martes, 16 de agosto de 2011

El apego y las posiciones existenciales

El Apego parece ser una necesidad innata en los seres humanos para relacionarse con otras personas y encontrar la seguridad desde una edad temprana en los brazos del otro. Pero lo que a menudo se olvida es que esta necesidad continúa durante la edad adulta y la vejez, que el requerimiento humano de la seguridad está presente en las relaciones adultas, así como los niños.

A mediados del siglo 20 el psicólogo John Bowlby desarrolló lo que se conoce como teoría del apego. Se observó que los bebés forman una fuerte disposición a adherirse a los cuidadores principales de sus vidas, tratando de crear una base segura desde la que explorar su mundo.

Esta seguridad emocional y psicológica o refugio se interioriza en el niño y hará de ella un modelo interno de base de su seguridad, una sensación de "estoy bien" en la edad adulta. Cuando un "Estoy bien", también se encuentra con otra "Estoy bien" en una relación, entonces la relación tiende a ser caracterizada por la mutua seguridad calmante, un sentimiento de "estamos bien" existirá.

Tanto los adultos como los niños se benefician de tener a alguien mirando por ellos, alguien que está profundamente implicado en su bienestar y que es fiable y disponible para obtener su ayuda si es necesario y, en una relación íntima, nos ama.

Las relaciones íntimas desempeñan un papel fundamental en la promoción de la salud y el bienestar en la edad adulta. El cuidado receptivo y abierto en situaciones de dificultad puede restaurar la sensación de seguridad y dar al individuo conectado a una relación de pareja la confianza para seguir adelante y participar efectivamente en el mundo. Las relaciones íntimas son recíprocas, mutuas y flexibles. Por lo tanto, en un "estamos bien"  en la relación, serán capaces de confiar el uno del otro en tiempos de necesidad, a veces como cuidados y, a veces como cuidadores.

Durante la infancia, si un apego seguro se interrumpe, el niño a experimentará sentimientos de pérdida, a veces esos sentimientos de pérdida pueden ser trabajados y aceptados, pero en otras ocasiones la pérdida produce una incapacidad parcial para volver a colocarse en el rol de cuidador, por lo que en la edad adulta tendrá la sensación de "yo no estoy bien".

Cuando el "no estoy bien" cae en los brazos de otro "yo no estoy bien", entonces, inevitablemente, la relación estará basada en los sentimientos a menudo inconscientes de "no estamos bien".

En lugar de desarrollar una base segura o el estilo de apego seguro, se desarrollan otros estilos: ansioso, evitativo y ansioso de evitación (se utilizan términos diferentes por diferentes teóricos). Es importante señalar que todos llevamos dentro de nosotros a una mayor o menor medida estos estilos diferentes.


Una mirada más cercana a los estilos de apego

Los Adultos seguros con los estilos de apego seguro ("Estoy bien", "Tú estás bien") se sienten cómodos con la intimidad, dispuesto a ser vulnerables en las relaciones, contarán con el apoyo del otro y estarán seguros de que son valorados y queridos.

Adultos ansiosos ("no estoy bien") tienen un profundo deseo de cercanía y dependencia, junto con una mayor preocupación y, a menudo una expectativa respecto del rechazo. Las relaciones se caracterizan por los celos, los bajos niveles de confianza y mutua insatisfacción. Ellos quieren el compromiso en las relaciones, pero puede expresarlo mediante el control y/o dominar el estilo de evitación interpersonal

Los Yo estoy bién ("No estás bien ") parecen tener la ansiedad baja, valoran la independencia y la autosuficiencia. Tenderan a la evitación y a estar involucrados en las relaciones con bajos niveles de interdependencia, compromiso, confianza y satisfacción. Parecen tener poca angustia después de una ruptura de la relación y sus relaciones tienden a involucrar emociones negativas frecuentemente.

Los ansioso-evitativo  ("no estoy bien-tú no está bien") tienen alta ansiedad y evitación, desean la cercanía de las relaciones y la aprobación de los demás, pero por temor a ser rechazados, evitan la intimidad.

Resumen

En la infancia el niño es dependiente de su cuidador principal, y si esta unión se da entonces el niño puede interiorizar una base segura desde la cual él o ella puede explorar el mundo de una manera lo suficientemente seguro. Esto anima a la forja y el desarrollo de relaciones sanas, que a su vez sirven como una base segura de confianza en que recibirán ayuda por parte de sus parejas para enfrentar las sorpresas, las oportunidades, angustia y los desafíos de la vida.

Si el niño sufre una pérdida o no puede encontrar la base de seguridad que necesita, él o ella pueden desarrollar diferentes estilos o posiciones en la edad adulta, esta inseguridad del apego puede ser problemática en las relaciones de pareja adulta.

Estos estilos se pueden cambiar y modificar, el asesoramiento puede ayudar a las parejas a explorar y recalibrar sus estilos de apego que conduce a mejorar sus relaciones.

(Graeme Armstrong Counselling) Traducido por Rosa María González



Fuente: http://www.counselling-directory.org.uk/counsellor-articles/attachment-in-couple-relationships


Otros post relacionados:


Relaciones según la posición existencial
Ocho etapas de desarrollo de la vida, de Erickson
"El iceberg" Parte I: El desarrollo de la codependencia en el niño
"El Iceberg"  Parte II: Desarrollo de la codependencia en el niño



Post relacionados:
Análisis de las relaciones (Test)
Análisis de las relaciones desde el Análisis Transaccional Por qué muere el amor
El Apego y las posiciones existenciales
Relaciones según la posición existencial: YO - / TU +
Lista de juegos psicológicos en las relaciones
Codependencia y Contradependencia
Creando una relación sana
Etapas de las relaciones sanas

No hay comentarios: