miércoles, 16 de diciembre de 2015

El botiquin del "Salvador" que nos convierte en "Cuidador"


Cómo veíamos en el artículo Inteligencia emocional o el Triángulo del Ganador para salir del Triángulo dramático y entrar en el Triángulo del Ganador, el rol de Salvador hemos de cambiarlo por el de Cuidador. Para reconocer si estamos ejerciendo uno u otro rol basta con contestarnos a estas 5 preguntas, si alguna de ellas respondemos con un "no" sabremos que estamos "salvando", si todas ellas son contestadas afirmativamente, posiblemente estamos cuidando.

Ante la Victima/Vulnerable pensaremos sí:



1-       ¿Puede el otro hacerlo por sí mismo?
2-       Quiero ayudarlo?
3-       Mis necesidades están cubiertas y tengo recursos para ayudar al otro?
4-       Me ha pedido ayuda explícitamente y se ha concretado?
5-       Se compromete el otro a hacer el 50%?




martes, 15 de diciembre de 2015

TRANSACCIONES COMPLEMENTARIAS, CRUZADAS Y OCULTAS

1. Transacciones paralelas o complementarias

Son aquellas en las que los individuos responden como se esperaba. Esto significa que cuando me dirijo al Estado del Yo Niño de alguien desde mi Estado del Yo Padre, espero que respondan desde su Niño.


En tales casos - cuando los jugadores saben "qué roles jugar - la interacción puede seguir a través de numerosas transacciones, cada persona reacciona como se espera de su Estado del Yo .





  • Jefe (1): Todavía no me has dado el informe que te pedí. Siempre lo mismo contigo.
  • Empleado (2): No fue mi culpa.
  • Jefe (1): Nunca es tu culpa. Entonces, ¿de quién tiene la culpa esta vez?
  • Empleado (2): No sé. No me han dado los datos de las cuentas.
  • Jefe (1): ¿Por qué no me informaste de esto antes?
  • Empleado (2): Es que estabas ocupado cada vez que iba al despacho y no quería molestarte.
  • Jefe (1): Sólo porque mi puerta esté cerrada, no significa que no se puede entrar…


Y así sucesivamente, hasta que:
a) alguien rompe el ciclo con un Estado del Yo diferente
b) El jefe siente que lo ha “dejado claro”
c) una o ambas partes han recibido las “caricias” (atención) que necesitaban.

2. Transacciones Cruzadas

Estas son operaciones en las que la respuesta proviene de un Estado del Yo que no es el que 'espera' el emisor. Debido a esto, las transacciones cruzadas suelen cortar la comunicación antes que las transacciones paralelas.

El primer diagrama muestra la interacción desde el Padre Crítico, mientras que el segundo diagrama muestra una respuesta para adultos a la misma transacción inicial.


  • Jefe (1): Todavía no me has dado el informe que te pedí. Siempre lo mismo contigo.
  • Empleado (2): Y siempre me tiene que acusar a mí. Si usted fuera tan crítico con el departamento de cuentas como conmigo, entonces quizás yo tendría los datos que les pedí para poder acabar el informe.



  • Jefe (1): Todavía no me has dado el informe que te pedí. Siempre está haciendo esto.
  • Empleado (2): Sí. Entiendo el problema y le agradecería su ayuda para conseguir los últimos datos que necesito del departamento de cuentas.


Las diferentes respuestas del empleado, en cada uno de los tres ejemplos anteriores, producen diferentes escenarios. Podemos ver la respuesta del Niño en el primer ejemplo, y es fácil intuir por qué estas tienden a perpetuar un diálogo inútil.

En el segundo ejemplo, tanto gerente y Empleado se están comportando desde su Estado del Yo Padre Crítico. Una vez más, inútil.

Sólo cuando la respuesta del empleado se da desde el Estado del Yo Adulto sentimos que la situación está siendo gestionada y se está ofreciendo una solución al problema.

Por supuesto, esto es algo que un buen líder haría en primer lugar.

3. Ocultos (Ulterior)

Transacciones ocultas son las que parecen ser comunicaciones directas, pero que en realidad contienen un mensaje tácito que lleva consigo una agenda oculta. Son estas transacciones las que se utilizan en la mayoría de Juegos Psicológicos descritos por Berne. A menudo se pueden ver este tipo de transacciones en las relaciones personales y evitarlas a veces puede ser complicado o requerir estar muy alerta para detectarlas.

En el siguiente ejemplo vamos a considerar un esposo y una esposa que están juntos desde hace años. Desde hace algún tiempo el marido está molesto con que su esposa a veces puede ser olvidadiza o extraviar cosas. La esposa utilizó el coche la noche anterior y dejó las llaves encima de la mesa de la cocina en lugar de devolverlas a la mesa de la entrada de la puerta principal, donde 'pertenecen'.

Esposo: ¿Has visto las llaves del coche?

Esto en sí mismo es una pregunta inocente. Una solicitud de información que está representado por la línea del adulto-adulto. Sin embargo, hay un mensaje subyacente, representado con la línea de puntos, que indica una transacción entre Padre y Niño y que se puede formular así:

Esposo: Tenías las llaves la última vez y no están donde deben estar!

Este comentario es más potente si sabemos que hay un problema entre el esposo y la esposa, entonces es seguro asumir que es una acusación (hecha desde el Padre Crítico Negativo) a la esposa de ser poco fiable con las llaves del coche.


¿Cómo reaccione la mujer depende de su estado de ánimo, la conciencia de lo que está sucediendo y su voluntad de jugar el Juego. Estas son algunas de las opciones:
1-      Padre:
Esposa: Sí, están donde los dejé anoche. Te dije dónde estaban cuando llegué por la noche, pero no me escuchas.
2-      Niño:
Esposa: ¿Me dejas en paz? No lo hice a propósito, sabes!.
3-      Adulto:
Esposa: (¡Oh, ya sabes cómo soy) Las dejé en la mesa de la cocina.

La opción  1 y 2 son las más probables para prolongar la discusión y, tan pronto como esto ocurre, el tema  ya no son las llaves, sino los defectos de la otra persona. El marido y la mujer están en un Juego y cuanto más tiempo el Juego continúa mayor es el “beneficios” para ambas personas.

Por ejemplo, la mujer puede llegar a gritarle a su esposo que la deje en paz, mientras que al mismo tiempo está sintiéndose inútil porque ella ha dejado 'fuera de lugar' las llaves; y el resultado para el marido puede ser demostrar su superioridad sobre su esposa seguido de un quedarse solo cerrando la puerta de golpe.

Uno de los objetivos de los Juegos es recibir atención (las llamadas "caricias". Se pueden recibir caricias pidiéndolas sin necesidad de recurrir a juegos, pero cuando no se obtienen de manera adecuada, las personas pueden recurrir a la manipulación para obtenerlas.

En la opción 3 la esposa desdramatiza la situación intuyendo la necesidad de aceptación por parte del marido, también hay un elemento del Padre que sugiere "Yo sé lo que estás tratando de hacer y no voy a jugar tu Juego." 

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Emociones y decisiones


Hola de nuevo a todos los que me visitáis y a los que fielmente seguís acudiendo en busca de nuevos posts, a pesar de que llevo bastante tiempo sin alimentar este Blog. Gracias por seguir ahí..

Reanudo mis post y me gustara que, en éste primero de mi segunda etapa, los transaccionalistas me enviarais vuestros comentarios desde la perspectiva del AT sobre el tema expuesto. Será un placer recibirlos.  Y ahora si, el post:


Emociones y decisiones


Un estudio realizado en la Universidad de Toronto y de la Universidad de Yale concluyo que las personas tienen más dificultades para rechazar una posible cita indeseable cuando  se puede producir realmente que cuando la imaginan hipotéticamente.

Dos experimentos similares descubrieron que las personas que en una situación hipotética rechazarían tener una cita con personas que no responden a su ideal, no lo hacen cuando la situación es real. En uno de los experimentos, las personas con las que se iban a citar el grupo de estudio eran físicamente poco atractivas, y en el segundo experimento, las personas eran no deseables en base a sus hábitos y rasgos de personalidad.  En ambos estudios, los participantes que aceptaron la cita con la persona no deseada aludieron motivos como no querer ser cruel o hiriente, lo que sugiere que las personas pueden ser más consideradas de lo que se dicen a sí mismos.

 "A través de dos estudios, se encontró que las personas tienen más probabilidades de citarse con otras personas de lo que en realidad ellos piensan que estarían dispuestos hipotéticamente, y en particular para las citas que no cumplen con sus normas. La gente mantienen sus ideas previas cuando toman la decisión porque nos preocupamos por los demás y no nos gusta a rechazar a las personas." dice Samantha Joel de la Universidad de Yale que participó en el estudio.

 Los investigadores dividieron a los participantes en cuatro grupos.  A uno se le dijo que imaginaran una cita potencial con alguien no atractivo, a otro grupo se le dijo que la persona de la cita poco atractiva estaba en la habitación de al lado. Al tercer grupo se le dijo que imaginaran una posible cita con alguien cuyos rasgos de personalidad eran incompatibles con los suyos y al cuarto grupo se les dijo que su cita con la persona incompatible por sus rasgos de personalidad estaba en la habitación de al lado.

 Sólo el 16 por ciento del grupo que imaginaron la cita hipotéticamente poco atractivo, dijo que podrían quedar con esa persona, mientras que el 37 por ciento de los que se les dijo que la persona estaba en la habitación de al lado aceptaron conocer a la persona.

 Luego, los investigadores analizaron los grupos a  los que a los participantes se les dijo que la personalidad de la cita potencial era incompatible con la de ellos y encontraron un resultado similar.
El grupo que se le dijo que la persona de su cita era incompatible pero estaba en la habitación de al lado acepto la cita un 28 por ciento más que el grupo cuyos participantes sabían que su cita era puramente ficticia.

 De acuerdo con el becario postdoctoral Paul Rand de Yale y uno de los autores del estudio Rimma Teper, la discrepancia entre las citas hipotéticas y reales muestra que las decisiones hipotéticas no predicen necesariamente los resultados en situaciones similares, pero reales.

 Después de que los participantes tomaran sus decisiones de contactar con las posibles citas, contestaron un cuestionario acerca de su razonamiento.  "No somos conscientes de lo importante que van a ser nuestras emociones en nuestras decisiones", dijo Teper.  "Cuando estás inmerso en una situación, las emociones que surgen son por lo general emociones muy poderosas que pueden desviar tu decisión hacia una dirección diferente a la que habrías imaginado."

 Susan Ríos, subdirector del Centro de Yale para la Inteligencia Emocional, que no participó en el estudio, dijo que "estaba contento con los resultados en el sentido de que mostraba la compasión en los seres humanos y la toma en consideración de la otra persona y sus sentimientos, cuando se toman decisiones "Agregó que los resultados de este estudio sugieren una visión positiva de la naturaleza humana. Los seres humanos son inherentemente sociales y se preocupan por los sentimientos de los demás."

 "Siempre es bueno que los resultados de los estudios pinten un panorama más optimista de la humanidad de lo que estamos acostumbrados normalmente", dijo Teper, quien agregó que las personas a menudo subestiman cómo sus emociones les conducen a las acciones pro-sociales.
 Por desgracia,  en las relaciones no siempre pueden ser buenas estas tendencias pro-sociales.  Samantha Joel explicó que se podría llegar a dañar a otros en el largo plazo.

 "Cuando se trata de aceptar o rechazar una cita, es exactamente el momento para ser egoísta porque eso es lo mejor para el interés de la otra persona", dijo Joel. "No hacerle perder su tiempo, puesto que pueden encontrar a alguien que esté realmente interesado en ellos o que puedan estar libres para encontrar a alguien que se adapte a sus ideas."

 De acuerdo con la Asociación Americana de Psicología, el 45 por ciento de los matrimonios terminan en divorcio.