martes, 24 de mayo de 2011

El duelo sano



LAS DOCE LIBERTADES DEL DUELO SANO

Tienes la libertad de darte cuenta de que tu duelo es único

* Nadie vive su duelo igual que tú

* No compares tu experiencia con la de otras personas

* No hagas estimaciones acerca de cuanto va a durar tu duelo

* Toma un enfoque del "Día a Día" que te deje vivir tu duelo a tu propio ritmo.


Tienes la libertad de hablar acerca de tu dolor

* Ignorar tu dolor no lo hará desaparecer, hablar acerca de él es posible que te haga sentir mejor.

* Evita las personas y situaciones que no te hacen sentir bien

* Encuentra personas que caminen junto a ti en este camino

* Tienes el derecho a expresar tu dolor. Nadie tiene el derecho a quitártelo.


Tienes la libertad de sentir una multitud de emociones

* Experimentar la pérdida de un ser querido afecta tu mente, tu corazón y tu espíritu.

* Puedes experimentar confusión, desorganización, miedo, culpa, u otras emociones explosivas; esto es normal. Permítete a ti mismo el aprender de estas emociones. Encuentra alguien que entienda estas emociones y que te permita hablar francamente de ellas.


Tienes la libertad de sentirte "anestesiado'

* El sentirte anestesiado es parte de las primeras etapas del duelo.

* Este sentimiento en ocasiones es necesario porque ayuda a crear un cierto aislamiento de la realidad de la muerte hasta que estes más apto para tolerar aquello que no deseas creer que es verdad.

* Te da tiempo emocional para lograr sentir con el corazón aquello que tu mente te ha dicho que ha pasado.


Tienes la libertad de aceptar tus límites físicos y emocionales

* Tus sentimientos de pérdida y de tristeza te dejarán muy fatigado.

* Tu habilidad de pensar claramente y de tomar decisiones se verá reducida.

* Cuídate a ti mismo

* El cuidarse a sí mismo no significa autocompadecerse, significa que estás usando tus habilidades para sobrevivir.


Tienes la libertad de experimentar ataques de profundo dolor

* A veces, como si vinieran de la nada, vas a experimentar ataques de dolor. Esto puede ser atemorizador, nos puede dar la sensación de que nos sobrepasa, hasta puede hacernos sentir avergonzados.

* Estos ataques de "memorias dolorosas" son normales.

* Encuentra alguien que te comprenda y habla de ello.


Tienes la libertad de buscar apoyo

* El mayor acto de amor que puedes realizar en este momento es el buscar apoyo de la gente que pueda entender tus necesidades, que te anime a expresarte, a ser tú mismo, y que comprenda tus sentimientos.


Tienes la libertad de realizar las cosas que te hagan sentir bien

* Puedes realizar ciertas acciones que te den alivio, rituales y comportamientos que tengan significado para ti.

* Estos rituales pueden ser simplemente el encender una vela, escribir tus sentimientos o el pensar algún pensamiento que sea especial para ti.

* El diseñar un ritual te ayuda a expresar tu dolor, a sacarlo de adentro de ti, y te ayuda a experimentar la transformación de tu relación con el ser querido que ha partido.


Tienes la libertad de vivir tu espiritualidad a la manera que la sientas

* Si la Fe es parte de tus creencias, exprésala.

* Si estás enojado con Dios a causa de lo que ha sucedido, exprésalo.

* Encuentra personas que no critiquen tus expresiones de enojo y de abandono, sino que te entiendan y apoyen en tus sentimientos y en la forma que deseas vivir tu espiritualidad.


Tienes la libertad de permitirte buscar un sentido a lo ocurrido

* Puedes preguntar Por Qué??

* Esta búsqueda de sentido es normal.

* La sanación comienza al plantearse estas preguntas, no solo al encontrar las respuestas.

* Encuentra a alguien que escuche en forma sostenedora, mientras realizas tu búsqueda de sentido.

Tienes la libertad de atesorar tus memorias

* Los recuerdos son uno de los mejores legados que tenemos luego de que un ser querido se ha ido.

* Necesitamos atesorarlas y compartirlas.

* Independientemente de que nos hagan reir o llorar, los recuerdos son una parte fundamental de la relación que tenemos con esa persona tan especial para nosotros.



Tienes la libertad de acercarte a tu dolor, de ponerte en contacto con él, y de sanar

* La capacidad de amar requiere de la capacidad de hacer el duelo.

* No puedes sanar a menos que expreses abiertamente tu dolor, y que lo reconozcas ante ti mismo.

* Acomodar tu dolor, aprender a vivir con él, no será algo que suceda rápidamente. El duelo es un proceso, no un evento.

* Sé paciente y tolerante contigo mismo.

* Cuando un ser querido fallece, somos cambiados para siempre. Eso no quiere decir que no volvamos a estar contentos nuevamente, solo quiere decir que no vamos a ser exactamente las mismas personas que éramos antes, con todo lo malo y lo bueno que esto implica.

Ken Penrose y asociados de: Wofelt, Alan "Understanding your grief"




Otras entradas relacionadas:




No hay comentarios: