desee escucharte después
Escuchar: Escuchar tanto interna como externamente es una herramienta poderosa.
En todo este proceso tu Adulto Mindful está en contacto con tu cuerpo y aceptando sus emociones y lo que ocurre, sin juzgar y sin reaccionar a ello, sólo poniendo su atención en lo que está ocurriendo.

Estos movimientos te alejan de los pensamientos negativos y tus respuestas automáticas y te hacen conectar con tu cuerpo. Entrar en el Adulto. Desde aquí podemos avanzar hacia los roles del triángulo, desde los que en vez de proyectar en el otro nuestras deficiencias, asumiremos la responsabilidad personal de nuestras acciones y elecciones.

Desde el Estado del Adulto Mindful podremos elegir el rol positivo que necesitamos actuar en cada momento.

1. Pregúntate (Creador)

Aquí estamos facultados para pedir ayuda y mostrar nuestra vulnerabilidad y también para crear soluciones. Nos enfocamos en nuestra visión y en los resultados que deseamos. Asumimos la plena responsabilidad de iniciar las acciones necesarias para lograr los resultados deseados.

Pensamientos:
  • Tengo elección a pesar de mis circunstancias
  • Creo en el crecimiento continuo y en la enseñanza que me aportan mis errores
  • Estoy centrado en lo que quiero crear

Sentimientos:
  • Esperanzado
  • Energizado
  • Inspirado
  • Adaptable

Comportamientos:
  • Acción orientada hacia los resultados deseados
  • Se responsabiliza de tomar decisiones y emprender acciones
  • Se pone pequeñas metas para aprender y crecer

Permisor (Entrenador)

Nos damos permiso para ser receptivos, para ser sensibles y serviciales, al mismo tiempo que somos conscientes de nosotros mismos y de nuestras necesidades. Empoderamos a las personas a través de la indagación para ayudarles a ganar claridad.

Pensamientos
  • La gente es ingeniosa y creativa.
  • Confío en los demás y en sus habilidades.
Sentimientos:
  • Compasivo y comprometido
  • Reflexivo
  • Protector y autónomo
Comportamiento:
  • Usa las preguntas para ayudar a los demás y para desarrollar en ellos su propia visión y claridad para que puedan tomar sus propias decisiones.
  • Empodera y promueve el desarrollo de los otros.
  • Alienta y proporciona refuerzo positivo

Poder (Retador)

Poder para poner límites y retar a la acción y al aprendizaje. Estimula al aprendizaje y al crecimiento y provoca la acción: "¿Qué puedo aprender de esta situación?"

Pensamientos:
  • Las cosas se desarrollan a su propio ritmo
  • Puedes hacerlo
  • Confía en el proceso
Sentimientos:
  • Autoconciencia
  • Empoderado para vivir sus valores.
  • Confiado, directo y claro.

Comportamientos:
  • Provoca o estimula a sí mismos y a otros a tomar acción
  • Se centra en la mejora y el crecimiento.
  • Se responsabiliza de sí mismo y confía que los demás se responsabilicen de si mismos.

Pero todo eso no servirá de nada si la intención detrás de esto es el resentimiento, tratar de cambiar al otro, educar, arreglar o demostrar algo, entonces no actuaremos desde la compasión y nos dirigiremos de nuevo al Triángulo Dramático.

La clave es no estar interesados por los resultados y permitir que las personas sean, exactamente como son, incluyéndonos a nosotros mismos.

¿Eres capaz de dejar ser y dejar que los demás sean como son?

La práctica de la compasión y el altruismo serán fundamentales para fortalecer nuestro Adulto Mindful.

Ya sabes que desde el Estado del Yo Padre negativo uno está persiguiendo o salvando (Crítico o Nutritivo) a un Estado del Yo Niño sumiso o Rebelde.

El Adulto Mindful se relacionará saludablemente con los Estados del Yo Niño.

Y para garantizar que nuestro Adulto Mindful pueda funcionar desde las tres PPP, necesitamos desarrollar y cultivar sentimientos y cualidades como:

Amor – amor como sustantivo y como verbo. El amor es "aceptación" y una "disposición a experimentar y a aceptar incondicionalmente": actuar de acuerdo con la motivación interna, pero no basada en el miedo.
¿Puedes amar a tus enemigos y a ti mismo?

Empatía: la capacidad de comprender y compartir los sentimientos del otro. La empatía proviene de comprender que todos estamos interconectados y que lo que hago con el otro es lo que quiero que hagan conmigo mismo.

Confianza: confianza en que las personas son seres completos, en crecimiento, que no necesitan reparaciones, para ello partimos de una creencia básica de que todos somos creadores únicos. Esto genera confianza y empoderamiento. También confiamos en que todo está funcionando como debería. Todo está bien, estoy bien, tú estás bien.

Gratitud: en lugar de querer y necesitar lo que no tengo, estoy agradecido por todo lo que me han dado y recibido. Esto nos hace sentir increíblemente bien y me permite actuar positivamente desde el amor; entender que la honestidad en las relaciones es un regalo que te ayuda a crecer.

Responsabilidad: entiendo que solo yo soy responsable de mis pensamientos, sentimientos y acciones. Entiendo que esto puede tener una influencia en el mundo y que es un poder que conlleva una gran responsabilidad. Soy dueño de mi propio poder y lo uso sabiamente, no buscando culpar a otros, ser una víctima o salvar a otros innecesariamente.

Límites: "sí" y "no". Decido que quiero o no quiero para mi mismo o de lo que quiero o no ser parte. Soy consciente de que los límites me permiten no quemarme bajo un exceso de empatía, o permitir mi utilización o la violación de mis recursos por otros. Entiendo mis límites físicos y establezco mis propios límites emocionales. Me tomo el tiempo de sentir lo que es un sí y un no para mí y comunicarlo con claridad y honestidad a los demás.

Comunicar: con honestidad y sensibilidad, sin apegarme al resultado, pero con cuidado y consideración de los sentimientos y las necesidades, tanto propias como de las otras personas, y al mismo tiempo comunicar con sinceridad.

Todas estas cualidades las tenemos, seguramente no las hemos practicado lo suficiente como para que surjan de manera natural en nuestro día a día, por ello es muy importante practicarlas diariamente hasta que podamos finalmente "sentirlas" con naturalidad.

Yo suelo elaborar mis propias meditaciones o visualizaciones, aunque a veces también me gusta recurrir a algunas de las que encuentro en Youtube o en internet. No lo dudes, invertir en crear nuevas sinapsis neuronales es invertir en salud y mejorar tu calidad de vida.