lunes, 15 de junio de 2020

EL PAPEL DUAL DE LOS PADRES: PROPORCIONANDO NUTRICION Y ESTRUCTURA  


Si es usted padre o madre, alguna vez se habrá preguntado:

¿Estoy siendo lo suficientemente amoroso y atento? ¿O estoy siendo demasiado permisivo?

¿Se están echando a perder mis hijos? ¿Soy demasiado estricto? ¿O soy demasiado indulgente? ¿Qué es un buen equilibrio?

Sí, seguro que se ha dicho a si mismo que los hijos no vienen con manual de instrucciones y usted tiene, muchas veces, que tomar decisiones difíciles en la educación de tus hijos que le generan cierta inseguridad.

Estas preguntas que nos hemos planteado apuntan a las dos categorías generales en las que se puede dividir el papel de los padres:

El papel de "Nutritivo"
El papel de "Estructura"

Todas las responsabilidades de la crianza caen bajo uno de estos dos conceptos parentales.

Padre Nutritivo


En el papel Nutritivo o de cuidado, usted se ocupa de las necesidades básicas de sus hijos, como alimentos, atención médica, vivienda, ropa, etc., y también brinda amor, atención, comprensión, aceptación, tiempo y apoyo.

Escucha a sus hijos, es paciente y se divierte con ellos. Dedica tiempo a sus hijos, muestra interés en ellos y sus actividades, y los alienta a perseguir sus pasiones. A través de tus palabras y acciones, comunicas a sus hijos que son amados y aceptados.

Cuando desempeñas el papel Nutritivo, disfrutas y aceptas a tus hijos tal como son y no espera ningún cambio de comportamiento.

Los beneficios del papel de Nutritivo


 Cuando están bien cuidados, a su hijo/a le posibilita:
  • sentirse bien consigo mismos.
  • sentirse amable y digno de ser atendido.
  • sentirse escuchado, aprender que sus ideas, sentimientos y necesidades son importantes, y sentir que se le entiende.
  • Sentirse confiado porque sabe que sus necesidades serán satisfechas.
  • aprende que puede enfrentar situaciones difíciles y enfrentar desafíos porque no lo tienen que enfrentar solos: usted estará allí para apoyarlos.
  • Ser capaces de retribuir a otras personas a través del apoyo emocional que reciben de sus figuras parentales. Esto construye su capacidad de empatizar con los demás.

Es a través de las relaciones amorosas y de apoyo entre padres e hijos que se forman las bases para futuras relaciones saludables. Sentirse valorado solo por quienes les han ayudado a construir su autoestima.
Esta es una parte muy importante de su trabajo como padre. Es este papel que muchas personas saben intuitivamente que es fundamental para el desarrollo saludable de sus hijos.


¿Cuánto cuidado dar?

La cantidad de cuidado e intervención de los padres debe sopesarse en una escala, como se muestra a continuación.

Cuando se da demasiada atención, podemos ser demasiado protectores, demasiado receptivos a las necesidades de sus hijos y demasiado involucrados en sus vidas.

En estas condiciones, los niños no aprenden habilidades para cuidarse y no aprenden a considerar las necesidades de otras personas.

Por el contrario, cuando no se está cuidando lo suficiente, está demasiado distante emocionalmente y no está involucrado adecuadamente en la vida de sus hijos, los niños no se sienten amados o apoyados y no aprenden a confiar en otras personas.




Padre Estructurador


La otra parte de su trabajo como padre es proporcionar "estructura" a sus hijos. En este papel, usted da dirección, impone reglas, usa disciplina, establece límites, advierte de las consecuencias, responsabiliza a sus hijos por su comportamiento y les enseña valores.

Usted proporciona la orientación que ayuda a sus hijos a cambiar, crecer y madurar. El comportamiento responsable, en línea con los niveles de madurez de sus hijos, se enseña y se espera.

En el rol de estructura, espera un cambio en el comportamiento y un mayor crecimiento, madurez y capacidad.

Los beneficios del rol estructurador


Al proporcionar estructura, sus hijos probablemente:
  • tengan la seguridad de que las reglas estarán para protegerle cuando ellos mismos no puedan controlar sus propios impulsos: usted estará allí para detenerlos, guiarlos y estar a cargo de su bienestar.
  • aprenden a tolerar una cantidad razonable de frustración y decepción cuando no siempre se salen con la suya.
  • descubren que el mundo no gira a su alrededor. Como resultado, se vuelven menos egocéntricos.
  • aprenden comportamientos responsables y que son capaces de hacer cosas.
  • Aprenden de sus errores.
  • Ganan en experiencia en la toma de decisiones.
  • Se vuelven más autosuficientes y capaces a medida que aprenden las habilidades para ser independientes.
  • Internaliza tus reglas y valores.

A menudo, los padres tienen dificultades para llevar a cabo esta función de manera saludable. Sin embargo, es de vital importancia para el desarrollo de sus hijos que los discipline, les enseñe, los guíe, les proporcione reglas y las cumpla, y establezca expectativas razonables para su comportamiento.

No tiene que ser duro o atemorizante cuando establece límites.

Por ejemplo, si se sienta con su hijo para establecer un horario para actividades extracurriculares, está brindando orientación. Si hace que su hijo lea en voz alta tres páginas de un libro para practicar sus habilidades de lectura que su maestro ha dicho que están por debajo del nivel de grado, usted proporcionará estructura.

Esta interacción puede ser cálida y amorosa, pero su objetivo es ayudar a su hijo a crecer y adquirir nuevas habilidades; por lo tanto, está proporcionando estructura.

Al indicar y acompañar a los niños a conseguir los estándares y ayudarlos a alcanzar el éxito, los ayuda a sentirse capaces y, por lo tanto, a desarrollar su autoestima.


¿Cuánta estructura dar?

Al igual que con el rol nutritivo, el rol de estructura tiene una escala como se muestra a continuación.

Cuando proporciona demasiada estructura, puede ser rígido y usar una disciplina severa; los niños no aprenden a pensar por sí mismos y pueden volverse pasivos o rebelarse.

Cuando da muy poca estructura, sus expectativas y reglas pueden ser poco claras e inconsistentes. Los niños pueden sentirse confundidos; no sienten que estarán protegidos; y no aprenden a ser responsables porque no son responsables de sus comportamientos.


Encontrar el equilibrio entre la crianza y la estructura


Además de encontrar el lugar intermedio en cada una de estas dos escalas que evite los extremos de proporcionar demasiado o muy poco cuidado o control, también debe encontrar un equilibrio entre cómo y cuándo alimentar a sus hijos y cómo y cuándo proporcionar estructura.
Para que los niños prosperen y se desarrollen de manera saludable, necesitan que desempeñes ambos roles. El equilibrio entre los dos roles que logras tiene un impacto.
Si solo se ejerce el rol nutritivo sin ninguna estructura o límite o sin responsabilizar a los niños, sus hijos pueden convertirse en niños mimados, poco apreciativos, egocéntricos y que no aprenden a hacer las cosas por sí mismos. Estas son las características de un niño "excesivamente complacido". Sus hijos pueden confundir su amabilidad con debilidad y no verlo como una fuente de apoyo.

Si solo proporciona el rol de estructura sin construir una fuerte relación de confianza, sus hijos pueden sentirse resentidos, no amados, abandonados y es menos probable que cooperen voluntariamente con las reglas o que las internalicen.
Temiendo el castigo, los niños pueden intentar actuar evitando el castigo y esconder sus errores y vulnerabilidades. Perderá oportunidades para influir en los comportamientos y elecciones de sus hijos.

Equilibrio entre nutrición y estructura




Sus hijos necesitan que usted proporcione educación y estructura.

A medida que interactúa con sus hijos, decida conscientemente (Adulto)  si necesita proporcionar más amor y atención o si necesita proporcionar más estructura y orientación.

Supongamos que su hijo rompió con una pelota el cristal de la ventana de su casa. Su primer instinto puede ser disciplinarlo. Sin embargo, si está físicamente herido o asustado, puede decidir que necesita cuidarlo primero y calmar a su hijo antes de hablar sobre la necesidad de limpiar los vidrios rotos y recordarle la regla contra el juego de pelota en la casa.

Por el contrario, su hija puede estar muy enojada con su hermano, que una vez más tomó prestados sus lápices escolares y no los devolvió. Ante la pelea en curso, usted comprende la frustración de su hija. Sin embargo, golpear a su hermano es inaceptable y es posible que deba hacer cumplir la regla de "no golpear" antes de ayudarla a lidiar con sus fuertes sentimientos.

No hay reglas duras y rígidas sobre cuándo debe ser cuidadoso o cuándo debe usar la estructura. Puede tomar una decisión en una situación con un niño y tomar una decisión diferente en otro momento. Lo importante es el equilibrio general y el impacto en el desarrollo de sus hijos, no es una decisión arbitraria, es una actuación adaptada a la necesidad del hijo en cada momento.


No hay comentarios: