miércoles, 17 de agosto de 2011

Las relaciones de pareja desde el Análisis Transaccional

Voy a estructurar el análisis de las relaciones de pareja desde el punto de vista del Análisis Transaccional en estos 10 aspectos:

1 Un hambre de relación: ¿Qué es todo esto?
2 Ego modelo de Estado: Una manera de describir nuestro interior psicológico.
3 Tres necesidades relacionales: ¿Qué quiere el uno del otro.
4 Guión: Conseguir patrones de conducta que nos aporten la seguridad infantil desactualizada.
5 Simbiosis: Una forma no adecuada de estar en relación.
6 Juegos: Una forma aún peor de estar en relación.
7 estructurar el tiempo: ¿Cómo la pareja pasan el tiempo juntos y que otras opciones que podría ser?
8 Caricias: Cómo obtener las caricias positivas.
9 Descuentos: ¿Qué no hacer?
10 posiciones de la vida: Una vez que estés en el lado adecuado, la vida se ve mucho mejor.

Empecemos pues por las Hambres en la Relación:


Como seres humanos somos criaturas profundamente relacionales y sociales. Cuando nacemos somos totalmente dependientes del cuidado y la interacción de nuestros padres o tutores para que nos proporcionen lo que necesitamos en términos de comida, el calor, la protección y la estimulación. Sin embargo, nuestras necesidades de dependencia van más allá de este nivel material. También tenemos nuestras necesidades de estimular nuestro cerebro para que podamos desarrollar vías para la fijación y la regulación emocional. El bebé es una parte activa de esta relación con los padres y aprende cómo ponerse en contacto y del impacto de otras personas. Junto con nuestros padres, podemos desarrollar la estabilidad emocional, un sentido de identidad, el uso del lenguaje y una visión compartida "historia" o relato sobre cómo vemos a nosotros mismos y del mundo.

Sin la interacción con otros seres humanos que no seríamos capaces de crecer y convertirnos en lo que realmente somos.

Para cumplir con estas necesidades Eric Berne, el fundador de la teoría del Análisis Transaccional, ha llamado este camino hacia la relación el "hambre de relación". El mismo concepto es también fundamental en una rama británica del psicoanálisis llamada teoría de las relaciones objetales.

Anhelamos relaciones que nos estimulan y nos dan la seguridad, la cercanía, el contacto físico y el sexo. La forma más intensa que existe en la relación que se llama intimidad, un proceso donde ambas partes están plenamente presentes y abiertas a los otros.

La intimidad requiere la espontaneidad y atención. Esto significa que tenemos que bajar la guardia y realmente escuchar a la otra persona y sentir nuestro propio deseo de ser escuchados. Pero la intimidad no siempre tiene que ser sexual o amorosa. La gente puede estar íntimamente enojados unos con otros, siempre y cuando estén honestas y abiertas entre sí y se esten comunicando su ira desde una posición de respeto por uno mismo y por el otro (asertividad).
Otra forma de describir la intimidad sería pensar en el principio budista de la atención, de estar completamente presente y abierto a lo que es aquí y ahora.

La intimidad es muy gratificante, pero también puede ser experimentada como una amenaza abrumadora – esto va a depender de nuestra experiencia infantil de apego y del ser en relación.
La mayoría de nosotros aprendemos a protegernos contra una repetición de las no tan buenas experiencias mediante la creación de un estilo de personalidad determinada, un patrón defensivo principal, lo que llamaríamos en AT un "guión de vida", junto con otros modelos más grandes o más pequeños que nos permiten obtener lo que necesitamos en el mundo de las personas y/o para mantenernos a salvo.

También es importante mencionar que los niños experimentan la pérdida de la relación con sus cuidadores - aunque sólo sea brevemente - como una gran amenaza para su supervivencia.
Un niño se adaptará de alguna manera a esta amenaza, ya sea por ser más dócil en el exterior o mediante la administración de sus emociones en el interior, es decir, cortando de sus propias necesidades o vulnerabilidades.

Los adultos seguirán haciéndolo en sus relaciones de pareja si lo aprendieron así de niños. Esto significa que probablemente se sentirá más seguro, pero también estamos limitando nuestra capacidad de estar presente y disfrutar de nuestro yo y los otros por completo.
En algunos casos, esto significa que en realidad somos nosotros mismos pero negando lo que sería de desear para la mayoría, como encontrar a alguien que realmente nos ama y nos quiere por lo que somos.

Todos estos modelos pueden limitar nuestra apertura y disfrute de las personas y las relaciones.
Cuando "trabajamos" estos aprendizajes y nos hacemos más abiertos al presente y más capaces de permitir a la gente que entre en nuestros corazones, nos hacemos más capaces de dar o compartir con alguien más a nosotros mismos.

Berne también se refirió a otras dos "hambre", una de reconocimiento y otra de estructura.
Nuestra hambre de reconocimiento nos lleva a anhelar ser visto como lo que realmente somos, a ser respetado y reconocido como competente, inteligente, especiales, etc
Nuestra hambre de estructura se refiere al hecho de que nuestros cerebros están diseñados para crear una estructura a partir del caos.

Nosotros organizamos nuestras percepciones en patrones a los que podemos dar nombres a, y que podemos manipular en nuestra imaginación o en la vida real.

También creamos la estructura de nuestras relaciones, comportándonos de la misma manera contruyéndo así nuestro Guión de Vida.

Las tres hambres están relacionadas. Si nos falta una de ellos, a menudo compensamos con una o con las otras dos si es posible.

Si no es suficiente la relación nos puede llevar a luchar por más y más reconocimiento profesional o económico, o podríamos compensar la falta de relaciones por el exceso de la estructuración de nuestras vidas, asegurándonos de mantenernos ocupados con todo tipo de cosas, para así no sentir nada , en particular, o no me siento sola.

Seguiremos....

Post relacionados:

Análisis de las relaciones (Test)
Análisis de las relaciones desde el Análisis Transaccional
Por qué muere el amor
El Apego y las posiciones existenciales
Relaciones según la posición existencial: YO - / TU +
 Los juegos psicológicos en la pareja
Lista de juegos psicológicos en las relaciones
Codependencia y Contradependencia
Creando una relación sana
Etapas de las relaciones sanas

No hay comentarios: